Ciencia, Descubrimientos

Faraón egipcio podría ser el “gigante” más antiguo del mundo, sugiere estudio

Faraón egipcio podría ser el “gigante” más antiguo del mundo, sugiere estudio
Sarcófagos en la sala de estatuas del Museo Egipcio de Turín, el 7 de noviembre de 2013. (Giuseppe Cacace/AFP/Imágenes Getty)
Compartir

Restos de un antiguo faraón egipcio que gobernó durante la tercera dinastía (2.700 a. C.) parecen pertenecer al cuerpo de un gigante.

Los restos del faraón, que se cree pertenecen al Rey Sanakhtis, representa el caso más antiguo de un gigante jamás encontrado en la Tierra, según un nuevo estudio. El gigantismo es una condición que causa un crecimiento excesivo o anormal cuando el cuerpo genera demasiadas hormonas de crecimiento. Suele ser causado por un adenoma, un tumor de la glándula pituitaria.

En un estudio publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology, los expertos analizaron restos de esqueletos descubiertos en 1901 en una tumba cerca de Beit Khallaf, Egipto. No está claro a quién pertenecía la tumba, pero después de que se encontraron fragmentos de relieve con el nombre de Sanakht, la gente creía que era su tumba.

El esqueleto del faraón era de alrededor de 187 cm o 6 pies 1 pulgada de alto. Esto es mucho más alto que otros egipcios, que en su momento normalmente alcanzaron alturas cercanas a 5 pies 4 pulgadas.

El coautor Michael Habicht, un egiptólogo,y sus colegas del Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zurich analizaron el cráneo y huesos del presunto rey Sanakhtishe, informa Live Science.

Según Habicht, los huesos largos mostraron evidencia de “crecimiento exuberante, signos claros de gigantismo”, dijo.

“El presunto Sa-Nakht probablemente tenía gigantismo, siendo verdaderamente el caso palatopatológico más antiguo conocido en el mundo”, escribieron los autores de la investigación.

No se creía que otros egipcios antiguos de la familia real fueran gigantes.

“A pesar de que los reyes eran más altos que los plebeyos, el presunto Sa-Nakht fue mucho más alto que otros miembros de la realeza”, dice el estudio.

La investigación también indicó que la condición no estaba asociada con el aislamiento social porque fue enterrado con honores en una élite de la tumba mastaba, un tipo de tumba antigua egipcia.

Dado que los reyes egipcios eran probablemente alimentados con las mejores comidas y en general estaban en mejor estado de salud que los campesinos de la misma época, es normal que sean un poco más altos que el promedio, informó Live Science. Pero los investigadores dijeron que los restos de 6 pies y 1 pulgada son aún más altos que Ramsses II, el ex-faraón egipcio más antiguo registrado como el más alto, que sólo medía 5 pies 9 pulgadas o 175 cm de altura, dijo Habicht.

A pesar de que los investigadores lo admiten, “No está claro si los restos realmente pertenecen a los del Rey Sa-Nakht”, el posible caso de gigantismo médico “tiene un gran valor, ya que podría ser el caso conocido más antiguo”.

Según Newsweek, personas de baja estatura y enanos tenían cargos especiales de autoridad y se creía que poseían dones celestiales. Este estudio reciente podría revelar más sobre cómo que era la sociedad del antiguo Egipto.

“Si bien la gente baja era muy preferida en el antiguo Egipto, especialmente en el período dinástico temprano, no tenemos registros de que las personas muy altas tuvieran alguna preferencia o desventaja social especial”, escribieron los investigadores.

De NTD.tv


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO