Cultura General, Momentos, Sustracción de órganos en China

Un crimen horroroso e inconcebible está ocurriendo ahora mismo, compruébalo

Un crimen horroroso e inconcebible está ocurriendo ahora mismo, compruébalo
Una demostración de la sustracción forzada de órganos (Minghui)
Compartir

El crimen es horroroso y casi inconcebible: prisioneros de conciencia en China son víctimas de sustracción de órganos en vida, en un negocio estatal masivo.

Los directores de cine pasaron de la incredulidad a la acción, realizaron entrevistas con investigadores, testigos presenciales, médicos y políticos y en años recientes produjeron documentales contundentes sobre sustracción de órganos en China.

Desde entonces, millones de personas en varios países alrededor del mundo se han enterado, a través de proyecciones privadas o por televisión, sobre la sustracción forzada de órganos perpetrada por el régimen comunista chino a decenas de miles de prisioneros de conciencia, principalmente uigures, tibetanos, cristianos de iglesias-hogar y practicantes de Falun Dafa. Las poderosas narraciones también ganaron reconocimiento con docenas de premios, incluido el prestigioso Premio George Foster Peabody.

Harvested Alive: Diez años de investigación es el último documental sobre sustracción de órganos que recibió elogios al ganar el Premio Internacional de Hollywood a los Documentales Independientes por ser el mejor documental extranjero, en enero de 2017.

Producido por Deerpark Productions y lanzado en noviembre de 2016, “Harvested Alive” es un documental en idioma chino centrado en la fuente primaria de investigación de la sustracción forzada de órganos por la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG, según sus siglas en inglés), una organización no-gubernamental radicada en Estados Unidos.

Wang Zhiyuan, presidente de la WOIPFG y ex médico de aviación en China, dijo en la película que la primera vez que escuchó el relato sobre la sustracción forzada de órganos de la esposa de un médico chino en 2006, estaba impactado, pero escéptico.

“Iba más allá del sentido común”, dijo Wang. “Esto era demasiado serio, y la escala demasiado grande”.

Luego de discusiones con otros miembros de la WOIPFG, Wang decidió que deberían comenzar investigaciones “con una mente abierta” inmediatamente y sin sacar conclusiones de sus opiniones.

En los próximos 10 años, Wang y su equipo recorrieron los sitios web de los hospitales y del gobierno chino, así como también los reportes en los medios de comunicación, buscando evidencia de la sustracción de órganos. También hicieron incontables llamadas telefónicas grabadas a hospitales, médicos, jueces, e incluso funcionarios chinos, tanto en el gobierno como en las fuerzas armadas.

Algunos médicos chinos declararon abiertamente que los practicantes de Falun Gong eran la fuente de órganos. Un ex funcionario militar de alto rango en cuestiones de salud, Bai Shuzhong, fue grabado al declarar que el ex líder chino Jiang Zemin había ordenado la sustracción de órganos a los practicantes.

“En ese tiempo, era Presidente Jiang. Hubo instrucciones de comenzar esta cosa, el trasplante de órganos”, dijo una voz (identificada por la WOIPFG como perteneciente a Bai) en la grabación que se escucha en el documental. En videos en la web, Bai Shuzhong suena idéntico a la voz en la grabación.

Los practicantes de Falun Gong (también conocido como Falun Dafa), una práctica tradicional espiritual china que incluye ejercicios físicos y las enseñanzas de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, son blanco de persecución por el régimen chino desde 1999, decisión que fue tomada por Jiang.

Dentro de los centros de detención y de los campos de trabajo, los practicantes son regularmente sometidos a análisis de sangre y de cornea, cuyo propósito es permitir al régimen facilitar un sistema nacional de sustracción de órganos en el que los practicantes son asesinados para satisfacer un mercado de órganos a pedido, según informan los investigadores de la sustracción de órganos.

De acuerdo con los investigadores, la matanza de los practicantes de Falun Gong por sus órganos continúa vigente hasta el día de hoy.

Una versión en español de “Harvested Alive” se encuentra actualmente disponible de forma gratuita en internet.

 


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO