Derechos Humanos, Estados Unidos

Comisión del Congreso de EEUU busca llamar la atención sobre violaciones de derechos humanos en China

Comisión del Congreso de EEUU busca llamar la atención sobre violaciones de derechos humanos en China
Senador Marco Rubio, presidente de la Comisión Congresual-Ejecutiva sobre China, en la presentación del informe anual de la Comisión, el 5 de octubre en el Capitolio de Washington. (Wei Wu/NTD)
Compartir

WASHINGTON – Las noticias sobre los derechos humanos en China no son positivas, según el recientemente publicado informe anual de la Comisión Congresual-Ejecutiva sobre China (CECC, por sus siglas en inglés).

La CECC tiene la tarea de monitorear los derechos humanos y el desarrollo del Estado de derecho en China, a través de un informe anual y también mediante audiencias, mesas redondas y proyectos especiales.

En más de 300 páginas, el informe de este año es amplio y detallado, cubriendo los derechos humanos en 12 categorías distintas, desde la libertad de expresión al medio ambiente, y analizando el Estado de derecho en otras cuatro categorías. El informe también tiene capítulos separados sobre Xinjiang, el Tíbet, Hong Kong y Macao.

En un evento del 5 de octubre en el Capitolio, donde se anunció el nuevo informe, el copresidente Rep. Christopher Smith dijo que el informe es una acusación contra el régimen chino. “En casi todas las áreas que hemos considerado han habido deterioros”, dijo Smith.

Sin embargo, el pueblo chino no ha estado inmóvil ante la intensificación de la represión.

El senador Marco Rubio dijo: “A medida que el gobierno chino suprime la expresión religiosa auténtica, la cantidad de creyentes religiosos se multiplica; a medida que el gobierno censura Internet, las herramientas de elusión proliferan; a medida que reprimen brutalmente a los abogados de derechos humanos, sus seres queridos abren una ‘nueva línea de lucha’”.

La CECC identifica cuatro temas que se extienden a lo largo del informe anual: el uso continuo de la ley como instrumento de represión; la constante criminalización de los abogados de derechos humanos de China; la intensificación de restricciones a la religión; la creciente incertidumbre del principio de “un país/dos sistemas” en la administración de Hong Kong.

Representante Christopher Smith, copresidente de la Comisión Congresual-Ejecutiva sobre China

Representante Christopher Smith, copresidente de la Comisión Congresual-Ejecutiva sobre China, en la presentación del informe anual de la Comisión, el 5 de octubre en el Capitolio, Washington. (Wei Wu/NTDTV)

Comité de observación

La CECC fue creada en el año 2000 por el acta que otorgaba a China relaciones comerciales normales permanentes (RCNP). Antes de eso, cada renovación de las relaciones comerciales normales con China daba lugar a un acalorado debate sobre los derechos humanos.

La CECC brinda al Congreso una institución que continúa con el papel de vigilancia que desempeñaban aquellos debates anuales.

La concesión de las RCNP, seguida de la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001, ha resultado ser una ganancia inesperada para China, pero no para los derechos humanos en ese país.

Como señaló Rubio, “China se ha beneficiado inmensamente del orden internacional basado en normas, para impulsar su crecimiento y sacar a millones de la pobreza, pero la reforma política que muchos creían acompañaría la transformación económica de China y su incorporación a la Organización Mundial del Comercio no se materializó”.

Concientización

La CECC no sólo monitorea los derechos humanos y el Estado de derecho en China, sino que también busca promover los derechos humanos, aprovechando su capacidad para llamar la atención sobre desarrollos específicos.

Por eso, mientras China sentenciaba a los tres líderes estudiantiles más prominentes del Movimiento prodemocrático de los Paraguas en Hong Kong –Joshua Wong, Nathan Long y Alex Chow– a entre seis y ocho meses en prisión, la CECC está nominando a estos tres y a todo el Movimiento de los Paraguas al Premio Nobel de la Paz, e invitando a miembros del Congreso a unirse a la nominación.

En abril, la CECC anunció la iniciativa Libertad a los Héroes de China, la cual destaca los casos de presos políticos y religiosos presuntamente detenidos o encarcelados en China. La iniciativa tiene una base de datos de más de 1.400 casos, que pueden ser utilizados por políticos o el público en general que deseen defender el caso de un individuo.

La CECC dedicó su informe 2017 a Liu Xiaobo, ganador del Premio Nobel, quien murió en julio después de que el régimen chino no le permitiera viajar para recibir tratamiento por su cáncer de hígado.

Rubio describió la estrategia de la CECC de usar el informe anual para concientizar sobre el caso de la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong en China.

“Uno de los puntos de elaborar un informe de la comisión es hacer que la información [sobre la sustracción de órganos] esté disponible”, dijo Rubio. “Con la esperanza de aumentar la concientización sobre el tema aquí y en foros internacionales, dentro y fuera del gobierno”.

Estrategia nacional

Una de las recomendaciones del informe pide a Estados Unidos que desarrolle una estrategia nacional sobre los derechos humanos en China.

En la carta de presentación para la copia del informe entregado al presidente Donald Trump, Rubio y Smith dicen que el informe “insta a la Administración a desarrollar un plan de acción que… prepare a todas las agencias para conseguir resultados medibles sobre derechos humanos y Estado de derecho”.

“Una China más libre y democrática es un interés crucial para Estados Unidos y este objetivo debe perseguirse en conjunto con otras prioridades diplomáticas, económicas, políticas y de seguridad de Estados Unidos”, dijeron Rubio y Smith.

Quienes sufren de abusos a sus derechos humanos en China también están pidiendo ayuda a Trump.

A la presentación del informe asistieron familiares de abogados y de activistas de derechos humanos en China. Lo hicieron, dijo Smith, arriesgando su propia seguridad y la de sus familiares en China.

Ellos vinieron a dar testimonio por quienes hablaron a favor de los derechos humanos en China.

Jin Bianling, esposa del abogado de derechos humanos Jiang Tianyong, habló de cómo ella y otros familiares de Jiang están muy preocupados por la tortura a la que fue sometido en prisión.

Dijo que los abogados de derechos humanos que han sido arrestados en China son inocentes. Jin pidió a Trump que, cuando visite China en noviembre, hable sobre los derechos humanos y pida que los abogados de derechos humanos sean liberados.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO