‘Genocidio en cámara lenta’: Nuevo informe sobre la sustracción de órganos en China

WASHINGTON, DC-Los autores de un nuevo informe sobre la sustracción de órganos dirigida por el Estado chino presentó sus resultados en el Club Nacional de Prensa el 22 de junio, calificándolo de “genocidio en cámara lenta” lo cual ha resultado probablemente en más de 1 millón de órganos sustraídos a donantes sin su consentimiento.

“Esto encaja con el patrón del rey Leopoldo y el Congo, y los genocidios en Camboya y Darfur”, dijo David Kilgour ex secretario del estado canadiense y co-autor del nuevo informe.

Se cree que el rey Leopoldo de Bélgica causó un saldo de decenas de millones de muertes al operar un comercio de esclavos en el Congo, mientras que en Camboya y en Darfur, Sudán, las masacres de limpieza étnica y de clase con un número muy alto de muertes la llevó a cabo el gobierno y la milicia.

El estudio se titula “Cosecha Sangrienta / El Matadero: la actualización”, y se basa en el trabajo previo de los autores.

El informe dice que los hospitales chinos en toda China trasplantaron aproximadamente entre 60.000 y 100.000 órganos por año desde el 2000. El número de muertos de todo esto no está claro, aunque de acuerdo con declaraciones de médicos chinos, es probable que en la mayoría de los casos un trasplante fuera el resultado de una muerte.

“La conclusión final de esta actualización, y de hecho nuestro trabajo anterior, es que China está involucrado en el asesinato en masa de prisioneros de conciencia, sobre todo con los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong y otros … con el fin de obtener órganos para ser trasplantados”, dijo David Matas, un abogado internacional de derechos humanos con sede en Canadá quien investigó el tema durante una década, y es co-autor del informe.

“Estamos pasando por más de 700 hospitales, algunos de ellos en gran detalle”, dijo Matas. “Llegamos a la cifra oficial examinado el volumen en tan sólo unos pocos hospitales. Estamos trabajando con múltiplos aquí. Muchos de los hospitales son relativamente nuevos, o tienen nuevos pabellones de trasplante o camas. Esto no hubiera sido posible sin la confianza en el suministro continuo”.

Ethan Gutmann (Lisa Fan / La Gran Época)
Ethan Gutmann (Lisa Fan / La Gran Época)

Ethan Gutmann, un periodista y el tercer co-autor del informe, señaló que el número de hospitales con la capacidad para miles de trasplantes al año es asombrosa. “Las descripciones son impresionantes. Muestran personal médico que se parece a equipos de fútbol avanzando por el campo”. O tal vez como escuadrones militares.

Como jefe del Centro de Trasplante de hígado en el Hospital Renji, Xia Qiang, dijo en 2005: “La gestión de mi equipo es militarizada. Cada miembro del personal médico debe mantener su teléfono celular encendido las 24 horas al día, debido a que los trasplantes de hígado pueden requerir salir a adquirir el órgano o prepararse para la cirugía en cualquier momento. Nosotros, los médicos debemos estar preparados en todo momento”.

“Lo que vemos es la industria del trasplante de órganos expandiéndose con el tiempo”, dijo Matas. “El suministro de órganos nunca ha sido un problema, las limitaciones del sistema han sido los médicos, los hospitales, camas, el personal de enfermería, la formación. Por lo que el número, año tras año, ha ido creciendo debido a que las instalaciones y la capacidad, no la disponibilidad de órganos, se incrementó”.

Cuando se preguntó a los autores si sus resultados se consideran como un genocidio, Gutmann dijo: “Yo uso la palabra ‘G’. Genocidio … tiene un significado definitivo en derechos humanos. Si se trata de un intento de matar a las personas, entonces, sí, estamos mirando eso. Es un genocidio en cámara lenta; como cuando cae el agua constantemente a gotas

David Kilgour. (La Gran Época)
David Kilgour. (La Gran Época)

Matas dice que es claro que el partido comunista ha considerado a la práctica de Falun Gong como un grupo al que se debe exterminar asesinándolo. “Si nos fijamos en toda la propaganda contra Falun Gong, es la incitación al odio en la forma más baja … dentro de un contexto chino, donde no hay declaraciones contrarias … es incitación al odio, incitación al genocidio”.

Continuó, en un momento posterior durante la rueda de prensa: “Nuestra conclusión final, aparte del hecho de que hay un gran número de trasplantes ocurriendo, es que China tiene el deber de explicar lo que está pasando aquí”.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS