Régimen chino obliga a comerciantes uigures a vender cigarrillos y alcohol

Reconociendo los potenciales daños y adicción que producen los cigarrillos y el alcohol, los gobiernos de todo el mundo usualmente restringen su venta. Pero el Partido Comunista Chino quiere que los propietarios de comercios en la provincia de Xinjiang, la China más occidental, tengan a disposición estos ítems con el propósito de deteriorar la fe del pueblo uigur, una población de habla turca que practica el islam.

Los propietarios que no cumplan verán sus tiendas cerradas y enfrentarán acciones legales

Autoridades del Partido a nivel del poblado de Laskuy, municipio de la ciudad de Hotan, anunciaron el 29 de abril que todos los restaurantes y supermercados deben contar con al menos “cinco marcas distintas de alcohol y cigarrillos” y colocarlas en aparadores vistosos antes del 1 de mayo, informó Radio Free Asia (RFA). Los propietarios que no cumplan verán sus tiendas cerradas y enfrentarán acciones legales.

Las autoridades de Xinjiang piensan que los uigures musulmanes que no fuman están practicando “una forma de extremismo religioso”, dijo el secretario del comité del Partido del poblado Adil Sulayman (por cierto, un nombre uigur) a RFA.

El decreto, que viene de las “altas esferas” del Partido Comunista, es parte de una “campaña para debilitar la religión” en Xinjiang, dijo Sulayman

Los residentes del municipio de Laskuy todavía no reaccionaron ante el mandato. No hubo informes de protestas, y cerca de 60 negocios y restaurantes cumplieron con el edicto, mientras que solo dos expresaron su disidencia, según dijo Sulayman.

Pero esto no significa que los residentes de Laskuy estén necesariamente de acuerdo con la venta de estos artículos, los cuales son un tabú en el islam: en el Koran se prohíbe explícitamente el consumo de alcohol, mientras que fumar se considera autodestructivo y por lo tanto algo a lo que abstenerse.

“La gente va a cumplir para evitar el castigo, pero no lo harán de buena gana”, dijo Ilshat Hassan, vicepresidente de la Asociación Americana Uygur, con sede en Nueva York y sin fines de lucro, en una entrevista telefónica. “¿Cómo pueden las autoridades forzar a las personas a vender algo que no quieren?”.

En el Koran se prohíbe explícitamente el consumo de alcohol, mientras que fumar se considera autodestructivo y por lo tanto algo a lo que abstenerse

Para evitar “traicionar sus consciencias”, los residentes de Laskuy probablemente conserven los artículos a un lado y solo los exhibirán llamativamente cuando las autoridades empiecen con sus rondas de inspección.

Hassan llamó al mandato “terriblemente ridículo y absurdo” y dijo que va en contra de la tendencia internacional de frenar la venta de tabaco y alcohol.

Ningún gobierno fuerza a su pueblo a vender sustancias dañinas para otros y para ellos mismos

El régimen chino inició una campaña llamada “mano dura” en abril de 2014, cuyo supuesto objetivo es ir contra del terrorismo en la región. Los comentaristas sienten que se trata de un pretexto del Partido Comunista para reprimir a la etnia uigur y al islam.

Un conjunto de otras formas bizarras de represión religiosa también fueron informadas en Xingiang, incluyendo invitaciones a musulmanes locales a asistir a almuerzos suntuosos organizados por cuadros del Partido, para que puedan romper el ayuno durante el festival religioso de Ramadán. Los hombres también fueron penalizados por dejar crecer sus barbas, y las mujeres por vestir túnicas tradicionales.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS