Una sustancia ilegal fabricada en China está en el centro del fraude de los suplementos dietéticos en Estados Unidos

Por Annie Wu - La Gran Época

Un ciudadano chino se declaró culpable de ser parte de un plan fraudulento para vender suplementos dietéticos hechos con estimulantes sintéticos producidos en China conocidos como DMAA, una sustancia ilegal.

La DMAA fue prohibida por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), pero a menudo se la promociona como un estimulante “natural” en los suplementos dietéticos. Ingerir la sustancia aumenta la presión arterial y puede conducir a problemas cardiovasculares, incluyendo ataques cardiacos, según la FDA.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que Zhang Xiaodong de Shangai, China, se declaró culpable en un tribunal federal de Dallas el 12 de abril.

Fue gerente de ventas de Genabolix USA y Shanghai Yongyi Biotechnology dos empresas chinas que venden materias primas para su uso en suplementos dietéticos. Zhang y otros dos conspiradores más acordaron vender DMAA a un fabricante de suplementos dietéticos de EE.UU. mientras a sabiendas etiquetaban mal la sustancia ocultando la verdadera naturaleza de los suplementos a los minoristas, según el Departamento de Justicia. Zhang admitió que sabía que los principales minoristas de suplementos se negarían a llevar productos hechos con DMAA.

“Cuando los productores sin escrúpulos añaden ingredientes no declarados o mal identificados a los suplementos dietéticos, no hay garantía de que el producto sea seguro para el consumo”, afirmó Catherine A. Hermsen, directora interina de la Oficina de Investigaciones Criminales de la FDA, en un comunicado de prensa.

Zhang se enfrenta a una condena máxima de 20 años de prisión.

Antecedentes

Este último caso demuestra los peligros de la entrada en el mercado estadounidense de ingredientes ilegales desde China. En noviembre de 2015, el Departamento de Justicia presentó cargos criminales contra USPlabs, un fabricante de suplementos dietéticos con sede en Dallas que comercializaba suplementos que contenían extractos naturales de plantas cuando en realidad había utilizado DMAA sintética hecha por proveedores químicos chinos, según un informe de Dallas Morning News.

Los suplementos de USPlabs que contenían DMAA se comercializaban para aumentar la energía. Pero los atletas profesionales que tomaron los suplementos no pasaron las pruebas de dopaje. Algunos de los que tomaron los suplementos dijeron que necesitaron trasplantes de hígado para sobrevivir, según las acusaciones citadas por Dallas Morning News.

Según un libro recientemente publicado, “China Rx: Exponiendo los riesgos de EE.UU. de la dependencia de China para la medicina”, por Janardan Prasad Singh, las compañías farmacéuticas en EE.UU. están recurriendo cada vez más a China para suministrar ingredientes activos o para fabricar drogas, debido a los costos más bajos. Sin embargo, muchas de esas drogas no están reguladas; a la FDA no se le da un presupuesto suficiente para ir a inspeccionar todas las plantas chinas que fabrican para Estados Unidos, y tampoco se le exige que lo haga, según el libro.

La policía china exhibe drogas ilícitas y diversos equipos de fabricación de drogas decomisadas durante las redadas a laboratorios de procesamiento de drogas en Nanning, al suroeste de la provincia china de Guangxi, el 17 de mayo de 2012. (AFP/AFP/GettyImages)

En los casos en que la FDA pudo inspeccionar las instalaciones de fabricación chinas, el personal chino a menudo bloqueaba la inspección de la FDA, o se involucraba en otras tácticas engañosas para esconder las sustancias desconocidas y seguir utilizando a través de un alias, a un proveedor que previamente fue prohibido por la FDA.

En los últimos años, productos hechos en China que resultaron ser peligrosos encontraron su camino hacia el país. En 2007, las marcas de alimentos para mascotas contaminados fabricados en China causaron enfermedades a miles de mascotas. Una vez más, en mayo de 2014, unas golosinas para mascotas hechas en China fueron retiradas de las estanterías de las principales cadenas de alimentos para mascotas, debido a la preocupación por la contaminación. Según un informe de la revista Time, más de 1.000 muertes de perros estuvieron relacionadas con las golosinas de carne seca hechas en China.

Y en 2008, cuando un escándalo de la leche de fórmula para bebés contaminada se extendió por toda China, se descubrió que algunas marcas chinas de fórmula y otros productos alimenticios chinos hechos con leche importada a los Estados Unidos contenían melamina, una sustancia química utilizada en la fabricación de plásticos. La fórmula contaminada causó enfermedades a más de 300.000 bebés en China.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS