El ‘Arma n° 1’ para redefinir las relaciones entre EE.UU. y China son los derechos humanos, dice un experto

Por Paul Huang - La Gran Época

A medida que el presidente Donald Trump designa a manos cada vez más firmes las riendas de la política exterior para hacer valer los intereses comerciales de Estados Unidos, un veterano experto en China cuyas opiniones reflejan fielmente las del nuevo asesor de seguridad nacional John Bolton sugiere que exponer los abusos de los derechos humanos es la mejor herramienta para redefinir las relaciones con una China hostil.

Daniel Blumenthal es director de estudios asiáticos en el American Enterprise Institute y asesoró anteriormente al gobierno de Estados Unidos sobre temas relacionados con China durante más de una década. Comentó que aunque Estados Unidos está atrapado en una competencia estratégica con China en todo el mundo, un contragolpe efectivo no puede ser solo un esfuerzo puramente militar, sino que debe incluir una iniciativa bien organizada para exponer los abusos del régimen comunista chino.

“El arma número uno que nunca debemos abandonar son los derechos humanos”, afirmó Blumenthal, quien pronunció un discurso de apertura en la Conferencia SAIS Asia el 30 de marzo. “[Los derechos humanos] es una herramienta poderosa para que Estados Unidos permanezca en el centro de China y para estar al lado de los oprimidos”.

Blumenthal señaló que la persecución de los uigures, el grupo étnico musulmán en la región china de Xinjiang, por parte del régimen chino, es un tema que debería ser el objetivo de los esfuerzos de Estados Unidos en materia de derechos humanos. Hacerlo podría ayudar a desvincular las relaciones estratégicas de China con países de mayoría musulmana como Indonesia, Malasia y los estados del Golfo, todos los cuales se encuentran en la frontera de la expansión global de poder de China.

“Las políticas de China en Xinjiang son algunas de las más opresivas hacia los musulmanes en el mundo, pero poca gente las conoce”, señaló Blumenthal, alegando que el Departamento de Estado de Estados Unidos necesita “intensificar la competencia” y poner una oficina de información similar a las establecidas durante la Guerra Fría para resaltar el mal comportamiento de China.

Los comentarios de Blumenthal siguen al anuncio del presidente Trump del 22 de marzo, cuando designó a Bolton, ex embajador de Estados Unidos en la ONU, para que reemplazara a H.R. McMaster como asesor de seguridad nacional a partir del 9 de abril. Bolton es miembro principal del American Enterprise Institute, y sus puntos de vista se alinean estrechamente con los de Blumenthal en una variedad de temas, particularmente con respecto a la política entre Estados Unidos y China.

“Nuestro objetivo clave es mantener a China a la defensiva… para obligar a China, cuyo crecimiento económico se está ralentizando, a elegir entre utilizar recursos para suprimir sus preocupaciones internas o salir a competir con Estados Unidos en Asia oriental”, apuntó Blumenthal.

Cuando se le preguntó sobre los pasos específicos que le gustaría que siguiera la administración, Blumenthal expresó que Estados Unidos debería confrontar y exponer directamente los abusos de los derechos humanos en China. Además, debería incrementar el apoyo a las plataformas de información existentes, como Radio Free Asia y Voice of America, que estuvieron proporcionando a la audiencia china información que de otro modo no recibirían de los medios de comunicación del régimen chino.

Las plataformas estadounidenses también podrían lanzar una organizada “campaña cibernética de información” para denunciar la corrupción dentro del régimen chino, refirió Blumenthal.

Tanto Blumenthal como Bolton comparten la opinión de que China es la fuerza impulsora detrás de la búsqueda de armas nucleares por parte de Corea del Norte. Al igual que Bolton, Blumenthal aboga por una política de línea dura para enfrentar el presunto apoyo chino a la hostilidad norcoreana.

“Lo que tenemos que hacer, y lo que hemos hecho efectivamente, es asustar a China”, enfatizó Blumenthal, durante una discusión el 5 de septiembre de 2017. “La política adoptada por la administración Trump ahora mismo es vincular Corea del Norte como una responsabilidad para China, para hacer que China sienta tanto dolor por sus relaciones con Corea del Norte, que en algún momento China dirá, ya es suficiente”.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS