Análisis de noticias: Por qué China está contraatacando los aranceles planteados por Trump con 3.000 millones de dólares en aranceles a productos estadounidenses

Los productos alcanzados son el pilar de la economía en la base de electores de Trump

Por Annie Wu - La Gran Época

Después que el presidente estadounidense Donald Trump anunciara aranceles por valor de 50.000 millones de dólares a productos importados desde China, el régimen chino anunció que contraatacaría con sus propios aranceles. El día después de lo planteado por Trump, el Ministerio de Comercio de China anunció el 23 de marzo que impondría alrededor de 3.000 millones de dólares en aranceles a los bienes importados desde Estados Unidos.

Un arancel de importación del 15 por ciento se aplicaría a 120 tipos de productos estadounidenses incluyendo frutas, vino, ginseng y tubos de acero. Otro arancel del 25 por ciento se destinaría a otras ocho categorías entre las que se incluyen los productos porcinos y el aluminio reciclado. El ministerio chino declaró que los aranceles son una respuesta directa a los aranceles planteados por Estados Unidos sobre el acero y aluminio chino, anunciados a principios de este mes.

Es interesante observar cómo el régimen chino optó por atacar a los productos agrícolas, que son el pilar y el corazón regional de las economías de los estados que conforman la base de electores de Trump.

Trabajadores chinos trasladan con una grúa, bolsas de harina de soja en el puerto de la ciudad de Nantong, provincia de Jiangsu, el 22 de marzo de 2018. (AFP/Getty Images)

La embajada china en Estados Unidos emitió una declaración el 23 de marzo señalando: China no quiere iniciar una guerra comercial; el país “no tiene miedo y no retrocederá ante una guerra comercial. China tiene confianza y es capaz de enfrentarse a cualquier desafío”.

Pero según las cifras, las represalias de China son bastante débiles, menos del 10 por ciento respecto de los aranceles planteados por Estados Unidos por valor de 50.000 millones de dólares.

Quizás China no desea que haya una escalada en la controversia porque tiene más para perder en una guerra comercial. Xia Yeliang -economista y ex profesor visitante del Instituto Cato de Washington- argumentó en una entrevista que China, al final, sufriría más las consecuencias ya que “copia en gran medida y roba propiedad intelectual estadounidense”… y probablemente tendrá que pagar por sus delitos.

Para Estados Unidos los aranceles afectarán a los consumidores estadounidenses de bajos ingresos y a los de ingresos medios que compran la mayoría de los productos hechos en China; pero tienen un impacto insignificante en los intereses nacionales estadounidenses, agregó XiaYeliang.

El economista piensa que la única herramienta efectiva en el arsenal chino sería restringir el acceso al mercado chino de bienes estadounidenses. Sin embargo tal medida no caería bien entre los consumidores chinos debido a que disfrutan mucho usar productos de EE.UU..

Prácticas Desleales

El ministerio de Asuntos Exteriores de China calificó los aranceles de ‘injustos’. Sin embargo el régimen chino realizó durante mucho tiempo prácticas comerciales desleales que pusieron a los otros países en desventaja. Según un informe de 2014 de la Organización Mundial del Comercio (OMC por sus siglas en inglés), China es objeto del 27 por ciento de las investigaciones antidumping de todos los miembros de la OMC. India, Brasil y Australia fueron los países que realizaron el mayor número de denuncias.

Con respecto a las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China, históricamente el país asiático dictaminó aranceles más elevados sobre las importaciones estadounidenses que a la inversa.

Un logotipo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) aparece en la sede en Ginebra, Suiza, el 3 de junio de 2016. (Denis Balibouse/Reuters)

En la categoría de materias primas para consumo humano por ejemplo, el arancel de nación más favorecida -o sea el arancel más bajo posible que un país puede aplicar a otro país- para las importaciones de Estados Unidos en China, es del 18,93 por ciento en comparación con el 6,01 por ciento a las importaciones chinas en Estados Unidos, según datos de la OMC.

Trump también citó recientemente los tuits del director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, que ilustraban tal desequilibrio: a un automóvil estadounidense que va a China se le cobra un arancel de importación del 25 por ciento, en comparación con un automóvil chino que llega a Estados Unidos al que se le cobra un arancel de importación del 2,5 por ciento.

Para muchas de las materias primas de las que China es el principal productor – el país aprovechó su posición de liderazgo para dictaminar restricciones a la exportación de otros países tales como aplicar aranceles, cuotas y precios mínimos de exportación – muchos de los cuales son materiales cruciales para la fabricación de productos estadounidenses como turbinas eólicas, acero, automóviles, petróleo y electrónica avanzada, según el informe 2017 del Representante Comercial de Estados Unidos sobre barreras al comercio exterior.

China aplica un arancel del 6,87 por ciento al cobre estadounidense, en comparación con el 2,07 por ciento que se le aplica al cobre chino que ingresa a los Estados Unidos. El cobre es una de las 11 materias primas que Estados Unidos intentó impugnar ante la OMC por las continuas restricciones a la exportación por parte de China.

 

New Tang Dynasty Televisión contribuyó con este artículo.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS