Un padre torturado en una cárcel china muere poco tiempo después de ser liberado, la familia queda devastada

Lu Yuanfeng cayó en coma y murió apenas tres semanas después de ser liberado de una prisión en el noreste de China.

Lu había logrado sobrevivir tres años en la prisión de Benxi, provincia de Liaoning, pero lo que tuvo que soportar ya le había pasado factura.

Cuando la familia del señor de 63 años lo recogió de la prisión el pasado 19 de noviembre, no era el hombre que alguna vez conocieron. En su lugar, encontraron a un hombre incapaz de caminar o hablar adecuadamente, comentó la familia a un investigador de Minghui, un sitio web que documenta casos de persecución contra practicantes de Falun Dafa en China.

La familia señaló que Lu había sufrido un derrame cerebral y una mala caída, que dañó sus piernas dos meses antes de su liberación programada, pero las autoridades de la prisión le negaron atención médica apropiada.

Su familia tampoco pudo visitarlo cuando estaba enfermo. En sus tres años de prisión, sólo se les permitió visitar a Lu dos veces.

Después de su liberación, su esposa y su hijo tuvieron 21 días con él antes de que muriera el 9 de diciembre.

La identificación de Lu Yuanfeng que murió 21 días después de su salida de la cárcel por enfermedad. (Minghui)

El investigador de Minghui que se ocupó del caso de Lu conoció más detalles de lo que tuvo que padecer durante su encarcelamiento. Incluso sufrió tortura y trabajo forzado.

“Le dijo a sus seres queridos que los guardias de la prisión de Benxi lo golpearon, lo sacudieron con porras eléctricas y lo obligaron a permanecer en cuclillas durante mucho tiempo”, escribió el investigador de Minghui.

Antes de su muerte, Lu realizó una queja contra un guardia que lo torturó con un bastón de electroshock durante 45 minutos hasta que renunció a sus creencias. El guardia, Jia Changhai, cambió tres veces de baterías de su bastón durante el proceso de electrocutar a Lu.

Después de la tortura del bastón de electroshock, Lu fue encintado a una silla y dejado cerca de una ventana abierta durante dos días. Esto ocurrió durante el duro invierno del noroeste de China. Después Lu requirió diez días en el hospital para recuperarse.

La carta manuscrita de Lu Yuanfeng sobre la tortura durante la detención, fechado el 15 de diciembre de 2016. (Minghui)

Una vez que salió del hospital, Lu inició una huelga de hambre y se negó a hacer trabajos forzados para protestar por el maltrato que había recibido. Esto atrajo más castigo hasta que sufrió un derrame cerebral y se lesionó las piernas.

El investigador de Minghui señaló que la prisión es una de las muchas que se encuentran en la provincia de Liaoning que tuvo un historial de torturas y malos tratos a practicantes de Falun Dafa, también conocido como Falun Gong.

“Las prisiones usan diversas formas de tortura contra los practicantes de Falun Dafa encarcelados en un intento de ‘transformarlos’ o forzarlos a renunciar a su fe”, escribió el investigador que enumeró a otros practicantes de Falun Dafa que también fueron torturados en la prisión de Benxi.

El reportero esbozó los incentivos que se dan a las prisiones para “transformar” a los practicantes de Falun Dafa.

El Comité de Asuntos Políticos y Jurídicos a nivel provincial, un organismo no judicial encargado de erradicar Falun Dafa, tiene una política de larga data de otorgar a las prisiones 20.000 yuanes por cada practicante que se “transforme” y multarles con 10.000 yuanes por cada practicante que no logren transformar, describió el investigador.

Lu había sido enviado a prisión por poseer un folleto que desacreditaba la propaganda del PCCh en contra de la práctica espiritual de Falun Dafa. Los practicantes de Falun Dafa, así como las personas que demostraron su apoyo, sufrieron persecución por parte del régimen chino desde 1999.

Benxi es uno de los más de 30 prisioneros en la provincia que encarcela a los practicantes de Falun Dafa, declara el informe.

“Según las estadísticas disponibles, 469 residentes de Liaoning fueron perseguidos hasta la muerte en los últimos 18 años por negarse a renunciar a Falun Dafa. Muchos de ellos fueron encarcelados y torturados antes de su muerte”, agrega el informe.

En 1999, el entonces líder del partido comunista Jiang Zemin ordenó la persecución de la práctica de Falun Dafa, pero a pesar de su dimensión y brutalidad, la campaña fracasó, señaló un informe publicado el año pasado por Freedom House, con sede en Estados Unidos.

“Millones de personas en China continúan practicando Falun Dafa, incluyendo a muchos individuos que aceptaron la disciplina después de que la represión comenzó”, Freedom House en su informe La batalla por el espíritu de China.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una práctica tradicional china de meditación que involucra cinco juegos de ejercicios y enseñanzas morales de verdad, benevolencia y tolerancia. Enseñado por primera vez en China en 1992, se calcula que en 1999 hubo unos 70 millones de chinos haciendo suaves ejercicios de Falun Dafa en parques y plazas públicas, según las cifras proporcionadas por las autoridades chinas. Fuentes de Falun Dafa indicaron que hubo más de 100 millones de personas haciendo la práctica.

 

Por favor compartí este artículo en tus redes sociales, de ésta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS