Todos estos 138 altos funcionarios chinos que conocieron su ruina tienen una cosa en común

Cuando el mandatario chino Xi Jinping asumió como jefe del Partido Comunista Chino (PCCh) en noviembre de 2012, comenzó una incesante campaña anticorrupción para erradicar a sus enemigos políticos de la facción opositora.

La campaña aún se mantiene fuerte. Recientemente, la notoria investigación del exzar de la censura en internet, Lu Wei, probó que Xi no se dio por vencido.

Luego de cinco años de campaña, muchos “tigres y moscas” –jerga del partido para referirse a funcionarios de alto y bajo rango, respectivamente– han sido purgados, condenados por corrupción, sobornos y malversación. No obstante, lo más crucial es que eran miembros de la facción de Jiang, leales al excabecilla del PCCh Jiang Zemin. Hacia fines de 2014, 55 tigres habían sido purgados.

En octubre, la revista empresarial Caixin publicó un resumen, mostrando cuánto había cambiado el Partido desde el 18° Congreso Nacional, cuando Xi tomó el poder. Fueron sentenciados 96 tigres, y entre ellos, 16 malversaron más de 100 millones de yuanes (alrededor de U$S 15 millones). De las 33 provincias de China, en 31 se purgaron tigres de alto rango.

De todos modos, el régimen chino ha fallado en identificar un crimen que muchos de estos funcionarios purgados cometieron: la persecución a los practicantes de Falun Dafa en China.

Falun Dafa (también conocida como Falun Gong) es una antigua disciplina espiritual china que consta de ejercicios meditativos suaves y de enseñanzas morales basadas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Según una encuesta estatal, en 1999, solo siete años después de que la disciplina fuera presentada al público por primera vez, había 70 millones de practicantes de Falun Dafa en China. Los practicantes dicen que el número real superaba los 100 millones. Con temor a que la popularidad de Falun Dafa amenazara su control sobre el Partido, el excabecilla Jiang Zemin, que dominó China entre 1989 y 2002, inició una persecución a nivel nacional contra los practicantes, con torturas, lavado de cerebro, trabajo forzado y condenas de prisión sin juicio previo.

Practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa haciendo los ejercicios en Beijing antes de que comenzara la persecución en 1999. (Cortesía de Minghui.org)

Según Minghui.org, un sitio web que informa sobre la persecución en China, hay un total de 137.965 casos documentados de practicantes de Falun Dafa que han sido perseguidos directamente –ya sea que experimenten abuso físico o psicológico, violaciones a derechos humanos básicos como detenciones ilegales o padecimientos financieros como ser multados ilegalmente. Entre ellos, hasta el pasado 1 de diciembre se confirmó que 4.154 murieron. Los números de los incidentes de persecución y muerte son seguramente mucho mayores debido a las dificultades para obtener y sacar información verificada de China.

La oficina de prensa de Falun Dafa, el Centro de Información de Falun Dafa, estima que millones de practicantes han sido víctimas de encarcelamiento arbitrario, lavado de cerebro y tortura. Además, investigadores independientes reportaron que los practicantes de Falun Dafa son la fuente principal de órganos en el sistema de trasplantes de órganos de China, es decir, que son asesinados para sustraerles sus órganos.

Un reciente análisis de Minghui.org y las estadísticas de la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Dafa (WOIPFG, según sus siglas en inglés) revelan que 138 funcionarios purgados han estado involucrados en la persecución a los practicantes de Falun Dafa. A continuación, unas breves biografías de muestra de estos individuos.

La Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales

Zhou Yongkang, funcionario del partido a nivel nacional, exmiembro del Comité Permanente del Politburó, el órgano decisor más alto del PCCh y exjefe de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales. Fue sentenciado a prisión perpetua en junio de 2015.

Zhou, miembro de la facción de Jiang, fue uno de los principales cómplices detrás de la persecución. Mientras fue secretario del partido de la provincia de Sichuan, sus esfuerzos en perseguir a los practicantes de Falun Dafa locales lo hicieron escalar en el poder político.

Antes de su condena a prisión perpetua por corrupción, Zhou Yongkang asiste a la sesión de apertura del Congreso Nacional del Pueblo, el 5 de marzo de 2012. (Liu Jin/AFP/Getty Images)

La Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, que controlaba todo el aparato de seguridad de China en ese tiempo, actuaba como una segunda base de poder en rivalidad con Zhongnanhai, la sede central del PCCh en Beijing. Zhou se aseguró de que la Comisión recibiera anualmente más dinero para ejecutar la persecución que los presupuestos anuales para las fuerzas armadas de China. Zhou fue uno de los protagonistas que impulsaron el sistema estatal de sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Dafa para cirugías de trasplante, lo que provocó grandes cifras de muertes.

Zhu Mingguo, expresidente del Comité Provincial de Guangdong de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. Fue condenado a pena de muerte con indulto en noviembre de 2016.

Zhu había sido secretario del partido de las oficinas locales de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales en Chongqing, en la provincia de Hainan y en la provincia de Guangdong. Estuvo a cago de la persecución a Falun Dafa en estas tres localidades. La WOIPFG ha publicado varios comunicados que describen los crímenes de Zhu en llevar a cabo la persecución.

Fuerzas armadas

Xu Caihou, exmiembro del Politburó, exvicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC) y ex alto general.  El 11 de diciembre de 2014, un periódico militar chino publicó un artículo de opinión llamando a Xu un “mal nacional”. Murió de cáncer mientras estaba siendo procesado, el 15 de marzo de 2015.

Xu Caihou (derecha), saludando al Secretario de Defensa de EE. UU. Robert Gates en el Pentágono, Washington D.C., el 27 de octubre de 2009. (Jim Watson/AFP/Getty Images)

Xu era una de las personas principales de las fuerzas armadas a cargo de la persecución y de la implementación de la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en el sistema hospitalario militar chino. Era uno de los cómplices principales de Jiang.

Guo Boxiong, exmiembro del Politburó, exvicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC), ex alto general. Fue sentenciado a prisión perpetua en julio de 2016.

Guo Boxiong asiste a una reunión política en Beijing, el 5 de marzo de 2013. (Goh Chai Hin/AFP/Getty Images)

Guo era considerado un “tigre militar” y otro de los principales cómplices de la persecución de Jiang. La WOIPFG publicó un informe de investigación que demuestra cómo las fuerzas armadas chinas, bajo el control primero de Jiang y luego de Xu y Guo, jugaron un rol principal en establecer hospitales militares para cometer la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Dafa.

Frente Unido

Ling Jihua, exvicepresidente de la Conferencia Consultiva Nacional del Pueblo Chino, un cuerpo asesor del PCCh, y exjefe del Departamento del Trabajo de Frente Unido, una agencia del PCCh a cargo de la subversión. Fue sentenciado a prisión perpetua en julio 2016.

Ling Jihua asiste a la sesión de cierre del 18° Congreso Nacional en Beijing, el 14 de noviembre de 2012. (Feng Li/Getty Images)

Como jefe del Departamento del Trabajo del Frente Unido, fue Ling quien supervisó la persecución a los practicantes de Falun Dafa fuera de China. En Hong Kong, Macao y Estados Unidos, controló a las organizaciones comunistas chinas para interferir con las actividades de los practicantes de Falun Dafa en el extranjero.

Zhou Zhenhong, exjefe del Departamento del Trabajo del Frente Unido en la provincia de Guangdong. Fue condenado a pena de muerte con indulto en febrero de 2014.

Zhou, exalcalde y secretario del partido de la ciudad de Maoming en Guangdong, era activo en la persecución. Luego fue promovido por Li Changchun, el entonces secretario del partido de Guangdong, para ser jefe del Departamento de Trabajo del Frente Unido de Guangdong. Li posteriormente se convertiría en el jefe de propaganda del partido y en miembro del Comité Permanente del Politburó. El aparato de propaganda de Li jugó un importante rol en la persecución al difundir mentiras sobre Falun Dafa.

Consejo de Estado

Huang Ju, ex miembro del Comité Permanente del Politburó, el órgano decisor más alto y poderoso del PCCh, y ex Vice Primer Ministro. Murió de cáncer de páncreas a la edad de 69, mientras ocupaba esos cargos.

Huang Ju en la sesión de apertura del Congreso Nacional del Pueblo en Beijing, el 5 de marzo de 2007. (Foto por Getty Images)

El 23 de julio de 1999, Huang, que en ese tiempo era secretario del partido de Shanghai, tomó la iniciativa para reconocer la persecución como “muy oportuna y absolutamente correcta”. Durante el 16° Congreso Nacional en 2002, fue responsable de un informe que detallaba cómo la persecución debía ser “el objetivo a lograr y la tarea principal en los próximos cinco años”. En 2003, Huang fue promovido a Vice Primer Ministro, a cargo de las finanzas del país. Fue Huang quien asistió a Jiang en gastar un cuarto de la riqueza del país en ejecutar la persecución.

Secretarios Provinciales del Partido

Bo Xilai, funcionario a nivel nacional, exmiembro del Politburó, exmiembro del Comité Central, y exsecretario del partido de Chongqing. Fue sentenciado a prisión perpetua en septiembre de 2003.

Bo Xilai en una reunión política en Beijing, el 13 de marzo de 2012. (Lintao Zhang/Getty Images)

Bo, mientras estuvo en los cargos de alcalde y secretario del partido de la ciudad de Dalian en la provincia de Liaoning, de gobernador de Liaoning y de secretario del partido de Chongqing, estuvo siguiendo activamente la política de persecución de Jiang. Junto con Zhou Yongkang, fue la mente maestra detrás de perfeccionar el sistema de sustracción forzada de órganos.

Sun Zhengcai, exmiembro del Politburó, exsecretario del partido de la provincia de Jilin y exsecretario del partido de Chongqing, que asumió luego de que Bo fuera destituido. El 24 de julio de 2017, se inició un caso anticorrupción para investigarlo. Se creía ampliamente que Sun había sido preparado por la facción de Jiang luego de la caída de Bo Xilai para que se convirtiera en el próximo líder del PCCh, si hubiese tenido éxito un golpe de Estado.

Sun Zhengcai durante el Congreso Nacional del Pueblo anual en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 6 de marzo de 2013. (Feng Li/Getty Images)

Mientras estuvo desempeñando su cargo político en el distrito Shunyi de Beijing, en la provincia de Jilin y en Chongqing, no se refrenó en ejecutar la persecución. La WOIPFG lo nombró en su lista de perpetradores.

Zhou Benshun, exsecretario del partido de la provincia de Hebei, y expresidente del comité permanente del Congreso Nacional del Pueblo de Hebei. Fue condenado a 15 años de prisión en febrero de 2017.

Luego de convertirse en miembro de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, Zhou se convirtió en el asesino a sueldo del PCCh en la persecución a Falun Dafa. Era muy activo en impulsar las políticas de persecución alrededor del país. Fue una figura regional icónica que fue ascendida porque había seguido de cerca los pasos de Jiang y Zhou Yongkang.

Xu Youfang, exsecretario del partido de la provincia de Heilongjiang y presidente del comité permanente del Congreso Nacional del Pueblo de Heilongjiang. Fue despojado de su puesto en marzo de 2003.

Bajo el mando de Xu, el Campo de Trabajo Wanjia en la ciudad de Harbin, el centro de desintoxicación de Harbin, la Prisión de Mujeres de Heilongjiang, el campo de trabajo forzado de la ciudad de Daqing y la base de lavado de cerebros Hong Wei Xing en Daqing, todos estos se habían convertido en lugares para perseguir a los practicantes de Falun Dafa. Xu estuvo involucrado directamente en un incidente en el Campo de Trabajo de Wanjia en el que 15 practicantes mujeres fueron arrojadas a prisiones de hombres en 2001. Algunas de estas mujeres luego murieron por los abusos que sufrieron.

Gobernadores provinciales

Su Shulin, exsecretario adjunto del partido de la provincia de Fujian y exgobernador de Fujian. Fue puesto bajo investigación en octubre de 2015.

Su Shulin durante su periodo como presidente de la empresa estatal de petróleo, Sinopec, en Hong Kong, el 24 de agosto de 2009.  (Mike Clarke/AFP/Getty Images)

Mientras sirvió como secretario de la organización del Partido en la zona petrolera de Daqing, inventó más de 100 diferentes técnicas de tortura para utilizar en los practicantes de Falun Dafa de la ciudad de Daqing. También estuvo en un puesto clave dentro del Buró de Administración de Petróleo de Daqing, que manejaba un centro de lavado de cerebro para obligar a los practicantes locales a que abandonaran su fe a través de abuso psicológico. Su Shulin convirtió a Daqing en una de las peores regiones de la persecución. Como gobernador de Fujian, continuó haciendo cumplir la política de persecución.

Wei Hong, exsecretario adjunto del partido de la provincia de Sichuan y exgobernador de Sichuan. Fue degradado del nivel ministerial al nivel de departamento adjunto. En febrero de 2015, fue despojado de su puesto como representante del Congreso Nacional del Pueblo, el órgano legislativo de fachada del PCCh.

Mientras sirvió como jefe del Departamento de Organización del partido en la provincia de Sichuan, difamó abiertamente a Falun Dafa. Fue el principal funcionario a cargo de la persecución en Sichuan. Minghui.org lo puso en la lista de perseguidores de Falun Dafa confirmados.

Aparato de seguridad

Li Dongsheng, exviceministro del Ministerio de Seguridad Pública y director detrás de la puesta en escena del incidente de la “Autoinmolación” en la plaza de Tiananmen. Fue sentenciado a 15 años de prisión en enero de 2016 por sobornos.

Li Dongsheng, exjefe de la fuerza de tarea de la policía secreta, la Oficina 610, en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 14 de octubre de 2007. (Frederic J. Brown/AFP/Getty Images)

Como vicejefe de la Oficina 610, la organización del Partido establecida para perseguir a la práctica espiritual Falun Dafa, estuvo directamente involucrado en el arresto ilegal, detención, condena y sustracción forzada de órganos de los practicantes de Falun Dafa. Como exvicepresidente del canal portavoz del régimen chino CCTV, Li era responsable de difundir la propaganda que difamaba a Falun Dafa, incitando el odio hacia la práctica entre el pueblo chino.

Wang Lijun, exjefe de policía y vicealcalde de Chongqing. Fue condenado a 15 años de prisión en septiembre de 2012.

Wang Lijun en una reunión anual del Congreso Nacional del Pueblo en Beijing, el 6 de marzo de 2011. (Feng Li/Getty Images)

Mientras sirvió como jefe de policía en las ciudades de Tieling y Jinzhou de la provincia de Liaoning, fue responsable de investigar métodos de trasplantes para llevar a cabo la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Dafa.

Ma Jian, exviceministro del Ministerio se Seguridad Estatal. Fue expulsado del Partido en diciembre de 2016.

Ma estaba a cargo de la oficina Nro. 19 del Ministerio, que tenía la tarea de monitorear las actividades de los practicantes de Falun Dafa en el extranjero. Muchos de los espías que trabajan en el extranjero provienen de esta oficina.

Departamento Ferroviario

Liu Zhijun, exsecretario del partido del Ministerio Ferroviario y exjefe del Ministerio Ferroviario. Fue puesto bajo investigación en febrero de 2011 y condenado a muerte con indulto en julio de 2013.

Liu Zhijun (derecha) siendo entrevistado en Beijing en 2009. (STR/AFP/Getty Images)

Liu era un miembro clave de la facción de Jiang. Mientras Liu fue ministro, el sistema ferroviario tenía sus propios tribunales, órgano acusatorio y policía. Como resultado, muchos practicantes de Falun Dafa que trabajaban en el sistema ferroviario fueron perseguidos.

Industria petrolera

Wang Yongchun, exvicepresidente de PetroChina. Fue condenado a 20 años de prisión en octubre de 2015.

Wang fue incluido en la lista de criminales de Minghui.org por su rol en la persecución mientras era presidente del Campo de Petróleo de Daqing. Luego, mientras estuvo en PetroChina, suministró fondos a Zhou Yongkang para llevar a cabo la persecución.

Industria Automotriz

Xu Jianyi, ex director, presidente y secretario del partido de la compañía automovilística FAW Group. Fue sentenciado a 11 años y 6 meses de prisión en febrero a 2017.

Xu una vez dijo públicamente que “se debería lidiar ferozmente con Falun Dafa”. Mientras ocupó diferentes puestos, entre ellos el de alcalde de la ciudad de Jilin (una gran metrópolis, la segunda ciudad más grande en la provincia de Jilin al noreste de China), llevó a cabo la política de persecución obedientemente, lo que le permitió ser ascendido a un puesto tan alto en el FAW Group.

Tribunales

Xu Qianfei, exsecretario del partido y jefe de la Corte Suprema del Pueblo de Jiangsu. Fue puesto bajo investigación el 24 de julio de 2017.

Xu había trabajado en diferentes tribunales durante 25 años en tres provincias: Hainan, Yunnan y Jiangsu. Según Minghui.org, fue el culpable principal detrás de la persecución a los practicantes de Falun Dafa, condenando a los practicantes a través del sistema judicial de Yunnan.

Procuraduría

Chen Xu, el exprocurador general de la Procuraduría del Pueblo de Shanghai. Fue puesto bajo investigación en marzo de 2017.

Chen, que se convirtió en presidente de la Primera Corte Intermedia del Pueblo de Shanghai en 1998 y secretario adjunto de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales de Shanghai en 2002, ha sido señalado por la WOIPFG por su rol en perseguir a los practicantes a través del sistema judicial.

Comisión de Supervisión y Administración de Activos

Jiang Jiemin, expresidente de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos (CSAA) manejada por el Estado. Fue sentenciado a 16 años de prisión en octubre de 2015.

Jiang Jiemin, durante su mandato como presidente de la empresa petrolera estatal, PetroChina, en Hong Kong, el 25 de marzo de 2010. (Mike Clarke/AFP/Getty Images)

Durante su mandato en el sector petrolero estatal, los practicantes de Falun Dafa que trabajaban en la industria petrolera fueron detenidos, sentenciados a prisión y a trabajo forzado y puestos en centros de lavado de cerebro. Algunos murieron como resultado de las torturas.

Administración del Ciberespacio

Lu Wei, exdirector de la Administración de Ciberespacio y jefe adjunto del Departamento de Propaganda. El 21 de noviembre, se convirtió en el primer tigre puesto bajo investigación luego del 19° Congreso Nacional.

Lu Wei en la Conferencia Mundial de Internet en Wuzhen, en la provincia oriental china de Zhejiang, el 19 de noviembre de 2014. (Johannes Eisele/AFP Photo/Getty Images)

Lu no pudo eludir su responsabilidad en la persecución, dado que tantos practicantes de Falun Dafa fueron perseguidos debido a sus comentarios y publicaciones online sobre la continua persecución cometida por el PCCh.

Alcaldes

Xu Zongheng, exalcalde de la ciudad de Shenzhen en la provincia de Guangdong. Fue puesto bajo “shuanggui”, procedimientos disciplinarios extralegales del PCCh, en 2009. Fue sentenciado a muerte con indulto en mayo de 2011.

Xu Zongheng en una conferencia de prensa en Shenzhen, el 1 de diciembre de 2008.(Francois Bougon/AFP/Getty Images)

Durante su mandato en Shenzhen, el nivel de persecución era alto, dado que los practicantes de Falun Dafa eran monitoreados, sus teléfonos eran intervenidos y también eran secuestrados.

Huang Xingguo, exsecretario en funciones de la ciudad de Tianjin, que también sirvió como alcalde. Fue destituido en septiembre de 2016 y su caso fue remitido al sistema judicial en enero de 2017 para su procesamiento.

Durante su carrera política en Ningbo (ciudad de la provincia de Zhejiang) y Tianjin, difamó abiertamente a Falun Dafa.

Según Minghui.org, mientras Huang sirvió dentro del gobierno de Tianjin, trabajó de cerca con Zhang Gaoli, secretario del partido de Tianjin entre noviembre de 2007 y octubre de 2012, en llevar a cabo la persecución a Falun Dafa. Justo antes de la reunión política de las Dos Sesiones en 2015, Huang no pudo eludir su responsabilidad por 37 practicantes de Falun Dafa que fueron ya sea acosados o cuyas casas habían sido saqueadas. Durante ese tiempo, al menos 60 o 70 practicantes fueron detenidos y más de una docena fueron sentenciados ilegalmente.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS