China, Régimen chino

La campaña anticorrupción de Xi Jinping en China purgó a tantos altos funcionarios que varios puestos quedaron vacantes

La campaña anticorrupción de Xi Jinping en China purgó a tantos altos funcionarios que varios puestos quedaron vacantes
El economista chino Li Yining sentado entre sillas vacías en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo que tuvo lugar en el Gran Salón del Pueblo en Beijing años atrás. (STR/AFP/Getty Images)
Compartir

Con la campaña anticorrupción del líder chino Xi Jinping funcionando a toda máquina, muchos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) han sido destituidos, lo que dejó vacantes algunas posiciones claves.

Desde que tomó el poder en 2012, Xi ha removido muchos funcionarios pertenecientes a una facción opositora leal al exlíder del PCCh, Jiang Zemin.

Luego del decisivo cónclave del Partido, el 19.º Congreso Nacional, que concluyó en octubre, Xi instaló a sus hombres de confianza en las más altas posiciones de liderazgo, mientras continuó removiendo altos funcionarios a nivel provincial y municipal a lo largo del país a través de investigaciones de corrupción.

Un análisis de anuncios oficiales revela que 12 posiciones a nivel provincial están pendientes de ser cubiertas luego de que los anteriores funcionarios fueran removidos de sus puestos.

Según la convención del Partido, aparte de Xinjiang y el Tíbet, las otras 29 provincias, entre ellas cuatro municipalidades con gobierno centralizado -Beijing, Tianjin, Chongqing y Shanghai- deberían tener dos secretarios adjuntos. No obstante, actualmente tanto a Tianjin como a la provincia de Fujian les faltan dos secretarios adjuntos, mientras que en las provincias de Hebei, Liaoning, Zhejiang, Guizhou y Shaanxi falta uno.

Mientras tanto, en Tianjin, Fujian y Shaanxi también falta un alcalde municipal o provincial.

Tianjin es considerada un caldo de cultivo para los funcionarios de la facción de Jiang. Los observadores políticos señalan que las posiciones vacantes allí podrían sugerir que el actual jefe del partido de Tianjin y el funcionario de la facción de Jiang, Li Hongzhong, está haciéndole las cosas difíciles a Xi en la designación de sus aliados, o que a los funcionarios del Partido no les entusiasma trabajar con funcionarios de la facción de Jiang allí.

Foto: El jefe del partido de Tianjin, Li Hongzhong en una reunión en el 19.º Congreso Nacional en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 19 de octubre de 2017. (Lintao Zhang/Getty Images)

Otra posición clave aún vacante es la de director de la Comisión Reguladora de Seguros de China. El exdirector Xiang Junbo fue destituido en abril.

El anterior secretario central del partido de la Liga de la Juventud Comunista, Qin Yizhi, fue bajado de categoría y dejado fuera de la posición en septiembre, su reemplazo aún no ha sido asegurado.

Mientras tanto, una multitud de funcionarios destituidos siguen esperando su destino. Veinticinco funcionarios aún están pendientes de sentencia: 22 han sido expulsados del Partido y de sus puestos administrativos pero aún tienen que ser enjuiciados; dos continúan bajo investigación y; uno ha sido juzgado pero todavía no tiene sentencia.

Ma Jian, ex vice ministro del Ministerio de Seguridad Estatal, ha estado en el limbo por el período más prolongado. Fue puesto bajo investigación en enero de 2015, luego expulsado del Partido y de su puesto en diciembre de 2016, lo que significa que pasaron 714 días desde que fue destituido.

Su caso es complejo, involucra muchos familiares y sobornos. Ma era cercano al ex vice primer ministro y secuaz de Jiang, Zeng Qinhong, así como al empresario disidente exiliado Guo Wengui.

Una triste suerte probablemente le espera al alcalde provincial de Fujian, Su Shulin, quien también tenía cercanos vínculos con Zeng y otro pez gordo de la facción de Jiang, el ex jefe de seguridad Zhou Yongkang. Los tres solían hacer tratos para obtener ganancias de la industria petrolera.

Fang Xiao y Xu Meng’er contribuyeron a este reportaje.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO