China

Exejecutivo de la Fundación Clinton vinculado a un jardín de infantes es investigado por abuso infantil en China

Exejecutivo de la Fundación Clinton vinculado a un jardín de infantes es investigado por abuso infantil en China
Personas frente a la puerta principal del jardín de infantes RYB Education New World en Beijing el 24 de noviembre de 2017. La policía china ha iniciado una investigación sobre el presunto abuso infantil en la institución de Beijing. (Nicolas Asfouri/AFP/Getty Images)
Compartir

Por segunda vez, un jardín de infantes chino dirigido por la empresa RYB Education New World está siendo investigado por abusar de niños, esta vez con graves acusaciones de que el personal inyectaba a los niños sustancias desconocidas, les daban de tomar pastillas blancas y les obligaban a desnudarse para realizar “chequeos de salud” por hombres desnudos.

La compañía RYB Education, con sede en Beijing y que cotiza en la bolsa de Nueva York, tiene a Joel Getz como director independiente. Getz fue presidente del Fondo del Alcalde para el Avance de la Ciudad de Nueva York y fue director de desarrollo de la Fundación Clinton.

En la Fundación Clinton, Getz dirigió sus “iniciativas de desarrollo económico, educativo y caritativo a nivel mundial”, según su perfil en Yale, y “fue decisivo para crear una operación formal de desarrollo para la Fundación Clinton, por la cual recaudó más de 135 millones de dólares anuales”.

La empresa RYB anunció el 24 de noviembre un programa de recompra de acciones por 50 millones de dólares, señalando que la policía de Beijing estaba investigando denuncias de “conducta seriamente inapropiada en el jardín de infantes”, y que también había proporcionado material de vigilancia de la escuela a las autoridades.

Además anunció que estableció su propio “grupo de trabajo especial” bajo la supervisión de directores independientes para “llevar a cabo una minuciosa auto-inspección en todas las instalaciones de enseñanza”.

La policía de Beijing está investigando acusaciones de que los niños fueron “presuntamente abusados sexualmente, perforados con agujas y se les dio píldoras no identificadas”, según Reuters, que citó informes de la agencia de noticias estatal Xinhua.

Por lo menos dos mujeres fueron detenidas por la policía, y la compañía RYB Education suspendió a varios maestros, de acuerdo a Reuters.

Desde entonces, la empresa RYB Education despidió a un maestro de 22 años llamado Liu, quien fue detenido por la policía local, según Reuters. Varios otros maestros fueron suspendidos, y el 24 de noviembre las acciones de la compañía RYB cayeron un 38,4 por ciento.

Las acusaciones son similares a un caso anterior de abuso descubierto en una Escuela de educación de RYB en Siping, donde dos maestros fueron encontrados culpables en un tribunal de la provincia de Jilin en 2015 por abusar de niños en un jardín de infantes.

El caso de 2015 tiene una sorprendente similitud con el caso actual. Reuters se refirió a documentos de la corte que alegaban que el personal en “múltiples ocasiones usó agujas y tácticas de intimidación para abusar de muchos de los niños bajo su cuidado”.

En el caso actual según informes, los padres han encontrado marcas de agujas en por lo menos ocho niños pequeños. Según el noticiero Caixin, con sede en Beijing, una madre dijo que encontró marcas de agujas en los brazos, glúteos y en la frente de su hija.

La policía de Guanzhuang afirmó que los exámenes médicos confirmaron que las heridas fueron causadas por agujas, según Caixin, y que la policía sigue investigando las acusaciones de niños que fueron alimentados con “tabletas blancas y jarabe marrón”.

Otro padre comentó a Caixin que “los estudiantes desobedientes también fueron forzados a permanecer desnudos o encerrados en una habitación oscura en el jardín de infantes”.

Las acusaciones de abusos se denunciaron en dos clases, con cerca de 25 niños cada una. Los niños tienen entre 2 y 6 años.

Según el diario Los Angeles Times, uno de los padres señaló que su hijo le describió que un hombre desnudo, u hombres desnudos, al que llamaban “tío doctor” y “abuelo doctor” les haría un “chequeo médico” después de que los niños se vieran forzados a desnudarse. Los niños también fueron al parecer amenazados de no contarle a nadie sobre el abuso, bajo la amenaza de que tenían un “telescopio muy largo” que les permitía observar a los niños incluso en sus hogares.

Apoya nuestro periodismo independiente compartiendo este artículo en las redes sociales. ¡Gracias!


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO