China, Régimen chino

Echan al exzar de Internet de China responsable de la fuerte censura del régimen

Lu Wei invocó la ira de la administración de Xi Jinping

Echan al exzar de Internet de China responsable de la fuerte censura del régimen
Lu Wei, ex jefe de la Administración del Ciberespacio, en la ceremonia de apertura de la Conferencia Mundial de Internet en Wuzhen, Zhejiang, al este de China el 19 de noviembre de 2014. (JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)
Compartir

China anunció el primer despido de un funcionario luego del 19.° Congreso Nacional, donde Xi Jinping fortaleció aún más su poder dentro del Partido Comunista Chino (PCCh).

Lu Wei era el jefe de la Administración del Ciberespacio del PCCh, y estaba a cargo de la fuerte censura y vigilancia que se realiza en la Internet del país.

El 21 de noviembre, la agencia anticorrupción del PCCh, la Comisión Central para la Inspección Disciplinaria (CCID), anunció que Lu sería puesto bajo investigación por “violar gravemente la disciplina del partido”, un frecuente eufemismo para referirse a la corrupción. Él ya fue echado de su puesto.

Xi ha expuesto a muchos poderosos funcionarios desde que lanzó su campaña anticorrupción al tomar el poder en 2012. La mayoría de los purgados son parte de una facción enemiga, leal al ex líder Jiang Zemin.

Lu pasó la mayoría de su carrera trabajando en las agencias de propaganda del PCCh bajo Liu Yunshan, el ex jefe de propaganda y conocido miembro clave de la facción de Jiang. Lu fue secretario del partido en la agencia de noticias estatal Xinhua, y jefe de propaganda de Beijing, logrando con el tiempo alcanzar el puesto de subjefe del departamento de propaganda central del PCCh.

Pero su verdadero poder era ser el zar de Internet, en su puesto de jefe de la Administración del Ciberespacio, puesto que ocupó desde 2013 hasta 2016. Cuando se lo echó el año pasado, ya era una señal de que estaba en problemas.

La prensa de Hong Kong había informado previamente que Liu Yunshan y Xi Jinping no tenían la misma ideología partidaria. Por esto Xi castigó a Lu, el colaborador de Liu.

Lu se hizo famoso por implementar fuertes políticas restrictivas, como la “Ley de Seguridad de Internet”, que requería que todas las compañías de Internet tengan usuarios registrados bajo su nombre real, y a la vez mantenía a Facebook, Twitter y Google bloqueados en el país.

Gente en un cibercafé en Lhasa, Región Autónoma del Tíbet, China, el 30 de agosto de 2006. (China Photos/Getty Images)

Por tres años consecutivos desde 2015, China ocupó el último puesto en el índice Libertad en la Red, compilado por la organización de derechos humanos Freedom House.

Los usuarios de Internet son arrestados y enjuiciados por disentir políticamente en la red o por cualquier contenido que los censores consideran inapropiado. Por ejemplo, Huang Qian, de 47 años de edad, fue arrestado en febrero de 2015 por publicar en Weibo, el equivalente chino de Twitter, una serie titulada “Memorias del Gulag” sobre la persecución del régimen chino a la práctica espiritual Falun Dafa. Huang, un adherente de esta práctica de Guangzhou, fue sentenciado a cinco años de prisión.

A pesar de su despiadada censura, a Lu le gustaba mantener un perfil alto, como lo demostró al establecer la Conferencia Mundial de Internet, que se celebraba anualmente en Wuzhen, provincia de Zhejiang. Lu tenía la idea de convertirla en una cumbre global donde China mostraría su posición dominante. En la conferencia de 2015, se desató un escándalo cuando Lu reclutó a extranjeros que estaban trabajando o estudiando en China y los hizo pasar por líderes de la industria mundial. Según un informe del periódico de Hong Kong, Apple Daily, la farsa puso furioso a Xi Jinping.

Un hombre usa su portátil en una oficina de Weibo, la versión china de Twitter en Beijing el 16 de abril de 2014. (Wang Zhao/AFP/Getty Images)

Lu también se atrajo publicidad cuando visitó Estados Unidos en 2014, y se reunió con el fundador de Facebook Mark Zuckerberg y otros ejecutivos de Internet.

Mientras mantenía su puesto, Lu Wei trabajó para socavar a su vicedirector, Xu Lin. Xu es el exsubordinado de Xi Jinping, que trabajó bajo su servicio cuando Xi era jefe del partido en Shanghái.

Se rumorea que el comportamiento de Lu mientras estaba en Xinhua no era del todo correcto. En 2013, un periodista de Xinhua reveló en una publicación en línea que Lu fue una vez entretenido en un suntuoso banquete en Beijing, en el que servían a gente de negocios leche materna como exquisitez.

Según el comentador político de La Gran Época, Zhou Xiaohui, la caída de Lu Wei implica que Xi Jinping no tiene planes de aminorar su campaña anticorrupción, y pronto irá contra los que trabajan en las agencias de propaganda del PCCh.

Zhang Dun, Ye Feng, y Liu Xiaozhen contribuyeron con este informe.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO