China, Derechos Humanos, Sustracción de órganos en China

Médico lideró un cambio histórico en la ley israelí cuando un paciente le dijo ‘palabras alarmantes’

Médico lideró un cambio histórico en la ley israelí cuando un paciente le dijo ‘palabras alarmantes’
Compartir

Hace doce años, lo que parecía una simple conversación entre un médico y su paciente terminaría en un cambio histórico en la legislación de Israel, prohibiendo que los israelíes viajen a China por turismo de trasplantes, y básicamente salvando a los israelíes de ser cómplices de asesinato.  

El Dr. Jacob Lavee, cirujano cardiovascular y expresidente de la Sociedad de Trasplantes de Israel, sabe exactamente por qué China puede llevar a cabo un trasplante de órganos en un tiempo inusualmente corto.

Captura de pantalla de ©YouTube | SWOOP FILMS

“En 2005, un paciente me dijo un día: ‘Doc, estoy cansado de esperar aquí en Israel por un trasplante de corazón compatible, y mi seguro médico me dijo, eso es lo que me dijeron, que debería ir a China porque me han programado un trasplante cardíaco’.  Y especificó una fecha puntual dos semanas antes de tiempo”, recordaba el Dr. Lavee en el documental Difícil de creer.

“Lo miré y le pregunté: ‘¿Estás escuchando lo que dices? ¿Cómo es posible que puedan programar un trasplante cardíaco dos semanas antes de tiempo?'”.

Aunque los riñones provienen de un donante vivo, no ocurre así con el corazón.

“Si le prometieron a un paciente que le realizarían un trasplante cardíaco en una fecha específica, esto solo podía significar que quienes prometieron eso podían predecir cuándo moriría un donante potencial”, explicó el Dr. Lavee.

Lamentablemente, este paciente ignoró a su médico y fue a China, donde obtuvo un corazón el día que se lo habían prometido.

Tiempo promedio de espera para un trasplante renal en adultos – Número de días según país (China, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá) ©WikipediaDilip rajeev

“Esto hizo que empezara a investigar, y descubrí toda una macabra historia sobre la sustracción forzada de órganos, y luego el hecho de que la mayoría de los órganos en China provienen de practicantes de Falun Gong, según la investigación realizada por Kilgour y Matas”, dijo el Dr. Lavee.

“Lo que es diferente en China es que está institucionalizado, está dirigido por el Estado, por el partido. No son un puñado de criminales en los callejones tratando de hacer dinero rápido”, dijo David Matas, abogado canadiense de derechos humanos e investigador independiente de la sustracción de órganos en China.

David Matas, escritor y abogado en derechos humanos – Captura de pantalla de ©YouTubeEnd Organ Pillaging

“Es evidente que tienen mucha gente sentada esperando ser asesinada por un trasplante. Y solo eligen asesinar a la persona correcta según el paciente”.

En su investigación independiente, Matas y Kilgour entrevistaron a muchos practicantes de Falun Gong que lograron salir de prisión en China. Los investigadores encontraron algo en común, que todos estos practicantes eran sistemáticamente sometidos a análisis de sangre y examinados mientras estuvieron en prisión, de un modo que solo era relevante para trasplante.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina pacífica tradicional de la Escuela Buda, y sus practicantes no fuman ni beben. Son un blanco por sus órganos saludables como parte de la campaña genocida del régimen comunista de “eliminar” la práctica, que comenzó a ser perseguida en 1999.

Zhang Mengye haciendo la mediación de Falun Gong cerca del mar, en Tailandia, 2006. (©Luo Muluan)

“Matar a una persona sana e inocente para que una persona enferma pueda vivir es inadmisible”, agregó Matas.

Al conocer la estremecedora verdad de la situación, el Dr. Lavee se convirtió en la fuerza pujante detrás de la ‘Ley de trasplante de órganos’ de Israel, que se aprobó exitosamente en 2008. “La ley estipula tres años de prisión y una multa elevada por comprar, vender o ser intermediario de un órgano, incluyendo fuera de Israel”, según el Centro de Investigación de la Sustracción de Órganos en China.

Declaración de Estambul sobre tráfico de órganos y turismo de trasplante – Captura de pantalla de ©YouTube

Este noble médico con conciencia explica las razones por su fuerte posición en contra del régimen autoritario en China.

“Mi padre fue un refugiado de un campo de concentración Nazi, y me dije que no repetiría la misma historia que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, durante el Holocausto, donde todo el mundo sabía sobre el Holocausto del pueblo judío y no hizo nada. Ahora sabemos sobre este genocidio dentro de China, sobre este crimen de lesa humanidad que está ocurriendo en China, y debo hacer algo”, dijo el Dr. Levee.

Captura de pantalla de ©YouTubeNTDTV

Tras el respetado logro de este médico honorable asistiendo a Israel para posicionarse correctamente sobre este apremiante asunto, otros países como España, Italia, Taiwán y Estados Unidos han seguido su ejemplo.

Solo podemos esperar que el mundo se una en un esfuerzo por detener la aberrante sustracción de órganos perpetrada por el régimen chino antes de que sea demasiado tarde.

Mire la presentación del documental “Difícil de creer” (“Hard to Believe”), con la participación del Dr. Lavee:

Activa los subtítulos en español en tu navegador, en la barra inferior derecha.

 


“El mundo es un lugar peligroso para vivir; no por la gente malvada, sino por las personas que no hacen nada al respecto”.

 Albert Einstein


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO