China, Derechos Humanos

Artista de Beijing torturado por su fe es privado de su derecho a apelar la condena

Artista de Beijing torturado por su fe es privado de su derecho a apelar la condena
Practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa haciendo los ejercicios en Beijing antes de que comience la persecución en 1999. (Cortesía de Minghui.org)
Compartir

El artista chino Qin Wei es un apasionado del arte y la filosofía. Durante sus años como estudiante de la prestigiosa Academia Central de Arte Aplicada (actualmente conocida como la Academia de Artes y Diseño de Tsinghua) se despertaba todos los días a las 3 a.m. para leer libros sobre antiguas obras maestras y sus creadores.

Posteriormente, comenzó a enseñar arte en una escuela secundaria local y durante las vacaciones de verano se dedicaba a crear sus propias obras. Con el tiempo, se hizo reconocido y sus muestras fueron exhibidas en Alemania.

En un momento crucial de su vida, Qin conoció la práctica espiritual Falun Dafa, también conocida como Falun Gong. Leyó el libro principal de las enseñanzas llamado Zhuan Falun, y sintió que finalmente comprendió el verdadero significado de la vida.

Foto: Qin Wei. (Cortesía de Minghui.org)

Cuando el régimen chino comenzó su persecución a los practicantes de Falun Dafa en China, Qin desesperadamente quería contarle a la gente la verdad sobre esta disciplina de la Escuela Buda, dado que las autoridades estatales habían difundido propaganda de odio a lo largo de sus medios de comunicación para poner a la opinión pública en contra de esta fe.

Como resultado de sus esfuerzos fue arrestado, enviado a un campo de trabajo forzado y encarcelado varias veces en la última década.

Según Minghui.org, un sitio web que registra la persecución a Falun Dafa en China, Qin sufrió todo tipo de torturas mientras estuvo encarcelado. Fue golpeado con bastones eléctricos de alto voltaje hasta que apenas podía respirar. Y en un punto hasta fue forzado a pasar 30 días sin dormir, con la policía gritándole fuertemente cada vez que dormitaba.

Como consecuencia de la persecución, Qin perdió su trabajo y comenzó a ganarse la vida como instructor privado de dibujo. Incluso a pesar de que no tenía mucho, Qin cobraba poco por sus clases para que las personas pudieran pagarlas.

En mayo de 2016, luego de darle a un transeúnte una copia de “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista Chino (PCCh)“, un galardonado editorial de La Gran Época que expone los crímenes del CCh, Qin, que ahora tiene alrededor de 55 años de edad, fue nuevamente arrestado y sentenciado a 2 años y medio de prisión.

Actualmente está detenido en la prisión Qianjin en la ciudad de Tianjin. Su madre de 84 años de edad está preocupada por su bienestar.

Según los reportes de Minghui, cuando recientemente algunos abogados intentaron visitar a Qin para presentar una apelación a su condena, la prisión le denegó a Qin sus derechos de visita.

El 2 de noviembre, la familia de Qin visitó la prisión con dos abogados que había contratado. El personal de la prisión que los recibió les dijo que Qin se rehusaba a renunciar a su fe y comenzó a realizar llamadas telefónicas, haciendo esperar a la familia y a los abogados.

Finalmente llegó un oficial de policía. De forma amenazadora, preguntó a la familia y a los abogados cuál era su opinión sobre Falun Dafa, luego les dijo que dado que Qin no había solicitado apelación, la familia no podría verlo.

No obstante, la familia de Qin dijo que cuando lo visitaron en octubre, Qin expresamente preguntó sobre como apelar su condena. La familia le había dicho que ya habían contratado abogados y le pidieron que memorizara los nombres de los abogados. En ese momento, Qin les dijo que estaba intentando escribir una carta de apelación, pero que se había encontrado con la desaprobación del personal de la prisión.

Luego los abogados presentaron una queja en el departamento judicial, dado que según las propias leyes del PCCh, los abogados tienen permitido visitar a los prisioneros que representan.

En la primera mitad de 2017, abogados en China han ayudado a 186 practicantes de Falun Dafa a ser declarados inocentes en juicio. La mayoría de los practicantes son arrestados bajo dudosas acusaciones.

Ye Feng contribuyó a este reportaje. 


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO