China, Derechos Humanos, Historias inspiradoras, Momentos

Arrestado por su fe, muere en prisión china después de un año de estar encarcelado

Arrestado por su fe, muere en prisión china después de un año de estar encarcelado
Los practicantes de Falun Gong realizan una vigilia con velas frente al consulado chino en Los Ángeles el 15 de octubre de 2105, en memoria de qioenes han muerto durante la persecución de 16 años en China. Exigen que Jiang Zemin comparezca ante la justicia. (Benjamin Chasteen / La Gran Época)
Compartir

Un hombre en la provincia de Anhui, China, murió en circunstancias misteriosas después de un año de haber sido encarcelado por sus creencias espirituales.

Ye Guangping practicaba Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, una antigua práctica de mejoramiento personal que incluye meditación y llevar una vida de acuerdo con los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia. Los beneficios de la práctica para la salud física y mental llevaron a su amplia popularidad entre 70 millones de adherentes en China, según una encuesta estatal de 1999. Los practicantes dicen que la cifra alcanzaba más de 100 millones.

Pero la popularidad de Falun Gong era percibida como una amenaza a la ideología autoritaria del Partido Comunista Chino y el régimen chino lanzó en 1999 una persecución en todo el país contra los practicantes de Falun Gong. El Centro de Información de Falun Dafa -la oficina de prensa oficial de Falun Gong- estima que millones de practicantes de Falun Gong han sido arrestados y detenidos en China desde que comenzó la persecución, a menudo soportando torturas y abusos mientras están encarcelados.

El practicante Ye Guangping fue arrestado el 7 de septiembre de 2015 a las 7 de la mañana. La policía local y los agentes de seguridad pública entraron a su casa y lo detuvieron por la fuerza, como también a su esposa y a su hija, en el centro de detención de la ciudad de Lu’an.

Meses después, Ye fue sentenciado a cuatro años de prisión por su continua fe en la práctica de Falun Gong. En octubre de 2016 fue llevado a la prisión número tres de la ciudad de Suzhou en la provincia de Anhui.

Desde hace mucho tiempo se sabe que en esta prisión se tortura y abusa de los practicantes de Falun Gong, incluso hasta su muerte, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que rastrea la persecución en China.

Muchos de los encarcelados allí denuncian el maltrato de los guardias de la prisión. A los presos se les da solo un bollo cocido al vapor por comida, pero se les obliga a hacer ejercicios militares todos los días. Los practicantes que intentan hacer los ejercicios de Falun Gong son esposados ​​y golpeados, incluso con bastones eléctricos.

También son sometidos todos los días a sesiones de lavado de cerebro, así como a mirar videos y leer libros con propaganda que ataca a la práctica de Falun Gong. Esta forma de tortura está dirigida a obligarlos a renunciar a su fe. Si los practicantes se niegan, a menudo son golpeados con bastones eléctricos durante largos períodos de tiempo.

La familia de Ye recibió una llamada de la prisión el 8 de octubre, diciendo que se había desmayado debido a un aumento de la presión arterial mientras hacía trabajo manual.

Más tarde, el hospital le dijo a la familia que Ye había sufrido una hemorragia cerebral y entró en coma.

Al mediodía del 13 de octubre, el hospital informó a la familia que su corazón dejó de latir y lo declaró muerto.

Las autoridades de la prisión no permitieron que la familia guardara o incluso viera los registros del hospital. Tampoco permitieron que la familia tomara fotos de su cuerpo.

Los miembros de la familia informaron a Minghui.org que toda la parte posterior de su cuerpo tenía una decoloración púrpura. Les preocupa que Ye haya sido torturado hasta la muerte.

Ye estaba sano antes del encarcelamiento y no tenía problemas de presión sanguínea. La prisión pidió que el cuerpo de Ye fuera incinerado inmediatamente, una táctica comúnmente utilizada para destruir evidencia física de torturas o abusos en el cuerpo del prisionero muerto.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO