China, Derechos Humanos

La persecución a la disciplina espiritual Falun Dafa continúa en China

La persecución a la disciplina espiritual Falun Dafa continúa en China
Cientos de practicantes de Falun Dafa marchan en Washington D.C. para pedir el fin de la persecución a Falun Dafa en China. (Benjamin Chasteen/La Gran Época)
Compartir

Yang Guanren, presidente regional de una gran corporación con sede en Beijing estaba en un viaje de negocios. El 15 de marzo de 2017, mientras iba en taxi desde la ciudad de Guangzhou hasta la ciudad de Shenzhen, Yang habló con el conductor acerca de la actual persecución a la práctica espiritual Falun Dafa en China.

Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, es una disciplina espiritual de la Escuela Buda que incluye meditación y se basa en vivir de acuerdo con los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Los beneficios que brinda a la salud física y mental llevaron a su extensa popularidad, tanta que, según un sondeo estatal, en 1999 había 70 millones de adherentes en China. Los practicantes dicen que sus números alcanzaron más de 100 millones.

El régimen chino percibió la presencia de Falun Dafa como una amenaza para su gobierno autoritario y comenzó una campaña para erradicar la práctica en julio de 1999. El Centro de Información de Falun Dafa estima que millones de practicantes de Falun Dafa han sido arrestados y detenidos desde que comenzó la persecución, y que a menudo soportaron torturas y abusos mientras estuvieron encarcelados. El régimen también lanzó campañas masivas de propaganda en un esfuerzo de poner a la opinión pública en contra de los practicantes de Falun Dafa.

Yang es la víctima más reciente de la persecución.

Luego de escuchar hablar a Yang, el conductor se dirigió hacia la Estación de Policía de Yuehai y lo acusó ante la policía de ser practicante de Falun Dafa. Las autoridades arrestaron a Yang.

Yang Guanren. (Cortesía de Minghui.org)

La familia de Yang fue notificada por la policía de que sería liberado 30 días después con el pago de una fianza. Pero cuando llegó el 30° día, la familia de Yang fue al Centro de Detención del Distrito de Nanshan, donde Yang se encontraba detenido, y el centro se rehusó a liberarlo o a permitirle recibir una visita de su familia.

Cuando la familia pidió una explicación en la estación de policía, los oficiales se rehusaron a recibirlos. Un oficial incluso los amenazó con que serían arrestados si iban otra vez a la estación.

La familia contrató un abogado, pero ha sido incapaz de lograr que Yang sea liberado incluso a pesar de haber peticionado a la oficina de la Procuración (la agencia nacional titular de la acusación pública), según informó Minghui.org, una plataforma online de información de primera mano sobre la persecución a Falun Dafa en China.

La familia de Yang también dijo a Minghui que las fuerzas de seguridad nacional fueron a la ciudad natal de Yang y saquearon el hogar de sus padres, ambos ancianos de más de 80 años de edad. La madre de Yang estaba tan angustiada que estuvo postrada en cama por varios días, dijo la familia.

La persecución aun continúa afectando a miles de practicantes a lo largo de China. Entre enero y junio de 2017, al menos 3.659 practicantes de Falun Dafa fueron llevados y detenidos por las autoridades, mientras que 7.209 han sido víctimas del acoso de las autoridades, según las últimas estimaciones de Minghui. Debido al estricto control de la información en China, estos cálculos pueden ser mucho menores que los números reales.

Las detenciones y el acoso ocurrieron a lo largo del país, con reportes de más de 30 provincias, regiones autónomas y municipalidades de gobierno centralizado.

Las detenciones se concentraron en cuatro provincias: Shandong, Liaoning, Hebei y Jilin tienen el número más alto de practicantes detenidos.

Mientras que la mayor cantidad de casos de practicantes que sufrieron acoso por las autoridades ocurrieron en las provincias de Shandong, Liaoning y Sichuan. Además, al menos 1.174 hogares de practicantes fueron saqueados. El monto total de dinero y bienes llevados por las autoridades alcanza más de 1.9 millones de yuanes (alrededor de 288.000 dólares).

El Ministerio de Seguridad Pública, la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, la ilegal Oficina 610 (creada en 1999 como un cuerpo de tipo Gestapo específicamente para apuntar a los practicantes de Falun Dafa) continúan siendo las autoridades principales encargadas de llevar a cabo la persecución.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO