China, Régimen chino

Ex jefe de seguridad comunista purgado de su puesto en seguridad laboral

Ex jefe de seguridad comunista purgado de su puesto en seguridad laboral
Yang Huanning, ex director de la Administración Estatal de Seguridad Laboral, en una reunión política el 6 de abril de 2014. Yang fue removido de su puesto el 22 de agosto de 2017 luego de trabajar en la seguridad pública por 32 años. (cpd.com)
Compartir

Liu Jingming, un oficial de la procuraduría del Hospital de Medicina Tradicional de Qiqihar, era querido por sus colegas y considerado un “trabajador modelo” por sus superiores: era incorruptible y lleno de ánimo, y en una ocasión usó su propia paga para arreglar las canillas del hospital.

En febrero de 2007, Liu fue arrestado por su creencia y fue torturado hasta morir. Tenía 39 años y murió sólo 46 días después de ser detenido. Su familia le notó moretones y cortes en su hinchada cara, y un agujero de 5 cm en el muslo derecho, por encima de la rodilla rota. Liu era practicante de Falun Gong, una práctica de meditación tradicional china que fue blanco de persecución en 1999.

Ahora, uno de los funcionarios responsables de la muerte de Liu ha sido purgado del sistema en el que prosperó por mucho tiempo.

Yang Huanning, el jefe del comité de seguridad del Partido Comunista Chino en la provincia de Heilongjiang de 2005 a 2008, fue removido de su oficina el 22 de agosto y puesto bajo investigación por corrupción y “violaciones a la disciplina del partido”. Al momento de ser purgado, ocupaba en Beijing el cargo de director de la Administración Estatal de Seguridad Laboral.

Yang, de 60 años, pasó 32 años en el temido sistema de seguridad pública del partido comunista, y fue uno de los oficiales que se atrevió a acumular capital político castigando a Falun Gong bajo las órdenes del ex líder del partido Jiang Zemin en 1999.

Heilongjiang, una provincia industrial en el noreste de China, fue el epicentro de la campaña anti Falun Gong del partido.

Falun Gong es una disciplina espiritual que se adhiere a las enseñanzas de verdad, compasión y tolerancia e incluye cinco ejercicios de movimientos suaves. Liu comenzó a practicar en 1995, y se volvió uno de los 70 a 100 millones de chinos en adoptar la práctica en los 90, según estimaciones tanto de fuentes oficiales como de Falun Gong.

La campaña anti Falun Gong que explotó en julio de 1999 fue una oportunidad para que muchos funcionarios se beneficiaran de los presupuestos que se le asignaban a la campaña, y para ganar promociones a costa de la violenta persecución.

Yang trabajó en cercanía con el entonces jefe de seguridad Zhou Yongkang, quien jugó un rol principal en implementar las órdenes de persecución de Jiang. Zhou fue purgado en 2014.

Yang trabajó bajo Zhou como vice director en el Ministerio de Seguridad Pública, el aparato de seguridad del régimen que Zhou encabezaba, desde 2001 hasta 2005. En abril de 2008, Yang fue transferido a Beijing como el segundo en comando del ministerio, controlando la seguridad durante las olimpiadas. Se dice que Yang observaba las operaciones diarias tan de cerca que incluso revisaba el menú de cada comedor. Así lo describe Gao Guangjun, un abogado y ex compañero de universidad de Yang, de Nueva York, a Mingjing, un medio extranjero de idioma chino.

Según Minghui, un medio que recolecta hechos de primera mano sobre la persecución, Yang pidió a los funcionarios del partido “estar en guardia estricta, reprimir sin piedad” durante una teleconferencia nacional sobre trabajo legal y político en 2009. También señaló a la persecución a Falun Gong como una de las seis tareas clave. En aquel entonces, Yang era jefe de la Oficina del Estado para Mantener la Estabilidad Social, uno de los órganos de seguridad acusados de llevar a cabo la persecución.

Liu Jingming, el oficial de la procuraduría del hospital no fue el único practicante de Falun Gong en ser asesinado bajo el mandato de Yang Huanning en el norte de China. Minghui también documentó el caso de Xu Hongmei, de 37 años, y Shen Zili, de 49, dos amigos de la ciudad de Qiqihar. Ellos fueron arrestados el 13 de enero de 2007, y ambos murieron de golpizas brutales un mes después.

Según Minghui, los familiares, a los que les permitieron verlo inconsciente justo antes de morir, dijeron que estaba demacrado e hinchado. La policía le exigió a las familias pagar 20.000 yuanes antes de dejarlo ir. La familia se rehusó a pagar el exorbitante monto, equivalente al ingreso de todo un año. La policía también les dijo que preferían ver a los practicantes morir allí a dejarlos libres.

Minghui reporta 4.126 practicantes confirmados, que han muerto de torturas o golpizas bajo custodia en los últimos 18 años. En Heilongjiang, la documentación de Minghui ha confirmado al menos 537 practicantes muertos por tortura, trabajo forzado o detención. Las cifras reales son probablemente mucho mayores. No queda claro cuántas de estas muertes son responsabilidad directa de Yang.

Yang fue transferido a jefe de la Administración Estatal de Seguridad Laboral en octubre de 2015, cuatro meses luego de que Zhou fuera purgado por corrupción en 2015.

La prensa de China continental especuló sobre la caída de Yang desde julio, cuando su biografía oficial se esfumó repentinamente del sitio web de la Administración de Seguridad Laboral, luego que Yang no apareciera por tres meses en la escena pública. En unos días, fue puesto bajo investigación, fue bajado a cargos sin liderazgo, y se le quitó el título de delegado en el 18 Congreso Nacional del partido. Su investigación fue anunciada formalmente poco después.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO