China, Economía china

Leland Miller habla sobre los problemas urgentes de China

El presidente de China Beige Book habla sobre la moneda, la sobrecapacidad, las relaciones con Estados Unidos y Una Franja una Ruta

Leland Miller habla sobre los problemas urgentes de China
Leland Miller. (Captura de video)
Compartir

La economía china es extraña en muchos sentidos. No sólo es un híbrido entre el capital privado y el control estatal, pero muy pocas personas invierten directamente en la China continental y sin embargo, todo el mundo está interesado en cómo se va a desarrollar la segunda economía más grande del mundo.

Esto se debe a que la demanda china determina los precios de los productos mundiales y las operaciones de las empresas multinacionales en China afectan los ingresos. Cuando el yuan cae, los mercados de todo el mundo se ponen nerviosos.

Los observadores de China aceptan el hecho de que los informes oficiales chinos son gravemente defectuosos y a menudo simplemente fabricados, pero todavía los utilizan para analizar la economía y los mercados chinos porque no hay muchas alternativas.

Una alternativa, sin embargo, es China Beige Book International (CBB), un servicio de investigación que entrevista a miles de empresas y cientos de banqueros en China cada trimestre. Recopilan datos y realizan entrevistas en profundidad con ejecutivos chinos.

Leland Miller, presidente de China Beige Book International.

Leland Miller, fundador de CBB, habló con La Gran Época sobre qué inversores y compañías están interesados en China, los últimos acontecimientos en la moneda, las relaciones entre Estados Unidos y China, los problemas de la sobrecapacidad y la iniciativa Una Franja una Ruta.

La Gran Época: ¿Quiénes son los inversores y las empresas interesadas en China y sus servicios?

Leland Miller: Hay gente que juega a la ruleta compartida o personas que tienen una empresa específica en mente. Vemos mucho de esto en el espacio de venta al por menor y quieren obtener más información de nosotros. Invierten en algo donde piensan que existe este mercado inexplorado ya sea en China o cuando China va al extranjero.

Te encuentras con firmas grandes que podría no importarles el día a día en China, pero quieren asegurarse de que entienden la dinámica de la demanda de China, del crédito de China, de la moneda china, para que no queden atrapados.

Los commodities están en una demanda increíblemente alta. Pasamos mucho tiempo tratando con empresas de commodities ahora porque tenemos todos estos datos que normalmente no están disponibles. Cosas como la capacidad neta, y un montón de empresas han dicho, “Bueno, no tenemos manera de comprobar los números del gobierno …. Si dicen que están reduciendo la capacidad, tenemos que creerles. “Bueno, no les creemos, lo hacemos nosotros mismos y lo que encontramos es que lo contrario está sucediendo con los commodities, en el trascurso del tiempo.

Así que tienen todos estos diferentes tipos de empresas, pero creo que hay un factor de unificación: ya sea que estén haciendo negocios pequeños o grandes en China, o algún otra cosa económica. Si no entienden bien a China, van a tener repercusiones en su cartera financiera.

Así que incluso las personas ahora que no tienen absolutamente nada que ver con China son clientes nuestros porque como ellos se mantienen al tanto de lo que está pasando, lo necesitan entender para no ser golpeados o sorprendidos cuando no lo esperaban.

Una parte cada vez mayor de nuestros clientes son personas que quieren entender a China a un nivel de 30.000 pies. Nuestros primeros clientes son personas que quieren entender a 30 pies de altura. Y tenemos todo en el medio, pero también las corporaciones. Las corporaciones tienen una mentalidad muy diferente: necesitan saber cosas diferentes, por ejemplo, un fondo de cobertura o un administrador de activos, simplemente tratando de encontrar un buen comercio.

La Gran Época: ¿Cómo ve el desarrollo de la moneda china?

El señor Miller: Ellos tomaron una estrategia muy arriesgada sobre la moneda que se remonta a la última caída y funcionó. Pero no tenía por qué funcionar y podría no haber funcionado y creo que vale la pena mirar hacia atrás en esta cronología porque éste podría haber sido un año muy diferente si algo de esto no funcionara. En septiembre de 2016, los chinos comenzaron a entender que había una posibilidad muy real de que la Reserva Federal (Fed) iba a subir en diciembre, y tenían que preparar la moneda y prepararse para una subida de las tasas.

Empezaron haciendo eso y debilitaron la moneda. Y luego, cuando el Presidente Trump fue elegido, dijeron: “Está bien, bueno, tenemos que hacer esto aún más. Tenemos que debilitarla hasta que sea elegido para que podamos regresar y decir que vamos a fortalecerla una vez que sea elegido”. Ahora es una estrategia muy cínica que ha funcionado por casualidad, pero lo interesante es que hubo una enorme cantidad de comentarios a finales de 2016 y a principios de 2017, acerca de cómo y lo vemos todo el tiempo, ahora que China está vinculada a una canasta, no está vinculada al dólar y que los chinos han hecho esta movida.

Eso no es correcto. No habían cambiado, no hubo esto de ida y vuelta. El yuan está esencialmente vinculado al dólar. Los siete yuanes por dólar es extremadamente importante por muchas razones, lo más importante la política alrededor de esto, la política con el congreso, la política con Trump, la política con el liderazgo chino.

Y la idea de ellos cada vez más cerca del 7 era un verdadero problema mayor. Ellos entendían que se trataba de un número políticamente cargado y se acercaron mucho a él y lo sincronizaron bien y lo retrocedieron y se había estado fortaleciendo desde entonces, lo que ha sido apoyado por el hecho de que el dólar ha estado en una tendencia de debilitamiento.

Pero lo interesante aquí es que se dieron cuenta: “Vamos a darle a Trump pocas bases por decir que manipulamos las divisas. Pero hasta ese momento, vamos a seguir debilitándola, y vamos a esperar que nada malo suceda”.

Sorprendentemente, subió a 6,9, se estaba acercando a un punto peligroso donde creo que los mercados se habrían comenzado a preocupar y retrocedieron en el momento adecuado. Así que han tenido el mejor escenario de 2017, no han tenido estas interrupciones, no han tenido un dólar súper fuerte que mucha gente pensaba iba a suceder hace seis meses.

Así que el yuan no es la principal preocupación de la gente en este momento, pero es sólo cuestión de tiempo antes de que tengan que lidiar con estas dinámicas de nuevo, a menos que el dólar esté en una tendencia de debilitamiento a largo plazo.

La Gran Época: ¿Cómo ve las relaciones entre Estados Unidos y China en el futuro?

El señor Miller: La administración entiende que China es una palabra radioactiva si la usas políticamente, así que vamos a luchar contra China, vamos a salvar a los trabajadores estadounidenses de la tiranía de los artículos chinos. Ese fue el lema por un tiempo. Y luego, por supuesto, el Presidente Xi y el Presidente Trump se reunieron en Mar-a-Lago y tuvieron una charla hermosa y todo dio un cambio.

El presidente Trump estaba convencido de dar a los chinos algún tiempo para solucionar el problema comercial y arreglar el problema con Corea del Norte y un montón de otras cosas. Muchos observadores inteligentes de China han estado diciendo recientemente que el presidente está enojado de que los chinos no hayan hecho lo que él quería que hiciera en el aspecto comercial con Corea del Norte y en cambio, estamos a punto de ver las repercusiones.

De hecho, creo que lo que estás viendo ahora es una insatisfacción gradual con esto. Pero el tema verdadero aquí será el Mar de China Meridional. La posición de Estados Unidos en el Mar Meridional de China ha sido invisible en su mayor parte. Quiero decir, hablan de algunas operaciones de espionaje, pero han sido casi invisibles durante los últimos seis, siete meses.

Y cuando el presidente, la Casa Blanca, la administración hagan este cambio y decidan: “Está bien, China no nos va a ayudar, ahora necesitamos un palo y necesitamos un gran palo”, vamos a empezar a ver avances en el Mar de China Meridional. El hecho de que haya habido algo de retroceso en el comercio, el hecho de que estemos hablando un poco sobre el acero, es totalmente malinterpretado.

Las medidas sobre el acero de las que se han hablado no son anti-China, aunque serán promocionadas como tal. Así que creo que tenemos que dejar de adelantarnos sobre la idea de que el presidente se ha vuelto hostil con China. Esto no ha sucedido. ¿Creemos que sucederá? Sí. Creo que es una cosa para el 2018. Pero no creo que haya habido un cambio importante en la política.

Herreros chinos en un horno de acero en Nuanquan, China, el 23 de febrero de 2015. Un sector de la propiedad en auge y el estímulo monetario proporcionó apoyo a las empresas de acero golpeadas en 2017. (FOTO de GETTY IMAGES)

La Gran Época: ¿Están los chinos realmente abordando el problema de la sobrecapacidad?

El señor Miller: Hay dos temas aquí. El primero es lo que nuestros informes están diciendo y el segundo creo es el error que muchos inversionistas hacen al ver a los commodities como monolíticos en China.

La gente suele pensar que van a reducir la capacidad o no van a reducir la capacidad en absoluto. Así que lo que hemos estado viendo no es capacidad de reducción. Cuando los precios han subido, muchos inversionistas dijeron: “Mira, el gobierno chino está cumpliendo sus promesas de reducir la capacidad. Mira los precios están subiendo, las importaciones están subiendo”. Anecdóticamente, eso sugiere que están reduciendo la capacidad.

Ahora, están reduciendo la capacidad bruta, pero la capacidad total agregada ha aumentado y ha subido en casi todos los subsectores cada trimestre. Están añadiendo capacidad, y esto es muy intuitivo si lo piensas. Hay todas estas industrias que solían reírse de los informes económicos que solíamos obtener de estas empresas trimestre tras trimestre sobre inventarios más altos, peores ingresos, nada de ganancias, más capacidad.

Ahora de repente están recibiendo este buen escenario económico y no están próximos a reducir. Tiene sentido que no estén reduciendo, pero la historia en esto es que el gobierno chino está trabajando duro en la reducción de capacidad y es totalmente una narrativa equivocada. Ahora, seguimos esto muy de cerca a través del carbón, aluminio, acero y el cobre, y hay una dinámica muy clara allí y ha sido claro para el año pasado y un poco más atrás. No están reduciendo la capacidad neta.

Ahora la otra cuestión aquí es las diferencias entre los subsectores. Cuando se mira el carbón y cuando se mira el acero, hay una preocupación a largo plazo diferente sobre los dos. Con todos estos commodities chinos, hay potenciales problemas de sobrecapacidad, pero el carbón mata a la gente y el carbón hace que los pulmones de las personas se vuelvan negros.

China Beige Book International (CBB) es una firma de investigación independiente que recopila datos de miles de empresas chinas cada trimestre, incluyendo profundas entrevistas con ejecutivos locales. Aunque la CBB no da números de crecimiento definitivos, registra cuántas compañías incrementaron sus ingresos, cuántos trabajadores despidieron y muchos más datos importantes.

Y por lo tanto la idea de que los chinos pueden seguir produciendo sin parar carbón de la misma manera que pueden producir acero, con las mismas repercusiones, no es verdad. Así que con el tiempo creo que veremos un retroceso en el lado del carbón. Es una pregunta abierta si lo vemos en el acero y en el aluminio; mucho de esto podría ser afectado por las acciones comerciales que vengan de Estados Unidos, pero en este momento el punto principal es que los inversores están adivinando.

Están adivinando basados en los precios y lo están entendiendo de una manera equivocada. No entienden el grado en que estos subsectores están reduciendo. De hecho, ellos aumentan la capacidad, están trayendo más capacidad en la Internet. Toman lo viejo y lo sacan fuera de línea o las que no se están utilizando, pero activarán otras o construirán otras o actualizarán otras. Así que la dinámica general es que más capacidad se está poniendo en la Internet, pero luego hacen un gran espectáculo de lo que sacan fuera de línea o de lo que explotan.

Solían poner TNT en gigantescas plantas de hierro y explotarlas para mostrar que el gobierno estaba haciendo algo. Este es el equivalente para el 2017. Pero, no están reduciendo ahora mismo. Están intentando aprovecharse de un buen mercado para sus productos y así esto va a sorprender a la gente. Ya ha sorprendido a la gente; es por eso que ves estos enormes movimientos del 5 por ciento, del 8 por ciento en un día en estos mercados de commodities. Pero va a sorprender a la gente más adelante cuando entiendan la totalidad de lo que ha sucedido durante el año pasado.

La Gran Época: ¿Cuáles son sus pensamientos sobre la iniciativa Una Franja una Ruta (OBOR)?

El señor Miller: ¿Cuál es el verdadero objetivo para esto? El objetivo es ejercer influencia china en el exterior, es reciclar excedentes en bienes y servicios en el extranjero en cierta medida debido al exceso de oferta. Logrará ciertas cosas, pero ¿es un proyecto que vale la pena? ¿Va a hacer lo que todo el mundo piensa que va a hacer? No, claro que no.

Pero hay cosas que se están haciendo. Es un proyecto de gran alcance, que atraerá los titulares durante muchos años, pero al final del día ¿es esto algo que cambie las reglas del juego para China? No. ¿Han encontrado los chinos alguna vez en cualquier contexto una capacidad sostenible para obtener beneficios, para obtener un rendimiento real de su inversión? No. Y se están metiendo en una situación en la que irritan a muchos de estos estados que piensan que van a poder usar su propio trabajo, pero los chinos están usando firmas chinas que lo están haciendo bastante bien hasta ahora y los tienen a ellos para que hagan el trabajo.

Hay problemas políticos que plantean. También tienen una situación diferente ahora que lo que hicieron hace tres años cuando se hablaba de las reservas de divisas en las cuentas de capital. Así que la idea de que tenían demasiado y tuvieron que averiguar formas de bajar los precios de capital chino en otros lugares, ese problema se ha invertido. Ahora no estamos en ningún tipo de punto problemático en torno a 3 mil millones, la gente tiene preocupaciones opuestas. Creo que si no se tratara de una iniciativa del Presidente Xi, esto habría sido desescalado mucho más dramáticamente.

Ellos van a tener que desarrollarlo, todavía juega un papel, todavía vale la pena mirar, pero la idea de que esto sea algo que cambie las reglas de juego similar al Banco de Inversión y de Infraestructura de Asia que fue un trastorno político hace un año, hace dos años, o en cualquier momento que haya pasado, esto no es algo revolucionario. Estas son ineficiencias chinas que operan en el extranjero.

Entrevista editada por brevedad y claridad

Twitter: @vxschmid


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO