China, Régimen chino

Reunión de emergencia en Beijing indica que la campaña política de Xi se intensifica

Reunión de emergencia en Beijing indica que la campaña política de Xi se intensifica
Funcionarios del partido se encontraron en Beijing para una reunión de emergencia los días 26 y 27 de julio. (CCTV)
Compartir

Días antes de que los principales dirigentes del régimen chino se dirigieran a Beidaihe para disfrutar del centro turístico y discutir temas políticos, cientos de funcionarios de todo el país fueron convocados a Beijing para una reunión de emergencia en un hotel especial en donde se llevan a cabo este tipo de conferencias políticas.

Del 26 al 27 de julio, alrededor de 300 funcionarios de nivel provincial, generales militares y ancianos del Partido se reunieron en el hotel de alta seguridad Jingxi para escuchar las ideas del discurso de Xi Jinping.

“Xiakedao”, una cuenta oficial de WeChat de la versión en el extranjero del Diario del Pueblo, declaró “la reunión de alto nivel más importante antes del 19 Congreso”. El título del artículo dice: “Grandes cosas finalmente han llegado a pasar”.

Xi Jinping habla en el discurso durante la conferencia de dos días el 26 o 27 de julio. (Vía Sina)

En su discurso, Xi resumió diversos logros en los últimos cinco años, y señaló los principales riesgos que tienen en los sectores económico, político y social. “Muchos de los retos sin resolver han sido resueltos y muchos legados importantes pero aún inacabados han sido establecidos”, dijo, según el artículo.

Ha sido costumbre que altos funcionarios se reúnan y establezcan el tono para el próximo congreso del partido, que establecerá la estructura de liderazgo para los próximos cinco años. Pero la reunión de este año parecía curiosamente secreta. Fotos de la Televisión Central de China, la cadena de televisión estatal, revela a un grupo de funcionarios solemnes sentados de manera erguida, detrás de una mesa impecable, sin cuadernos, plumas o vasos de agua, un marcado contraste a la típica escena de personas inclinadas tomando notas.

Según Ming Chu-cheng, jefe del departamento de ciencia política de la Universidad Nacional de Taiwán, la última vez que se celebró una reunión secreta del Partido en circunstancias similares se produjo poco después de que Lin Biao, el principal comandante militar de China y el designado sucesor de Mao Zedong, muriera en un accidente de avión cuando huía a la Unión Soviética.

Hu Ping, editor jefe de la revista en el extranjero Beijing Spring, cree que Xi convocó a la conferencia para consolidar aún más su poder. Señala que el momento de la conferencia estuvo cerca de la purga del prominente funcionario de Chongqing, Sun Zhengcai, el 24 de julio.

Xi, dijo Hu, podría haber querido dar alguna explicación por la reciente remodelación política además de reunir al Partido alrededor suyo.

Sun Zhengcai fue el miembro más joven del Politburó y dirigió la ciudad de Chongqing en el suroeste de China. Al igual que Lin Biao, Sun fue promovido como el candidato más prometedor para suceder a Xi como el próximo líder del Partido Comunista, antes de que fuera repentinamente removido de su puesto el 15 de julio. En poco más de una semana, fue investigado por corrupción.

Los expertos chinos han visto la destitución de Sun como un movimiento de Xi para asegurar su poder, como lo demuestran la cantidad de funcionarios que inmediatamente demostraron su lealtad al partido después de la caída de Sun.

“Todo el mundo tiene que dar a conocer su posición”, dijo Hu.

El día después de la reunión, Hu Chunhua, el secretario provincial del partido en la provincia sureña de Guangdong y otro posible sucesor, también expresaron su apoyo al liderazgo de Xi. Declaraciones similares fueron vistas después de que dos importantes aliados del ex jefe del partido, Jiang Zemin, -Bo Xilai y Zhou Yongkang, fueran derribados en la campaña anti-corrupción hecha por la administración de Xi.

Bo, el caído en desgracia jefe del Partido en Chongqing y Zhou, ex jefe de la seguridad nacional del régimen, fueron sentenciados a cadena perpetua por corrupción en 2013 y 2015, respectivamente.

El Diario del Pueblo y Xinhua, dos importantes agencias de noticias controladas por el estado chino, emitieron comentarios cerca de la medianoche después de la purga de Sun Zhengcai, enfatizando “tolerancia cero” a la corrupción o a “miembros especiales del partido”.

“Independientemente de la posición, la experiencia o los logros, nadie está inmune a serias investigaciones y castigos por violar la disciplina del partido y la ley”, dijo el artículo. Nadie debería arriesgarse.

Zang Shan, un veterano periodista radicado en Hong Kong, cree que el momento del encuentro antes de las reuniones de Beidaihe presagia problemas para los ancianos del partido que son rivales y que todavía están en libertad. “No es inconcebible que Xi Jinping tome medidas contra Zeng Qinghong o Jiang Zemin”, dijo Zang a La Gran Época. Algo debe pasar en las próximas dos o tres semanas.

La elección del lugar para la conferencia también fue muy importante. A diferencia de los años anteriores, cuando se celebraron conferencias similares en la Escuela del Partido del Comité Central, Xi optó por mantenerla en el fuertemente custodiado Hotel Jingxi, una sala de conferencias reservada exclusivamente para las principales conferencias políticas.

La Escuela del Partido, por su parte, está dirigida por Liu Yunshan, un aliado de Jiang Zemin y junto a Xi Jinping, miembro del Comité Permanente del Politburó conformado por siete personas.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO