China, Régimen chino

Por primera vez, China compensa a la familia de una víctima de persecución

Por primera vez, China compensa a la familia de una víctima de persecución
Xu Chensheng antes y despues de que fuera perseguida por el régimen chino por practicar la disciplina espiritual Falun Gong. (Minghui.org)
Compartir

En una decisión sin precedentes, un tribunal chino ordenó que se pagara una indemnización significativa a la familia de una mujer que fue perseguida hasta la muerte mientras era retenida como prisionera de conciencia.

Xu Chensheng fue asesinada tras un interrogatorio de 12 horas en una comisaría de la ciudad de Chenzhou, provincia de Hunan, el 16 de mayo de 2012. Fue arrestada por distribuir materiales sobre Falun Gong, una disciplina de meditación que practicaba.

Falun Gong es una práctica espiritual con enseñanzas basadas en los principios de verdad, compasión y tolerancia. El régimen comunista chino ha perseguido a los practicantes de Falun Gong desde 1999, cuando la práctica tenía un promedio de 100 millones de practicantes, según fuentes del gobierno y de Falun Gong.

El caso de Xu es el primero desde 1999 en que un tribunal chino ha entregado una orden de compensación a la familia de una víctima. Recibieron 319.000 yuanes (47.500 dólares) a finales de 2016.

La noticia de la compensación fue reportada por primera vez el 31 de julio por Minghui.org, un sitio web que monitorea la persecución en China.


El hijo de Xu, Yang Xujun, había hecho la petición a los tribunales y a la policía desde el asesinato de Xu en 2012. La comisaría de policía del distrito de Beihu se negó a admitir que había cometido un delito, por lo que Yang apeló ante un tribunal de distrito. El 19 de diciembre de 2016, el tribunal emitió la decisión de indemnizar a la familia.

“Desde que comenzó la persecución de Falun Gong, el régimen comunista chino ha estado socavando el sistema legal. Muchos practicantes de Falun Gong han sido perseguidos hasta la muerte o han quedado discapacitados debido a la persecución. Pero no tenían un lugar dónde apelar”, dijo Heng He, un analista sobre China con NTD Televisión.

“El informe indicó claramente que la familia de la víctima ha solicitado a través de un procedimiento jurídico, mediado por el tribunal, y compensado por el estado. Por lo que sé, este es el primer caso”, agregó.

El ex líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin, lanzó en China la persecución a nivel nacional de Falun Gong en 1999. Ordenó que las autoridades pueden “considerarlo como suicidio si un practicante es golpeado hasta morir”.

Heng cree que la compensación por parte del estado en el caso de Xu es una señal de que la persecución de Falun Gong se está volviendo difícil de sostener en China.

“La persecución de Falun Gong está dirigida por la Oficina 610, ejecutada por la policía, la fiscalía y el sistema judicial. Esto significa que el mecanismo de persecución a largo plazo y la política de persecución están empezando a fallar”, dijo Heng.

“Los jueces e incluso los funcionarios locales del Partido Comunista que están involucrados en este caso tampoco quieren ser considerados responsables de la persecución. Es indudablemente una advertencia para los funcionarios del PCCh que siguen persiguiendo a los practicantes de Falun Gong”.

Al menos 4.114 practicantes de Falun Gong han sido perseguidos hasta la muerte, según los casos documentados por Minghui. Debido al control riguroso del régimen sobre la información, la verdadera magnitud de los asesinatos supera con creces las cifras documentadas.

Los abogados recomiendan que más víctimas y familias busquen justicia legal. La abogada Teresa Chu dice que las familias deben exigir compensación de todos los niveles del gobierno.

“En términos de los niveles de compensación, en primer lugar, Jiang Zemin utilizó el aparato nacional para iniciar la persecución. Las víctimas deben demandar a Jiang Zemin y exigir una indemnización estatal”, dijo Chu.

“En segundo lugar, los autores que ejercen directamente la violencia, deben ser responsables de una manera penal y civil. En tercer lugar, como en este caso, debido a los actos ilegales del departamento de policía, las víctimas deben exigir una indemnización estatal”.

La familia de Xu dudó de los hallazgos oficiales de la autopsia y solicitó una autopsia independiente después de enterarse de su muerte, pero la policía, los fiscales y los funcionarios de la corte interfirieron.

La familia entonces comenzó una campaña popular en la ciudad, con la ayuda de otros practicantes de Falun Gong, para cubrir el área con folletos y carteles que exponían las circunstancias detrás del asesinato de Xu.

Los residentes locales leen un aviso exigiendo una autopsia independiente para Xu Chensheng y que los perpetradores sean llevados ante la justicia. (Minghui.org)

Los residentes locales que leyeron los folletos criticaron públicamente a los funcionarios involucrados en el caso. La policía fue enviada para mantener la seguridad en la zona, pero al final se fueron después del incesante interrogatorio de los lugareños.

Los abogados creen que el apoyo popular de la comunidad, además de la persistencia de la familia de la víctima, condujo en última instancia a la decisión del tribunal de otorgar una indemnización. El caso ahora ha establecido un precedente para futuras demandas.

“No es sólo sobre la cuestión de la persecución de Falun Gong que la gente debe venir a apoyar a los practicantes para pedir justicia”, dijo Chu. “Las personas de todas los rincones de China que han sido perseguidas por el PCCh no deben sentirse desesperadas o desistir. Con la ayuda mutua, también deben seguir luchando por sus derechos, ya sea una compensación administrativa o una compensación civil jurídica, o demandar a los perpetradores”.

“Si esta tendencia se puede extender por toda China, el mecanismo de la dictadura no podrá mantenerse”, dijo.

Tina Lin de NTD Nueva York contribuyó a este artículo.

Desde NTD.tv


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO