China, Régimen chino

La primera base militar china es más crítica para el comercio que para la guerra

La base Yibuti le proporciona a China influencia en la región, y podría afectar el comercio, pero aún está muy lejos de desafiar el poder de EE. UU.

La primera base militar china es más crítica para el comercio que para la guerra
Marineros de la marina china en la plataforma de una fragata que lleva misiles en Manila el 13 de abril de 2010. El régimen chino está construyendo una base militar en Djbouti que extenderá su alcance militar. (Ted Aljibe/AFP/Getty Images)
Compartir

La primera base militar china en ultramar, ubicada en un punto crítico para los barcos de carga que quieren cruzar el Canal de Suez, podría cambiar las reglas del juego, pero no tiene tanto impacto militar.

Los expertos dicen que la base china en Yibuti, en el Cuerno de África, devela las estrategias del régimen chino a largo plazo. Un Partido Comunista Chino (PCCh) que alguna vez se comprometió a mantenerse alejado de los asuntos de otros países ahora construye asentamientos militares más allá de su frontera inmediata.

Pero el cambio no tiene tanto peso en cuanto a la capacidad militar de China, pero sí en cuanto a capacidad de intervenir directamente en el transporte de carga global. Este año, el régimen convenció a Panamá, que alberga otro de los grandes pasos, que corte lazos con Taiwán y que apoye sin reserva el reclamo de China sobre la nación isla, a la cual el régimen define como provincia separatista.

Estas acciones forman parte de una serie de tratados con puertos, que le abrieron al régimen la posibilidad de asegurar sus más críticas pistas de transporte de carga.

Sin embargo hasta ahora, ninguno de estos asentamientos han sido para uso directo del ejército.

Establecer la base Yibuti revierte una política militar de larga data, dice Gabe Collins, investigador y cofundador de China Signpost.

“Si te fijas en las políticas básicas a través de la gran mayoría de la historia de la RPC, las bases en ultramar son líneas rojas principales que no estaban dispuestos a cruzar y ahora las han cruzado muy claramente”, dijo Collins, coautor de un informe sobre la base y sus implicaciones, dos años atrás.

Territorios en disputa en el Mar Sur de China. (VOA News)

Este cambio se produce en una escalada de belicosidad por parte del régimen chino, en su expansivo reclamo sobre una gran porción del Mar de China. El régimen también ha hablado mucho y de manera  amenazante en las múltiples disputas de frontera que aún mantiene con India. Estas disputas han llegado a una intensidad no vista en décadas.

Reforma militar

El personal de China está ahora en camino de construir el asentamiento, transportados en barcos de la rápida modernización del ejército del régimen.

El ejército está siendo reformado para desarrollar la capacidad de combate fuera de sus costas.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) apunta entre otras cosas, a “mejorar su capacidad para combatir conflictos regionales de corta duración y de alta intensidad a mayores distancias de la China continental”, se puede leer en el informe de 2017 al congreso sobre los desarrollos del ejército chino, del secretario de defensa.

Aunque el régimen está más interesado en los posibles conflictos en los mares al sur y este de China, la posición de Yibuti en el borde noroeste del Océano Índico ha despertado preocupación en el rival estratégico indio y la sospecha de que el EPL esté ganando otra posición que pueda amenazar sus intereses.

Poco valor militar

Afortunadamente para India, el valor real de la estrategia militar de la base no es mucho, dice Collins. Aunque pueda ser útil para lanzar ataques contra enemigos mucho más débiles en Medio Oriente o el norte de África, que tienen capacidad de ataque menor, es tanto una responsabilidad como un recurso, en un conflicto con alguien con más poder.

“Sospecho que la base se pueda convertir en una esponja altamente explosiva bastante rápido. Es el sueño del disparador porque está construida fuera y lejos del pueblo”, dijo.

Usar Yibuti como base de operaciones para combatir otra potencia mayor sería como arrojar piedras desde una casa hecha de “vidrio muy, muy fino”, dijo Collins. La base no duraría mucho, afirmó.

La base es más útil como proyección de poder en conflictos regionales, una estación de recarga y reabastecimiento más que una base de operaciones. El hecho de que Estados Unidos, Francia y Japón tengan bases allí, refuerza el argumento. A la fecha, China ha usado su centro comercial allí durante años en esfuerzos anti-piratería y para evacuar a 500 chinos de Yemen en 2015.

Estas operaciones le dan a China el pretexto para asentar fuerzas navales en la región. Ahora que el asentamiento de Yibuti se expande para uso militar, el régimen gana una base en un país que es relativamente estable en una región plagada de conflictos. Para una China expansionista, que quiere ganar influencia en África y otros estados con golfos ricos en petróleo, es una ganancia importante.

“Si consigues un barco anfibio con unos helicópteros armados en él y estás lidiando con insurgentes en algunos países de África del Este o incluso Yemen, o un lugar así, te has sentado a la mesa con muchas monedas y puedes jugar toda la noche”, dice Collins.

Incluso si India pudiera guardar cierta confianza en que la base tiene poco valor militar, la capacidad que gana China, de desplegar su armada naval a lo largo de un corredor de comercio marítimo, tiene implicaciones preocupantes.

Paz Cínica

El régimen chino ha estado trabajando en asegurar su presencia en los cuellos de botella más importantes del mundo para el comercio de petróleo: el estrecho de Malaca, el Canal de Suez, el estrecho de Hormuz, el Canal de Panamá, el estrecho Bab el-Mandeb y los estrechos turcos.

El régimen chino está trabajando en ganar influencia en cada punto principal de comercio del petróleo. (La Gran ÉPoca)

Con esto, el régimen podría jugar un rol principal en asegurar y controlar el comercio mundial. Ese comercio se asegura ahora a través de “Paz Americana”, un estado internacional de relativa paz vigilado por Estados Unidos.

Pero una “Paz Cínica” o “Paz China”, podría resultar ser muy diferente dijo Collins.

“Una de las cosas que hay que ver son los países que sirven de garantías de seguridad, tienes que ver que clase de mentalidad traen a la mesa. ¿Vienen con una mentalidad mercantilista o mucho más con una mentalidad globalista y orientada al comercio?”, se pregunta Collins.

Estados Unidos ha sido un proveedor de seguridad con igualdad de oportunidades, dijo básicamente indiferente a dónde iba el petróleo, ya sea Europa o Asia oriental.

“No discriminamos en absoluto en cómo proveemos seguridad basado en el destino del cargamento y pienso que eso hace de Paz Americana algo único”, dijo.

Aunque las intenciones de China no son claras, sus agresivos reclamos en el Mar de China y su costumbre de usar hackers del EPL para robar tecnología comercial de compañías estatales chinas y de industrias de alta prioridad, son sólo dos de los muchos ejemplos que alimentan la idea de que China tomará un enfoque mercantilista al comercio.

Al momento, China no puede hacer mucho más que flamear su bandera en Yibuti, dice Collins. Sus recursos navales se limitan a unos pocos barcos de guerra y embarcaciones de apoyo que han tenido una presencia temporaria allí.

Pero eso podría cambiar y China podría adoptar la práctica que ha usado con éxito en el Mar de China: usar “tácticas de coerción, tales como el uso de barcos policía y su fuerza naval para imponer sus reclamos marítimos y avanzar sus intereses en formas que se estiman caerán por debajo del punto límite para que se produzca conflicto”.

Desde ese punto de vista, incluso si la base tiene poco valor en una guerra real, podría hacer de empuje o ayudar a afirmar de otra forma los intereses del régimen chino.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO