China, Derechos Humanos

La historia de la que menos se habla en la China moderna

La historia de la que menos se habla en la China moderna
Miles de practicantes de Falun Gong marchan en un desfile por la calle 42 en Nueva York celebrando el Día Mundial de Falun Dafa el 12 de mayo de 2017. (Evan Ningn / La Gran Época)
Compartir

El 13 de mayo de 1992, un joven del noreste de China con 41 años comenzó a dar conferencias sobre la moral y los principios cósmicos en su ciudad natal, Changchun, la capital de la provincia de Jilin. Los estudiantes de la clase de Falun Gong del señor Li Hongzhi también aprendieron cuatro ejercicios de suaves movimientos y una meditación sentada.

La eficacia de Falun Gong en mejorar el bienestar físico y mental de los ciudadanos chinos llamó rápidamente la atención del Partido Comunista Chino.

El señor Li fue alabado inicialmente con numerosos premios por instituciones estatales, incluyendo el aparato de seguridad, por su contribución a la sociedad. El reconocimiento se convirtió en vigilancia cuando decenas de millones de chinos se encontraban practicando Falun Gong a finales de los años noventa.

Sin embargo, las investigaciones oficiales sólo confirmaron el impacto positivo de Falun Gong -una encuesta realizada por la Comisión Nacional de Deportes de China en 1998 encontró que casi el 98 por ciento de los 12.553 practicantes de Falun Gong encuestados dijeron que habían experimentado mejoras genuinas en su salud.

Pero el entonces líder del partido, Jiang Zemin, no pudo soportar la visión de 70 a 100 millones de chinos realizando ejercicios suaves por la mañana antes de ir a trabajar para mantenerse en forma.

El ex líder chino Jiang Zemin en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 8 de noviembre de 2012. (Feng Li / Imágenes Getty)

El ex líder chino Jiang Zemin en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 8 de noviembre de 2012. (Feng Li / Imágenes Getty)

El 20 de julio de 1999, Jiang declaró la guerra a Falun Gong. Desde ese día, cientos de miles de practicantes han sido arrestados, abusados y torturados. Los practicantes detenidos corren incluso el riesgo de ser asesinados por sus órganos.

La persecución de Falun Gong es la historia con menos cobertura en la China moderna y la más crucial.

Temiendo la justicia y la retribución en caso de que se invirtiera su campaña de persecución, Jiang intentó mantener el dominio de su facción en la política élite china al poner personas leales a él y claves perseguidores en los puestos superiores.

Sin embargo, durante los últimos cinco años, muchos de los leales de Jiang han sido purgados bajo la campaña anticorrupción del líder chino Xi Jinping. La persecución todavía está efectuándose oficialmente, pero parece haber perdido algo de fuerza con la eliminación de figuras clave como Zhou Yongkang, el ex zar de seguridad, y Li Dongsheng, el ex jefe de la Oficina 610, el aparato similar a la Gestapo que supervisa la persecución a Falun Gong.

Sin embargo, Jiang permanece influyente dentro del régimen, teniendo en cuenta la preferencia del Partido Comunista por otorgar el poder a los individuos más que a las instituciones.

El líder chino Xi Jinping en Beijing el 31 de octubre de 2016. (Fred Dufour / AFP / Imágenes Getty)

El líder chino Xi Jinping en Beijing el 31 de octubre de 2016. (Fred Dufour / AFP / Imágenes Getty)

Jiang también parece estar dejando sin base los rumores de su enfermedad, signos de debilidad que desanimarían a sus restantes seguidores.

La semana pasada, los periódicos de Hong Kong informaron que Jiang estaba gravemente enfermo en un hospital de Shanghai. El ex embajador de México en China inicialmente twitteó que Jiang estaba muerto, citando fuentes “confiables” en China, luego puso su condición de “en coma e inconsciente“.

Dos días después de la noticia, la Escuela Experimental de Shanghai dijo en Weibo, el equivalente chino a Twitter, que Jiang había llamado personalmente al director para enviar felicitaciones por el 30 aniversario de la escuela, según informes de Hong Kong.

La condición médica actual de Jiang no está clara. Tampoco está claro por qué un alto miembro del Partido como Jiang se arriesgaría a la publicidad al registrarse en el hospital Huashan (como afirman los informes), un centro médico universitario, en lugar de ser tratado por especialistas en el hogar o en un hospital militar estatal, como es habitual.

Lo que no está en duda es el papel central de Jiang en su brutal persecución, y la justicia que le espera si finalmente es procesado.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO