China, Derechos Humanos

Falun Dafa: Un equilibrio entre lo antiguo y lo moderno

Veinticinco años después de la introducción de Falun Gong en China, vemos cómo un experto profesor de ortopedia y otros profesionales armonizan sus vidas modernas con la antigua práctica espiritual china

Falun Dafa: Un equilibrio entre lo antiguo y lo moderno
Miles de practicantes de Falun Gong realizan uno de los cinco ejercicios de la práctica, el "Estaca Parada Falun", en Guangzhou, sur de China, en 1998.

Cómo un profesor de ortopedia y otros profesionales armonizan sus vidas modernas con una antigua práctica espiritual china.

La mayor parte de la semana, Joshua Li, un profesor asistente de 44 años de cirugía ortopédica en la Universidad de Virginia, atiende a pacientes con lesiones de la columna e investiga el uso de nano partículas para tratar la degeneración de los discos intervertebrales.

Sin embargo, todos los domingos desenchufa su teléfono inteligente y en su lugar se conecta a los principios cósmicos, dirigiendo un grupo de ejercicios en el centro de personas mayores en Charlottesville, realizando los suaves ejercicios de Falun Gong.

Falun Gong o Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china. Se practica en todo el mundo, pero continua siendo perseguida en su patria China después de atraer entre unos 70 a 100 millones de practicantes a finales de 1990.

Este año se cumplen 25 años desde la introducción de Falun Gong en China.

La disciplina adopta una filosofía para el mundo que pone los valores morales tradicionales por sobre la ganancia material y sin embargo ha atraído a numerosos profesionales exitosos como Li.

Li y otros dicen que esto se debe al inmediato impacto de la práctica en sus vidas, incluyendo sus dramáticos beneficios para la salud, así como su filosofía de transformación interna que es fácil de entender pero profunda cuando se pone en práctica.

La búsqueda

Qigong, la escuela de prácticas energéticas de la que Falun Gong forma parte, fue inmensamente popular en China en los años 80 y 90. El principal atractivo fue su impacto positivo en la salud.

La promesa de bienestar atrajo a Li al qigong. Buscó durante mucho tiempo tratamientos alternativos para su madre, quien se resfriaba fácilmente después de haber estado expuesta a químicos durante su trabajo como investigadora de misiles para el Partido Comunista Chino. “Manteníamos las ventanas cerradas en casa y mi madre llevaba ropa gruesa incluso durante el verano”, recordó.

A los 12 años, Li tomó el tai chi, un arte marcial chino conocido por sus beneficios para la salud y trató de enseñarlo a su madre. Ella intentó la medicina china y la acupuntura también.

En la secundaria y la universidad, Li ensayó diferentes escuelas de qigong de las cientos que se enseñaban en ese momento, pero desistió desilusionado en 1995.

“Muchos maestros de qigong crearon prácticas falsas con el único propósito de hacer una fortuna y un nombre para sí mismos. Estaban vendiendo cosas como “agua con mensajes” o “té con mensajes”, dijo.

Joshua Li, profesor de cirugía ortopédica en la Universidad de Virginia y practicante de Falun Gong. (Cortesía de Joshua Li)

Joshua Li, profesor de cirugía ortopédica en la Universidad de Virginia y practicante de Falun Gong. (Cortesía de Joshua Li)

“Manténgase alejados del qigong falso”, advirtió Li a sus padres, antes de que él saliera de casa para regresar a la Universidad Médica de Xi’an en la provincia noroccidental de Shaanxi para completar su maestría en ortopedia. Li mismo continuó practicando taichí.

Después de graduarse en julio de 1997, fue a casa y encontró una brisa que fluía a través de las ventanas abiertas y su madre con una camisa de manga corta, una vista que nunca había presenciado antes.

Mientras corría por la casa, cerrando las ventanas, su madre gritó: -¡Oye, no te molestes, estoy curada!

Comencé a practicar Falun Gong en mayo.

Beneficios para la salud

Aunque Falun Gong, como todos los antiguos pensamientos chinos, integra una forma de obtener conocimiento sobre el mundo a través de medios que no pueden ser probados científicamente, fueron los efectos aparentemente milagrosos de la práctica lo que obligó a Joshua Li y a muchos otros como él a tomarlo seriamente.

El señor Li Hongzhi, el fundador de Falun Gong, dio su primera conferencia pública el 13 de mayo de 1992 a una modesta multitud en su ciudad natal, Changchun, en el noreste de China.

En 1993, cientos de personas asistían a la serie de conferencias del señor Li durante 10 días. En 1994, los organizadores voluntarios tuvieron que reservar estadios en lugar de auditorios para adaptarse a los miles que se inscribieron en las conferencias del señor Li.

El señor Li cobró una pequeña cantidad de dinero a los que se matriculasen para las conferencias e insistió en que Falun Gong permanecería siempre gratis para quien lo practicara. Dejó de dar conferencias después de la publicación en enero de 1995 de “Zhuan Falun” (“Girando la rueda de la ley”), que establece las enseñanzas comprensivas de Falun Gong. En los años siguientes, decenas de millones de chinos comenzaron a adoptar la práctica.

Zhu Liming, coronel del Colegio de Comando de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, quien se convirtió en un coordinador voluntario de Falun Gong después de asistir a una serie de conferencias en Beijing en agosto de 1992, cree que dos razones explican el fenómeno de Falun Gong.

El libro principal de Falun Dafa, Zhuan Falun. (Shutterstock)

El libro principal de Falun Dafa, Zhuan Falun. (Shutterstock)

Primero, “la efectividad curativa de Falun Gong es magnífica”, dijo Zhu. Muchos encontraron que sus problemas de salud simplemente desaparecieron después de un corto período de práctica.

Joshua Li quedó atónito cuando oyó que era qigong, lo cual él creía era una farsa, lo que curó a su madre. “Bueno, Falun Gong tiene un libro”, recuerda cuándo ella le decía, mientras le entregaba una copia de “Zhuan Falun”.

Este es el segundo atractivo de la práctica: sus enseñanzas y la transformación moral que inspiran.

“Leí el primer capítulo, y aprendí lo que realmente era el qigong”, dijo Li. Terminó los otros ocho capítulos en una sola sesión y al día siguiente, comenzó a aprender los ejercicios.

Elevando la moral

Falun Gong comprende cuatro ejercicios de pie y una meditación sentada de una hora de duración, pero no es simplemente una práctica de salud y bienestar físico, dijo Zhu, el coronel de la fuerza aérea.

“Las enseñanzas del Maestro Li Hongzhi permiten a la gente elevar su moralidad”, dijo. “Muchos llegan a darse cuenta de que Falun Gong es una auténtica manera de auto cultivarse”. Zhu ahora vive en Nueva York después de huir de China debido a la persecución.

Zhu Liming, ex coronel del Colegio de Comando de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, quien se convirtió en un coordinador voluntario de Falun Gong en Beijing. (Cortesía de Zhu Liming)

Zhu Liming, ex coronel del Colegio de Comando de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, quien se convirtió en un coordinador voluntario de Falun Gong en Beijing. (Cortesía de Zhu Liming)

La auto-cultivación, o la mejora del carácter de uno a través de adherirse a principios morales, tiene una historia en China que se remonta a por lo menos a 2000 a. C. Falun Gong es experimentado por los practicantes como una continuación de esta tradición mientras tratan de vivir con los principios de verdad, compasión y tolerancia, los cuales ellos entienden son la base del universo.

La búsqueda más profunda para la elevación moral de Falun Gong fue lo que atrajo a ancianos jubilados y amas de casa, así como a profesionales e intelectuales.

Frank Qin, un administrador de inversiones con un fondo de salud en Manhattan, estuvo buscando una disciplina espiritual tradicional china basada en la auto cultivación durante algún tiempo antes de encontrar la comunidad de Falun Gong en la Universidad Tsinghua en 1995. Para entonces, más de 500 profesores y estudiantes en la universidad de élite, conocida como MIT de China, hacían los ejercicios diariamente en el campus, dijo. Les ofrecía un poderoso llamado moral.

“Falun Dafa enseña que debemos perdonar y tolerar en nuestra vida cotidiana, mirar siempre hacia adentro primero para localizar nuestras deficiencias cuando surgen problemas”, añadió. “Cuando seguimos tratando de ser compasivos y de buen corazón, podemos incluso mejorar la sociedad”.

Levi Browde, socio de una compañía de software con sede en Manhattan y director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, ha visto muchos ejemplos del tipo de mejoramiento individual pequeño pero arquetípico entre los practicantes de Falun Gong en Nueva York.

Levi Browde, socio de una compañía de software con sede en Manhattan y director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, habla en una manifestación de Falun Gong el 14 de mayo de 2014. (Dai Bing / La Gran Época)

Levi Browde, socio de una compañía de software con sede en Manhattan y director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, habla en una manifestación de Falun Gong el 14 de mayo de 2014. (Dai Bing / La Gran Época)

“He visto a veinteañeros combativos que raramente hablaban con sus padres, o los habían abandonado por completo, dieron un giro y reconstruyeron esas relaciones, haciéndolas fuertes y armoniosas para ambas partes”, dijo. “En mi propia vida cotidiana, veo cómo las enseñanzas de Falun Dafa me ayudan a formar a mis dos hijos con compasión e integridad”.

Browde piensa que los periodistas que atribuyen la extraordinaria popularidad de Falun Gong en la década de 1990 al “vacío espiritual” creado por el régimen comunista ateo están perdiendo de vista el aspecto de auto cultivación que tiene un atractivo universal.

“Falun Dafa se extendió tan rápido no por el ambiente en el que fue introducido, sino por lo que tenía que ofrecer, independientemente del ambiente”, dijo.

Joshua Li, el cirujano de espina dorsal, tiene pacientes que le dicen que parece más pacífico, y “especial”, comparado con un médico común y corriente de espina dorsal. Él equilibra el cuidado de los pacientes con su compleja investigación sobre la regeneración de los tejidos espinales, por lo que ha recibido numerosos premios y subvenciones de prestigio.

“Practicar Falun Gong me hace tomar el punto de vista de los demás”, dijo Li. “Tal vez por eso los pacientes en el hospital podrían pensar que soy más cariñoso”.

Si te gustó el artículo…

…puedes colaborar para que podamos seguir publicando. Cada vez más gente prefiere leer La Gran Época, un periodismo independiente, sin censura y comprometido con la verdad. Sin embargo financiar un medio de comunicación es cada vez más difícil y no queremos implementar un muro de pago para poder solventarnos. Queremos mantener todos nuestros contenidos libres y llegar a mucha más gente, porque creemos que todos deben tener acceso a la verdad y tú nos puedes ayudar a lograrlo.

Te recomendamos
En Foco