Salud

Triclosán: el peligroso jabón antibacteriano

Su uso es tan masivo que se detecta incluso en la leche materna y en el ambiente afectando a peces, algas y crustáceos

Triclosán: el peligroso jabón antibacteriano
El triclosán, un antimicrobiano común en productos de higiene personal, causa la fibrosis hepática y el cáncer. (Arlington County)

El agente antimicrobiano más común de los jabones, desodorantes y shampús- el triclosán – además de tener moderados beneficios, resulta no ser tan saludable e incluso es potencialmente tóxico, advierte un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, San Diego, aconsejando dejar su uso.

Los investigadores descubrieron que el triclosán, un agente antimicrobiano que se encuentra comúnmente en jabones, champús, pastas de dientes y muchos otros artículos para el hogar “tiene consecuencias potencialmente graves cuando hay una exposición a largo plazo a la sustancia química”.

El triclosán causa la fibrosis hepática y cáncer”, dice el estudio publicado el 17 de noviembre en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y reportado por la Universidad.

Jabón. (Gabriele Ritz / EyeEm)

Los jabones tienen composiciones de triclosán. (Gabriele Ritz / EyeEm)

Esto se demostró en ratones de laboratorio y sucede “a través de los mecanismos moleculares que también son relevantes en los seres humanos”, indicó el equipo liderado por Robert H. Tukey, profesor de los departamentos de Química, Bioquímica y Farmacología.

“El aumento de la detección de triclosán en muestras ambientales y su uso cada vez más amplio en productos de consumo puede superar a su moderado beneficio y presentar un riesgo muy real de toxicidad en el hígado de las personas, como lo hace en los ratones,especialmente cuando se combina con otros compuestos con acción similar”, dijo Tukey.

El bioquímico dirigió el estudio junto al profesor Bruce D. Hamaca, de la Universidad de California, y ambos son directores de Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental.

En el caso de los ratones, estos resultaron ser más susceptibles a los tumores del hígado que aquellos inducidos por productos químicos, cuando fueron expuestos al triclosan durante seis meses – un equivalente de unos 18 años en el ser humanos.

El triclosán está presente en desodorantes. (Puneet Vikram Singh, Nature and Concept photographer)

El triclosán está presente en desodorantes. (Puneet Vikram Singh, Nature and Concept photographer)

Se detectó una alteración en la integridad del hígado y la función hepática, y los tumores también eran más grandes y más frecuentes que en los ratones no expuestos al químico.

En su análisis sugirieron que este componente puede causar daño al interferir con el receptor androstane, una proteína responsable de la desintoxicación de sustancias químicas extrañas al cuerpo.

Para compensar este estrés, las células del hígado fibrótico proliferan y con el tiempo se modifican. Con la exposición repetida y continua del triclosan mas adelante derivan en una fibrosis hepática y eventualmente se promueve a la formación de un tumor.

El estudio encontró trazas de triclosan en el 97 por ciento de las muestras de leche materna de mujeres en período de lactancia y en casi el 75 por ciento de las muestras de orina de las personas estudiadas. Además en el medio ambiente, es uno de los siete compuestos detectados con mayor frecuencia en los arroyos estudiados en Estados Unidos.

“Podríamos reducir la mayoría de las exposiciones humanas y del medio ambiente al triclosán con la eliminación del gran volumen de uso, que es de bajo beneficio, tales como la inclusión en los jabones líquidos de manos”, dijo Hamaca.

“Sin embargo – aclaró – se podría retener su uso que demuestra tener valor para la salud – como en la pasta de dientes, donde la cantidad utilizada es muy pequeña”.

El documento aclaró que la Adminsitración de Drogas y Alimentos ( FDA), está analizando “recientes informes” de que el triclosán altera las hormonas y afecta la contracción muscular.

Efectos tóxicos denunciados en años previos

Un estudio publicado en 2011 definió al triclosán 5-cloro-2- (2,4-diclorofenoxi) fenol (TCS) como “un agente antibacteriano de amplio espectro utilizado en el cuidado personal, veterinario, industrial y de productos para el hogar, que se detecta comúnmente en los ecosistemas acuáticos.

Advirtió que está relacionado con alteraciones endocrinas, y con alterar la homeostasis de la hormona tiroidea y, posiblemente, del eje reproductivo.

Por otra parte pone una fuerte evidencia de que “las especies acuáticas como las algas, invertebrados y ciertos tipos de pescado son mucho más sensibles a TCS que los mamíferos”.

“El TCS es altamente tóxico para las algas y ejerce efectos reproductivos y de desarrollo en algunos peces”, dice el documento publicado como “Triclosan: exposición del medio ambiente, la toxicidad y mecanismos de acción. J. Appl.Toxicol., 31: 285-311. doi: 10.1002 / jat.1660”, en Wiley Online Library.

Advierte además un potencial efecto de interrupción endocrina y resistencia cruzada a los antibióticos”, y pone de relieve “la importancia de la utilización juiciosa”.

En otra investigación publicada por Gilles Bedoux en la revista Environmental Science and Pollution Researchel, también en 2011, formulas peligros similares.

El científico describe al TCS como “un sintético, agente antibacteriano de amplio espectro incorporado en una amplia variedad de hogar y productos de cuidado personal tales como jabón de tocador, pasta de dientes y desodorantes, sino también en las fibras textiles utilizados en una amplia gama de otros productos de consumo. por ejemplo, los juguetes, la ropa interior y tablas de cortar, entre otras cosas”.

Dice que debido a su alta hidrofobicidad, “puede acumularse en los tejidos grasos y se ha encontrado en peces y muestras humanas como orina, leche materna, y suero, además puede ser foto-inestable, y reactivo hacia el cloro y ozono.

“Como consecuencia, se puede transformar en compuestos potencialmente más tóxicos y persistentes, tales como fenoles clorados y éteres de bifenilodespués de la cloración, triclosan de metilo después metilación biológica, y dibenzodioxinas cloradas después de la fotooxidación”, explica Bedoux.

El estudio también reconoce la toxicidad del TCS demostrada en organismos acuáticos como los peces, crustáceos, algas.Incluso lo advierte como citotóxico, genotóxico, y con efectos disruptores endocrinos.

“Además, se sospecha que el uso excesivo de TCS aumenta el riesgo de aparición de bacterias resistentes y selección de cepas resistentes”, concluye la investigación.

Si te gustó el artículo…

…puedes colaborar para que podamos seguir publicando. Cada vez más gente prefiere leer La Gran Época, un periodismo independiente, sin censura y comprometido con la verdad. Sin embargo financiar un medio de comunicación es cada vez más difícil y no queremos implementar un muro de pago para poder solventarnos. Queremos mantener todos nuestros contenidos libres y llegar a mucha más gente, porque creemos que todos deben tener acceso a la verdad y tú nos puedes ayudar a lograrlo.

Te recomendamos
En Foco
El fin del comunismo
Shen Yun 2017