Terremoto de Tangshan: 35 años después | lagranepoca.com

Terremoto de Tangshan: 35 años después

Académicos internacionales y ciudadanos chinos sostienen que el terremoto de Tangshan fue un desastre natural agravado por factores humanos
Por Li Ming & Fang Xiao - La Gran Época
Lun, 22 Ago 2011 22:07 +0000
Servicio religioso para las víctimas del terremoto de Tangshan.
Los ciudadanos de la ciudad de Tangshan celebraron un servicio religioso en el Muro Memorial del Terremoto en 2006, en recuerdo de quienes perecieron el 28 de julio durante el terremoto de Tangshan. Algunas personas no pudieron contener sus emociones y lloraron abiertamente durante el servicio. (La Gran Época foto de archivo)

Más información

Muchos no pueden recuperarse de la pérdida de sus familiares y el régimen chino reprime a todo aquel que busca justicia

El 28 de julio de 1976, un terremoto de magnitud 7.8 golpeó la ciudad china de Tangshan, en Hebei, cobrándose la vida de 240.002 personas y haciendo desaparecer a más de 7.000 familias.

Durante 35 años, cada 28 de julio el pueblo chino ha realizado un servicio en memoria de las víctimas del terremoto. Muchos también han tratado de aprender del desastre, para impedir que pasen más tragedias como esa.

Académicos internacionales y ciudadanos chinos sostienen que el terremoto de Tangshan fue un desastre natural agravado por factores humanos. Ciertos hechos sobre este desastre se han mantenido ocultos durante muchos años.

A finales de 2005, cuando se acercaba el aniversario 30, Chen Jianmin, jefe de la Oficina Nacional de Sismología de China, admitió en una sesión con los medios que se le había ocultado al público la posibilidad de que ocurriera un terremoto.

Antes que ocurriera la tragedia, tres organizaciones de vigilancia sismológica: el Centro Sísmico Majiahe en Minas Kailuan, la Oficina Sísmica de la Ciudad de Beijing, y la Oficina Sísmica de la Ciudad de Tangshan, habían notado cambios sísmicos con una buena precisión. Las tres organizaciones informaron de sus hallazgos a la Oficina Sismológica Nacional e instaron a que se pusieran en marcha medidas de prevención de desastres. Pero los líderes del Partido Comunista ignoraron las advertencias.

Sin embargo, ni una sola persona del condado de Qinglong —a 115 km de Tangshan— murió a causa del terremoto, debido a que el jefe del condado, Ran Guangqu, emitió la advertencia de que un terremoto ocurriría pronto, inició las actividades de preparación para terremotos, y realizó las evacuaciones necesarias. Por desgracia para Ran, no fue elogiado o ascendido por sus acciones. Al contrario, se le ordenó no hablar durante 29 años de cualquier cosa relacionada con el desastre.

Li Shengtang, en esa época despachador del aeropuerto en la base de la Fuerza Aérea de Tangshan, dijo en sus memorias de 2006, que antes del terremoto, la Fuerza Aérea había advertido que era probable que se produjera un terremoto de gran intensidad. Ellos difundieron la información de preparación sobre terremotos como era debido.

Si el pueblo hubiese sido advertido sobre la posibilidad de un gran terremoto, podría haberse reducido la pérdida de vidas en el terremoto de Tangshan en 1976. Pero los líderes del Partido Comunista Chino (PCCh) estaban ocupados con actividades políticas y retuvieron la información.

Con el fin de promover su ideología política, tras el terremoto también rechazaron la ayuda internacional.

El 28 de julio de 2011, en el día aniversario del terremoto, la versión digital del Diario del Pueblo y los medios locales repitieron la propaganda anual que elogia los esfuerzos del PCCh en el rescate y reconstrucción de la ciudad de Tangshan.

La verdad es que las Naciones Unidas había enviado equipos de médicos y entregado con urgencia toneladas de material de socorro. Sin embargo, la ayuda no fue aceptada por el PCCh, porque a los líderes sólo le interesaba la promoción de la ideología de Mao Zedong, y porque quisieron mostrar su superioridad. Los suministros de socorro de la Unión Soviética, Europa Occidental y Japón, también fueron enviados de vuelta.

El primer equipo de socorro en llegar a la escena constó de 3.000 oficiales y soldados de las fuerzas terrestres, de la fuerza aérea y la marina. Al grupo le faltaba un comandante con conocimientos que pudiera dirigir los esfuerzos de socorro —además de carecer de equipos de rescate y herramientas. En cambio, transmitieron la “determinación, sacrificio y superación de todas las dificultades para lograr la victoria” de Mao. Lamentablemente, poner la política en primer lugar, costó la vida de 2.955 oficiales y soldados. Esa falta de visión casi aniquiló a todo el equipo de rescate.

El escritor de Internet Yan Shi (seudónimo que significa “roca”), escribió: “Justo después del terremoto de Tangshan, el Partido Comunista Chino no hizo del trabajo de ayuda una prioridad y en cambio se concentró en “la política de promoción”. Incluso el ‘Diario del Pueblo’ también hizo hincapié en la necesidad de “denunciar a Deng” para promover el trabajo de ayuda por el terremoto y eso con el espíritu revolucionario de que los seres humanos pueden conquistar la naturaleza”.

En su libro titulado “La Oficina Sismológica Nacional después del terremoto de Tangshan”, el periodista chino Qian Gang, escribe: “Los trabajadores de rescate estaban muriendo de hambre en las largas filas para recibir raciones de alimento... Liu Zhanwu, el líder del equipo de análisis de la estación sismológica, permaneció con una fractura en el húmero durante tres días sobre un montón de cadáveres, envuelto en una manta empapada por la lluvia, el dolor era tan intenso que no podía pronunciar una palabra. Al tercer día, luchó para levantarse y ser llevado a un equipo médico del ejército, donde fue puesto en la larga fila de espera de los heridos”.

Así se practicaba “todo por el rescate” en China en 1976.

El 12 de mayo de 2008, 30 años después del terremoto de Tangshan, un terremoto de magnitud 8 sacudió el área de Wenchuan, en la provincia de Sichuan.

Geng Qingguo, un investigador del Buró Sismológico de China, predijo hace 30 años con exactitud el terremoto de Tangshan, pero debido a una lucha de poder dentro del Partido Comunista en ese momento, su pronóstico fue omitido intencionalmente por el bien de la “estabilidad política”.

Lo que Geng Qingguo falló en predecir fue que la misma tragedia se repetiría años más tarde. Ya en 2006, Geng utilizó su teoría de “la relación entre la sequía y los terremotos”, para predecir con exactitud el terremoto de magnitud 7 que se produjo en el área de Aba de Sichuan.

Un informe tan importante, que pudo haber salvado decenas de miles de vidas humanas, fue archivado en la Oficina Sismológica. La consigna política de “proteger los Juegos Olímpicos y la estabilidad política” hizo caso omiso de las preocupaciones por el terremoto.

En 2006, un grupo de investigadores de la Universidad Normal de Shaanxi también predijo que un fuerte terremoto azotaría la zona en 2008, pero no se investigó más.

 

Artículo original en chino. 


 

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus