Piedra Dashka, un enigma sin resolver | lagranepoca.com

Piedra Dashka, un enigma sin resolver

Una pieza elaborada con una tecnología muy avanzada para la época. ¿Quién esculpió la "Piedra del Creador"?
Por Eduardo Morales - La Gran Época
Lun, 25 Oct 2010 16:34 +0000

Más información

Sus “canas” tienen 15 cm. de largo
Tras 10 años de investigación, un grupo de genetistas concluyó que el ADN del “Niño de las estrellas” correspondería a un híbrido humano-extraterrestre.

La Piedra Dashka, también conocida como “La Piedra del Creador”, fue encontrada por casualidad en 1995 por Alexander Chuvyrov, Doctor en ciencias físicas y matemáticas y Profesor de la Universidad Estatal de Bachkirie de Rusia, en compañía del estudiante chino Huan Hun.

El profesor Chuvyrov había decidido estudiar una antigua migración de los chinos hacia Siberia y Ural. Durante expediciones realizadas por ellos a Bachkirie encontraron varios grabados rupestres en un chino muy antiguo. En ellos se narraba sobre comercio, bodas y defunciones, confirmando las hipótesis de Chuvyrov.

En 1998 el Profesor y su equipo comenzaron a investigar más a fondo, pero sin encontrar más información sobre el tema, por lo que empezaban a pensar que se trataba de una leyenda.

El 21 de julio de 1999, un ex presidente del Consejo Local de Bachkirie llamado Vladimir Kraïnov, les reveló la existencia de una tablilla o loza con grabados, que se encontraba enterrada en el patio de su casa. Una semana después, se realizó la extracción de la piedra para así poder llevarla a la Universidad de Ufa y estudiarla más a fondo.

Morfología de un misterio

Se trata de una piedra de mas o menos una tonelada de peso, que mide 1.48 m de altura, por 1.06 m de ancho y 16 cm. de espesor.

Después de limpiarla, los científicos se asombraron porque no era una piedra común, mas bien parecía una loza fabricada por la mano del hombre.

La piedra se compone de tres capas: la base, de dolomita, que tiene un espesor de 14 cm; la segunda capa tiene la imagen grabada y es de un material llamado diópsido y se ignora la tecnología que se uso para el tratamiento; la tercer capa es de 2 mm de espesor, la cual es un recubrimiento de porcelana de calcio que sirve para proteger la inscripción contra los choques exteriores.

Su radiografía reveló que se trataba de una piedra de origen artificial, y que además fue creada con instrumentos de precisión, por lo que un simple grabador de piedra no hubiera sido capaz de conseguir tal relieve.

Un mapa gigante

Para su sorpresa, los investigadores identificaron que la geografía de la región no había cambiado mucho en los últimos millones de años y que el grabado de la piedra correspondía precisamente al monte Ufa, con sus cañones y ríos.

Entonces, ¿De que se trataba todo eso? Realmente no había lógica en una piedra que era de origen humano y hecha de tal manera, tenía que significar algo. Se determinó que posiblemente se trataba de un mapa tridimensional de la zona de Ufa, imposible de crearse con la tecnología de la época antigua.

Yendo más lejos, una teoría dice que probablemente la Piedra Dashka forme parte de un rompecabezas de mucho mayor tamaño, de unos 340m x 340m.

Una investigación más profunda con la ayuda de especialistas en cartografía, física y geología lograron determinar que además de los diferentes ríos que fluían en la región, en la Piedra Dashka aparecía un gigantesco sistema de irrigación: dos sistemas de canales de 500m de ancho y 12 embalses o presas de entre 300m y 500m de ancho por 10 Km. de largo y 3km de profundidad aproximadamente. Estos embalses se alimentaban de diferentes redes de abastecimiento.

Por las inscripciones verticales que figuran en la tablilla, los científicos pensaron primero que el mapa podía ser obra de los chinos antiguos. Pero las inscripciones con coinciden con ningún ideograma conocido.

El equipo de Chuvyrov, inicialmente fechó el mapa en 3.000 años de antigüedad, pero cuanto más investigaban, la antigüedad más crecía. Un análisis mas fino reveló en la piedra la presencia de dos conchas características, una de 50 millones de años de antigüedad, y otra de 120 millones de años de antigüedad. Pero nada permite saber si las conchas no estaban ya fosilizadas en el momento de la creación del mapa.

Según el centro de Cartografía Histórica de Wisconsin, que estudió los elementos de la Piedra Dashka, este mapa de navegación se habría podido elaborar únicamente a partir de observaciones aéreas.

Al parecer, la ausencia de carreteras en el mapa sugiere que sus constructores solo utilizaban las vías marítimas o aéreas para el traslado.

¿Acaso es que los autores de este mapa son de una civilización desaparecida anterior a la nuestra? ¿Pretendían con este trazado fluvial, colonizar la región de los Urales?

La dificultad para aceptar a la Piedra Dashka como un gran mapa tridimensional, quizás quedaría disuelta si la concepción evolucionista de que la civilización que conocemos no excede los 10.000 de edad, se reemplazara por una teoría más abarcadora.

 

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus