La Cigua Palmera: ave nacional y endémica de República Dominicana | lagranepoca.com

La Cigua Palmera: ave nacional y endémica de República Dominicana

Es el único miembro de su género y familia y único por su taxonomía y evolución
Por Minerva Cruz - La Gran Época
Sab, 16 Jul 2011 18:54 +0000
Cigua Palmera Ave nacional (photobucket)
Cigua Palmera Ave nacional (photobucket)

Más información

Lo anunció el Presidente Leonel Fernández Reyna en el aniversario del terremoto

Un ave muy querida y representativa de la República Dominicana es la Cigua Palmera, cuyo nombre científico es Dulus dominicus. Este singular ejemplar pertenece a la familia monoespecífica Dulidae, que quiere decir: “aquellas que están representadas por una sola especie”.

Para familiarizarnos un poco más con la Cigua Palmera, La Gran Época se dirigió al Museo de Historia Natural y conversó con el ornitólogo Robert Ortiz y la encargada del Departamento de Educación Ambiental, Josefa Castro, con quienes recorrimos la “Sala de las Aves”, que cuenta con seis exhibiciones sobresalientes.

La Sala de las Aves –en cuya entrada se muestran las singulares características morfológicas de la Cigua Palmera-, rinde homenaje a la ornitóloga Annabelle Stockton de Dod, por su obra en beneficio del conocimiento y la conservación del grupo zoológico en la República Dominicana. 

Cigua Palmera - Dulus dominicus

La Cigua Palmera es el ave nacional de la República Dominica ,y es una especie endémica de la Hispaniola (Haití – Dominicana). Principalmente se la conoce por el gran nido que construye sobre la copa de los árboles de palma real, lo que da origen a su nombre.

Es un ave muy laboriosa y construye inmensos nidos, en los cuales habitan de tres a seis parejas.

Cada familia tiene su propio compartimiento, pero mantienen comunicación en el interior y cada familia tiene su propia salida al exterior; es muy interesante la forma natural y organizada en que viven y se comunican

Alcanza un tamaño de 20 centímetros de longitud y un peso de 42 gramos; posee un pico fuerte de color amarillo, ojos rojizos y dedos largos. Las partes superiores son de color marrón oscuro; las inferiores, blanco cremoso y tienen muchas vetas marrones.

Su cabeza es más oscura que el resto del cuerpo y su cola es de tamaño mediano y forma cuadrada. El macho y la hembra son de similar apariencia, y se reproducen entre marzo y junio poniendo de 2 a 4 huevos de color blanco con muchas manchas oscuras. Es una excelente cazadora en vuelo, y se alimenta de frutas, flores e insectos, creando una excelente reforestación al dispersar las semillas de los frutos. 

Se caracteriza por ser un ave muy alegre y cantarina. Por la facilidad de adaptación a su hábitat, forma de alimentación y reproducción, esta especie predomina en abundancia y es muy fácil encontrarla no solo en bosques sino también en la ciudad, en jardines y parques. No se considera comestible, y en nuestro país posee pocos enemigos naturales. 

¿Por qué la Cigua Palmera es el ave nacional dominicana? Una de las razones la encontramos en las singulares características morfológicas y genéticas. La otra es que la Cigua Palmera es el único integrante del género Dulus y de la familia Dulidae, es decir, que no existe otra especie de ave en el mundo que pueda ser relacionada estrechamente con ella.

Su extraño origen y condiciones únicas la convierten en una especie de alto interés científico mundial. 

En el Museo de Historia Natural de Washington hay un diorama exclusivo para la Cigua Palmera. Por todas sus características distintivas, la Cigua Palmera fue declarada Ave Nacional Dominicana el 14 de enero de 1987, mediante un decreto del Poder Ejecutivo, con el fin de resaltar su importancia como parte del patrimonio zoológico de la isla. 

Otras aves endémicas 

La Hispaniola y sus islas adyacentes, albergan 31 especies de aves endémicas organizadas en 12 órdenes y 18 familias, y en el museo de Historia Natural podemos ver 27 de estas 31 especies.

Los fenómenos naturales propios de las condiciones insulares, además de otros factores de amenaza como son la pérdida de su hábitat, caza excesiva, introducción de depredadores, contaminación, entre otros, ponen en riesgo a estas especies con el resultado de una drástica reducción de algunas de ellas.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus