Internacionales

El Festival de la Linterna: tradiciones bajo la luna llena

El Festival de la Linterna: tradiciones bajo la luna llena
Fotografía tomada el 04 de febrero de 2016 muestra a una mujer caminando en un parque decorado con linternas rojas antes de Año Nuevo Lunar en Changzhou. (Foto: JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)

El Festival de la Linterna pone fin a los 15 días de celebraciones del año nuevo chino. Como resultado, es un festival emocionante que convoca a gran cantidad de gente a celebrar bajo la luna llena.

En chino se lo llama el Festiva l元宵節 (yuán xiāo jié), o Yuanxiao, y se realiza el quinceavo día del primer mes lunar. Es la primera noche del año con luna llena. Este año cae el 22 de febrero.

La palabra yuan (元) se refiere al primer mes, mientras que xiao (宵) significa ‘noche’ y jie (節) significa ‘festival’. Por lo tanto, Yuanxiao Jie es un festival nocturno que se realiza durante el primer mes del año, en parte para poner fin a las celebraciones de Año Nuevo, y también para celebrar la primera luna llena.

Aunque en Occidente se suele confundir al Festival de Medio Otoño con el Festival de la Linterna, porque durante el primero se encienden linternas y también se celebra la luna llena, en realidad son dos festivales muy distintos.

La parte más hermosa de la celebración comienza cuando se encienden las linternas. Estas simbolizan la despedida de lo viejo y la bienvenida de lo nuevo.

El Festival de la Linterna es una celebración familiar en la que todas las generaciones se reúnen para jugar y hacer distintas actividades. Durante el día, y a veces también durante la noche, las escuelas organizan actos y competencias, las cuales suelen incluir juegos de resolver acertijos y adivinar palabras para que los niños practiquen sus habilidades para el lenguaje y la resolución de problemas. Los festejos también pueden incluir bailes, fuegos artificiales y tambores.

Tradicionalmente, a la noche se comen 湯圓 (tang yuán), o bolas de arroz glutinoso. Estas bolas de arroz pegajosas suelen tener un relleno dulce –el más común es la pasta de sésamo negro– aunque también se pueden rellenar con cáscara de mandarina azucarada, nueces y pasta de aduki.

La pronunciación de tang yuán es muy similar a la de 团圆 (tuán yuán), que significa ‘reunión’, así que las bolas redondas de arroz simbolizan a la familia unida. Se cree que comerlas trae felicidad y buena suerte a la familia para el año que comienza.

Familias enteras salen al aire libre para comer esos bocadillos a la luz de la Luna. Como estas bolas de arroz se comen específicamente durante esta festividad, a veces también se las llama元宵 (yuán xiāo), como el festival.

La parte más hermosa de la celebración comienza cuando se encienden las linternas. Estas simbolizan la despedida de lo viejo y la bienvenida de lo nuevo. Las miles de coloridas linternas alumbran la noche para poder disfrutar aun más la Luna llena.

Después de la cena, los niños inundan las calles con sus linternas. Los padres los acompañan y charlan con amigos.En la antigüedad las linternas se fabricaban de forma casera con papel y se colocaba una vela adentro. El exterior se decoraba a mano y se pintaban hermosos diseños.

Cada niño encabezaba el paseo, llevando la linterna para iluminar el camino mientras sus familias lo seguían. A veces las linternas tenían acertijos pintados para que los niños los resolvieran. Si acertaban la respuesta, recibían un regalo.

En la actualidad, las linternas generalmente están hechas de plástico y tienen formas de animales, generalmente los del zodíaco chino, y se iluminan a batería. En algunas partes del mundo se realizan competencias de linternas que atraen a mucha gente, que se acerca para admirar las linternas de distintos tamaños y formas.

Leyendas

Petardos y linternas brillantes y coloridas se iluminan por la noche y los niños celebran la Fiesta de la Linterna. El saludo chino dice: "Feliz Festival de la Linterna”. (Cindy Sheu / La Gran Época)

Petardos y linternas brillantes y coloridas se iluminan por la noche y los niños celebran la Fiesta de la Linterna. El saludo chino dice: “Feliz Festival de la Linterna”. (Cindy Sheu / La Gran Época)

Hay muchas historias sobre el origen del festival. Una historia se remonta a la época de Qin Shihuang (259-210 a.C.), el primer emperador que unificó China.

Se creía que el Dios de los Cielos había nacido el 15° día del primer mes lunar. Ya que el Dios de los Cielos controlaba el destino del mundo humano y decidía cuándo azotarían las tormentas, las inundaciones, la hambruna o la peste, el emperador solía rezarle especialmente ese día para que el Dios de los Cielos brindara un buen clima y prosperidad para el año que comenzaba.

Otra historia popular incluye al Emperador Mingdi (28-75) de la Dinastía Han del Este, quien envió a un erudito a la India para que buscara las escrituras budistas.

Después de viajar miles de kilómetros, el erudito finalmente regresó con las escrituras el 15° día del primer mes lunar. El emperador estaba tan contento que dio la orden de encender linternas esa noche, como símbolo del poder del Buda para dispersar la oscuridad.

Desde entonces, todos los emperadores que lo sucedieron repitieron la ceremonia año tras año. Durante la Dinastía Tang (618-907) se exhibían las linternas durante tres días, y durante la Dinastía Song (960-1279) la costumbre se extendió a cinco días.

Así, el festival se convirtió en uno de los más importantes, y la gente de todas las clases sociales lo celebraba junta. Comenzaron a hacerse linternas con vidrios de colores o incluso jade, con figuras folklóricas pintadas.

La historia de Yuanxiao

(Foto: MANAN VATSYAYANA/AFP/Getty Images)

(Foto: MANAN VATSYAYANA/AFP/Getty Images)

Hoy en día Yuanxiao se refiere a las bolas de arroz glutinoso y al festival en sí, pero originalmente fue el nombre de una doncella imperial que preparaba deliciosos dumplings para el Emperador Wudi (156-87 a.C.). Una vez que ingresó al palacio, perdió el contacto con sus padres y hermanas, ya que las doncellas del palacio no tenían permitido estar en contacto con sus familias.

Un día, extrañaba tanto que estaba llorando en el jardín. El ministro Dong, que estaba recogiendo algunas flores de ciruelo para el Emperador, la vio llorando y le preguntó qué le pasaba. Después de escuchar su historia, le prometió ayudarla.

Al día siguiente, Dong colocó una mesa y una silla en el mercado y simuló ser un adivino. Todos los que iban a consultarle el futuro les tocó un pedazo de bambú con la advertencia “arderá en el 16° del primer mes”. Esto causó gran ansiedad entre la gente.

Estas preocupaciones llegaron al Emperador Wudi, quien también se preocupó. Convocó inmediatamente a todos sus ministros y les pidió su consejo. Todos los ministros estaban demasiado asustados como para pensar en una solución.

Entonces el ministro Dong sugirió: “Al dios del fuego le gusta comer dumplings dulces. Le podemos pedir a Yuanxiao que prepare algunas bolas de dumpling para servirle en una ceremonia en la noche anterior al 16° día. Todos los ciudadanos deberían salir y encender fuegos para espantar la mala suerte”.

“Si hay fuegos por todos lados, parecerá que hay un incendio. El Emperador de Jade es muy compasivo, y seguro evitará que el dios del fuego nos castigue”. Al Emperador Wudi le gustó la idea de Dong y dio la orden de poner en marcha el plan.

En la noche del 15° día, las calles estaban llenas de gente. Yuanxiao estaba en la calle junto con otras doncellas del palacio. Cada una llevaba un plato con las bolas de arroz preparadas por Yuanxiao o una vara de bambú con una linterna colgando en su extremo.

Cuando sus padres y hermanas vieron las linternas del palacio con el nombre de Yuanxiao, se pusieron muy contentos y la llamaron por su nombre. Yuanxiao siguió los gritos y así encontró a sus padres y hermanas, y así la familia se pudo reunir. Los dumplings de Yuanxiao se convirtieron en parte esencial del Festival de la Linterna.

(Foto: SAEED KHAN/AFP/Getty Images)

(Foto: SAEED KHAN/AFP/Getty Images)