Espía chino querellado por espionaje contra Cargill y Dow | lagranepoca.com

Espía chino querellado por espionaje contra Cargill y Dow

Trabajó en las dos grandes empresas agrícolas americanas y durante su desempeño, robó importantes datos para desarrollarlos en China
Por Matthew Robertson - La Gran Época
Jue, 3 Nov 2011 23:40 +0000

Más información

Si está pensando en comenzar una carrera de espionaje para Beijing, piénselo dos veces
Vehículos equipados con seguridad de alta tecnología pueden transmitir una conversación desde su interior hacia una estación central de monitoreo

Mientras trabajaba para dos empresas químicas estadounidenses, un científico chino estaba robando secretos comerciales y enviándolos a cómplices para investigaciones futuras, ayudando al Partido Comunista Chino (PCCh), en sus objetivos estratégicos a largo plazo en el campo de la ciencia, según documentos de la corte en un caso reciente.

El hombre, Kexue Huang, se declaró culpable de espionaje económico y del robo de secretos comerciales en agosto, de acuerdo con un comunicado de prensa del FBI el 18 de octubre. Se enfrenta con hasta 15 años de prisión si su petición es aceptada.

Huang, llevó a cabo los robos en ambas compañías, Dow AgroSciences y Cargill Inc., empresas relacionadas con la biotecnología, química y agricultura, en las cuales ocupó puestos de responsabilidad y supervisó proyectos de investigación.

En julio de 2010, Huang, fue acusado por el primer robo, en Dow; en noviembre de 2010 fue acusado por el robo en Cargill. Su alegato admite culpabilidad en ambos delitos.

En 2005, durante su período de 2003 a 2008 en Dow, Huang estuvo a cargo de la investigación de una cepa particular de un plaguicida orgánico.

Pero también sacaba de contrabando el material biológico que estaba investigando para cómplices en Alemania y China y, luego, los dirigía para realizar más investigaciones en beneficio de la Universidad Normal de Hunan en China.

Huang, trabajó como científico en la Universidad Normal de Hunan, la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y el programa 863. Los tres son financiados por el estado chino; este último es un proyecto a largo plazo y de alto nivel del PCCh, para ponerse al día y luego, competir contra los países occidentales en ciencia y tecnología.

La investigación robada en Dow, ayudó a la Universidad Normal de Hunan a obtener dinero de subvención de la Fundación Nacional Natural de China. Luego, ellos contrataron a estudiantes de postgrado para llevar a cabo más investigaciones sobre el material robado, dirigidos por Huang.

Los investigadores, publicaron sus conclusiones basadas en los secretos robados en revistas científicas en China, impulsando la reputación de la Universidad Normal de Hunan y "Posicionando la Universidad, para fines tácticos y estratégicos", según el alegato.

Huang, también intentó identificar fábricas en China, donde su investigación robada podría ser convertida en productos, y venderlos en el mercado mundial. Los documentos de la Corte no especificaron si las empresas estatales o empresas privadas habían logrado esa operación.

Si hubieran tenido éxito, habrían puesto las empresas chinas en competencia directa con Dow, utilizando lo último de los secretos comerciales propios — una táctica común para el desarrollo económico de China dirigida por el Estado, y su lucha con Occidente.

Después de que Huang dejó su trabajo en Dow, fue contratado por Cargill, un mes más tarde, en marzo de 2008.

Cerca de un año después, Cargill, lo sorprendió sacando secuencias de ADN de una unidad de red compartida. También había copiado los archivos en una unidad flash USB, que fue detectada por los sistemas de seguridad de Cargill. Fue despedido en julio y el 10 de julio le enviaron una carta recordándole sus obligaciones de confidencialidad.

En octubre, envió la secuencia de ADN robada a un estudiante en la Universidad Normal de Hunan en China, de quien fue mentor cuando trabajaba en Boston.

Las empresas trabajaron con el FBI y fiscales, para reunir las pruebas necesarias para una condena. Como se puede ver de los documentos de la Corte, esto incluyó leer sus mensajes de correo electrónico y llevar a cabo una operación de incautación en Alemania, en agosto de 2010, donde uno de los estudiantes chinos graduados al que Huang había entregado secretos robados se encontraba estacionado.

Los robos de Huang costaron a las empresas entre $7– 20 millones de dólares, de acuerdo con documentos de la Corte.

"El Sr. Huang, utilizó su condición privilegiada en dos de las empresas agrícolas más grandes de Estados Unidos para robar secretos comerciales para usarlos en su nativa China. Estos crímenes presentan un peligro para la economía estadounidense y pone en peligro el liderazgo de nuestra nación en la innovación". dijo Breuer, Fiscal General Adjunto, según el comunicado de prensa del FBI.

El FBI, no se pudo contactar con Dow Agroquímica y Cargill, en el momento del comunicado; Jamie Edgar, el abogado de Huang, no hizo ningún comentario.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus