Cultura, Tradiciones chinas

El Emperador Yao entrega el mando al más capaz, no a su hijo

El Emperador Yao entrega el mando al más capaz, no a su hijo
(De izquierda a derecha) El Emperador Yao, el Emperador Shun y el Emperador Yu en retratos chinos de personas célebres del siglo XVIII en la Biblioteca Nacional de Francia. (Dominio público)

Durante el reinado del Emperador Yao, hace unos 4.300 años, hubo una gran inundación alrededor del mundo. El hemisferio norte se inundó hasta 2.000 metros por sobre el nivel del mar, las antiguas civilizaciones occidentales fueron casi aniquiladas completamente.

En esos tiempos, el área más próspera de la antigua civilización china estaba en la parte occidental de la China actual, varias personas estaban viviendo a lo largo de las Montañas Kunlun en la región actual de Xinjiang, mucha gente escapó a las altas montañas a tiempo para sobrevivir a la calamidad.

Los sobrevivientes salvaron una gran cantidad de registros prehistóricos como el Libro de los Cambios, los Ocho Trigramas, las escrituras de Yin y el Yang, los Cinco Elementos, la medicina china, el Taiji y algunas formas antiguas de Qigong… de este modo China se convirtió en el reino civilizado más longevo.

Según el texto de la Dinastía Han, el “Jardín de las Leyendas”, el Emperador Yao tenía altas virtudes y benevolencia, se tomó a sí mismo como el guardián de la felicidad de todos. Dijo: “Si alguien sufre de hambre, es mi culpa; si alguien sufre de frío, es mi culpa; si alguien comete un crimen, es porque no lo hice bien”.

En su vejez, Yao abdicó para hacerle lugar a Shun, que también tenía alta virtud. Este fue el comienzo de la tradición china de abdicación en favor de otra persona capaz. Cuando Shun envejeció, siguió los pasos de Yao y abdicó para dar lugar a Yu el Grande, quien ganó mérito controlando la inundación.

Dan Zhu era el hijo del Emperador y la Emperadora Yao. Era considerado incapaz y no apto moralmente para heredar el trono.

El Emperador Yao tuvo 10 hijos, pero todos eran de capacidad promedio. Dejó que sus ministros recomendaran a alguien que pudiera asumir el cargo de emperador de entre los nobles y civiles, todos recomendaron a Shun, de humilde crianza.

Para convertirse en Emperador en la Antigua China, uno tenía que mostrar responsabilidad divina satisfaciendo tres condiciones: ser ordenado por Dios, tener alta virtud y ejercer grandes capacidades. El Emperador Yao probó a Shun en estos tres aspectos y Shun los cumplía todos. Así que cuando Yao abdicó, se sintió seguro de que Shun sería un fuerte sucesor.

Yao dijo: “Si abdico para dar lugar a Shun, sólo Dan Zhu estará infeliz. Si abdico para dar lugar a Dan Zhu, eso sería malo para todos. No causaré daño a todos sólo para beneficiar a mi hijo”.

Se dice que Yao amaba mucho a Dan Zhu, pero éste se mantuvo travieso y no sentaba cabeza. También alardeaba y era discutidor. Yao inventó el juego maestro de Go para entrenar a Dan Zhu.

‘Go’ no es un juego enfocado en ganar o perder, apunta a mejorar el carácter y puede ayudar a sus jugadores a entender la norma complementaria de yin y yang para alcanzar armonía. También ayuda a los jugadores a mantenerse en calma y potenciar su temperamento, moral y sabiduría. Luego de que Dan Zhu comenzó a jugar Go, hizo rápidos progresos.

Editado por Damian Robin

¿Le gustó este artículo? Suscríbase ahora y reciba los contenidos que más le interesan. SUSCRIBIRME

Más noticias
En Foco
Shen Yun 2017
Vida & Estilo
Tecnología