"Real de 14", pueblito mexicano para descubrir | lagranepoca.com

"Real de 14", pueblito mexicano para descubrir

Destino misterioso, recorrido inspirador…
Por Antonio Dominguez - La Gran Época
Mar, 31 Ago 2010 17:51 +0000
En esta ocasión quisiera platicarles acerca de un pueblito misterioso, que desde hace mucho tiempo para mí era como un mito de pueblo fantasma, como aquellos que se relatan en  las historias que uno lee cuando niño y que se antoja conocer.

Recuerdo que cuando vi por primera vez el letrero de este lugar me llamó poderosamente la atención y me dije – quiero conocerlo- pero tuvieron que pasar muchos años para que ese pensamiento  fuera realidad.

Hasta hace algunos años ese sitio, estaba prácticamente abandonado y poca gente lo visitaba, salvo las  familias cercanas de Matehuala o Cedral, que son los pueblos más cercanos a este pueblecito enclavado en la Sierra de Catorce en el estado de San Luis Potosí –México.

Cuando te diriges a este lugar no te imaginas con lo que te vas a topar y si vas por la carretera San Luis Potosí a Saltillo, pasando la ciudad de Matehuala a unos tres kilómetros te encuentras con la señal que dice Real de 14 a la mano izquierda. Llegas primero a un pueblito que se llama Cedral y un poco más adelante tomas un camino que está empedrado. Realmente me sorprendió este detalle, puesto que se tiene que recorrer este camino por cerca de 30 Km., subir parte de la sierra y llegar a un túnel de 2.3 Km. de longitud para poder llegar al mentado pueblo.

El túnel se llama Ogarrio, en remembranza al pueblo de su fundador, quien lo terminó de construir en 1901. Solamente cabe un vehículo a la vez, por lo que hay personas  coordinando con radios la entrada y la salida de los vehículos y cuando llegas a su entrada por lo general hay que hacer fila y esperar a que los vehículos que salen del pueblo terminen de recorrer el túnel.

Cuando finalmente entras al túnel, te maravillas de lo que estás atravesando, de cómo la mano del hombre, hizo algo como aquello en un lugar alejado, cómo las filtraciones de agua caen desde el techo y la humedad se hace presente. Pero como el túnel es tan largo y hace curva, no alcanzas a ver la luz del otro lado por lo que llegas a pensar muchas cosas antes de salir, además de que lo vas recorriendo a baja velocidad ya que el pavimento no está tan bueno.

Cuando sales del otro lado te encuentras con un pueblito de casas de piedra enclavado en la parte superior derecha del cerro, donde se alcanza a ver la iglesia.

Todo el pueblo está empedrado, pero además está en desnivel, por lo que lo mejor será dejar tu automóvil o motocicleta según sea el caso  y estacionar el vehículo para desplazarse a pie, porque realmente es un pueblo muy pequeño.

Este pueblo en sus orígenes empezó como muchos otros con el auge de la minería, ya que en sus inicios fue muy productivo en plata, la cual se encontraba prácticamente a flor de tierra y se le recogía con pico y pala.

En un inicio se le denominó Real de Minas de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Guadalupe de los Álamos de Catorce, aunque en la actualidad se le conoce como Real de Catorce.

Hacia el año 1910, cuando empezó la revolución, Real de 14, tenía alrededor de 10.000 habitantes, pero conforme avanzó se fue quedando con menos gente hasta llegar a 250. En sus tiempos de mayor bonanza llegó a tener hasta 15.000 habitantes.

A partir de esos tiempos la población no fue muy grande y el pueblo no tenía muchas fuentes de trabajo. Ahora la principal actividad del pueblo es el turismo, y cada fin de semana llegan personas de diferentes partes de la república así como extranjeros a conocerlo. Tiene pocos hoteles y la mayor oferta de alojamiento, se hace en cuartos muy modestos que la gente del lugar construye para este fin; por lo que si llega a ir, tome esto en cuenta.

Si usted va a Real de 14, encontrará que hay mucho por descubrir, algo que comer, comprar o admirar; es de los lugares que por el simple hecho de llegar allí ya valió la pena el viaje. En Real de 14 se percibe la energía de un pueblo que aunque estuvo casi desierto por muchos años, se ha resistido a morir.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus