Triple recalentadores: el meridiano santo | lagranepoca.com

Triple recalentadores: el meridiano santo

Conocer su recorrido nos permite entender mejor la relación entre nuestro cuerpo y nuestras emociones.
Por Roberto C. de la Cuerda - especial para La Gran Época
Lun, 14 Dec 2009 13:30 +0000

Más información

Una vez que el enigma se resuelva, una nueva revolución científica será inevitable
El concepto de la medicina china- Primera parte
Es comprensible y aceptable en el marco de la mentalidad actual, que por medio del canal del riñón podamos mejorar la energía del mismo y, por tanto, su funcionamiento; o que a través del meridiano correspondiente al estómago mejoremos el estómago; o que con el meridiano de hígado mejoremos la condición de ese mismo órgano, y así con cada uno de los órganos internos que tiene su correspondencia con un meridiano en la superficie del cuerpo. Pero cuando se quiere explicar el meridiano de los ‘Triple recalentadores’, el cual no se corresponde con ningún órgano conocido, los médicos se atascan porque no conocen sus mecanismos ni su trasfondo.

En definitiva, ¿qué son los Triple recalentadores?  Se los suele definir como tres fogones que tenemos en nuestro cuerpo. Uno estaría en el pecho; otro, en el abdomen medio, a la altura de la boca del estómago; y el último estaría en el abdomen inferior, a la altura de la vejiga y los intestinos.

Se dice que la misión de estos Triple recalentadores es regular la temperatura interna de esas tres zonas, así como armonizar la relación entre ellas. Por tanto, podrían ser considerados como fuente de vida y energía vital para la conservación de las mismas.

Los Triple Recalentadores esencialmente tienen la característica de la luz: alumbran y proporcionan claridad. Esta energía de luz expulsa nuestras cosas malas, y saca nuestra virtud interna para favorecer a los demás, la cual va unida al desapego y a la  capacidad de olvidar.

Esto hace pensar que una persona verdaderamente generosa es genuinamente feliz, y una persona genuinamente feliz es verdaderamente generosa. Solo con ese estado interno puede ayudar e iluminar a los demás. Entonces se dice que tiene la energía de un Buda.  

La energía de los Triple recalentadores funciona como una válvula de escape o tapadera en un recipiente cerrado, vaciando la suciedad interna para que el recipiente que es el cuerpo humano no se hunda por el peso y la presión. Solo de esta forma puede flotar el ser humano sin restricción.

En mi experiencia como acupuntor siento que las personas vienen a nuestra consulta llenas de obsesiones, preocupaciones, ambiciones, deseos, miedos, envidias, enfados, e intoxicados por muchas nociones equivocadas que provocan que el tratamiento no sea tan rápido y efectivo como podría ser en el pasado, haciéndose necesario un mayor número de sesiones terapéuticas. Pero lo que también siento es que solo obtendrán la curación los que estén dispuestos a mirar dentro de sí, olvidando y perdonando, es decir, cultivándose hacia el interior.

Hablando un poco más, estimado lector, adivine dónde empieza el meridiano de los Triple recalentadores. ¡Vamos, es muy fácil! En el dedo anular, pues tiene precisamente la misión energética de anular lo que sobra para que nuestro corazón no se mueva ni se perturbe (quizá por eso es el dedo con menos movilidad).

Entonces, ¿qué podemos entender cuando se duermen o paralizan nuestros dedos anular y meñique? Este síntoma nos está diciendo que nuestro corazón está demasiado alterado y necesitamos descansar emocionalmente.

Siguiendo el recorrido del mismo meridiano, se llega hasta el codo. ¿Qué puede significar, entonces, el archiconocido codo de tenista? Esto traduce, en la mayoría de los casos, un estado depresivo o demasiados conflictos en las relaciones interpersonales. ¿Y la psoriasis típica que nace generalmente en el codo extendiéndose por el brazo? Pues sí, esto es fuego o calor interno que sale por este punto hacia fuera.

Subiendo hacia arriba por el meridiano hasta el hombro, ¿qué puede significar el dolor de hombro del que hoy nadie se libra a partir de los cuarenta años cuando menos? ¡Efectivamente!, desesperanza.

Y todavía más arriba, cuando el meridiano rodea todo el oído, ¿qué nos quiere decir el acufeno o pitido de oído del que padece tanta gente hoy? ¡Más sencillo todavía! Es como el sonido típico de la válvula de seguridad de una olla a presión, y efectivamente cumple esa misma función: nos está avisando. Entonces, mirándolo desde ese ángulo, ¿no deberíamos dar gracias a ese pitido, por más desagradable que sea?

Al final del meridiano, en el área del párpado, se encuentra el punto “Yuyao”.  ¿Por qué tenemos tics, manchas e incluso parálisis del parpado? ¡Esto se debe, ni más ni menos, a que hemos agotado nuestra generosidad por haber acumulado tantas cosas dentro de nosotros!

Si esto es cierto, ¿pueden los medicamentos curar estos síntomas a largo plazo? ¡No señor! Esto solo se puede conseguir con la cultivación interior y la virtud. La medicina tradicional china es así de simple y por eso es medicina santa.

Con respecto al alcohol, me gustaría decir que se trata de un medicamento para los Triple Recalentadores, porque nos permite olvidar las cosas malas y nos mantiene felices, aunque sea por un corto espacio de tiempo. Pero junto a este aspecto positivo tiene su aspecto negativo, que no es otro que  alterar nuestra naturaleza interna y anular nuestra consciencia o espíritu principal, que es lo que realmente somos.

Tanto las drogas como el alcohol y los medicamentos eliminan la sensación de dolor físico y psíquico a costa de anular la consciencia, y nosotros, ante todo, somos seres conscientes, ¿no?

Para terminar me gustaría mencionar que creo firmemente que el ser humano está despertando y el futuro próximo va a estar dominado por el altruismo y la generosidad. Y esa es finalmente la única manera de tener bienestar.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus