Funcionarios chinos buscan prestigio violando a niñas menores de edad | lagranepoca.com

Funcionarios chinos buscan prestigio violando a niñas menores de edad

El caso de la joven camarera Deng Yujiao, quien mató en defensa propia a un político del partido comunista, expone una perversión que se ha vuelto común en China.
Por Tian Yuan - La Gran Época
Vie, 25 Sep 2009 21:42 +0000
La mayoría de las mujeres con las que se involucran en aventuras los miembros más ricos y poderosos del partido comunista chino son  vírgenes. Los funcionarios, incluso, a menudo se jactan de haber abusado de ellas y haberles quitado la virginidad como símbolo de poder, de pertenencia y logro individual.

La reacción pública ante el reciente caso de la camarera y pedicura Deng Yujiao, muestra que el pueblo chino lo sabe y lo repudia. Este caso es un reflejo de una situación extendida en China.

El incidente de Deng Yujiao ocurrió el 10 de mayo, día en que la joven de 21 años de la localidad Badong, provincia de Hubei, China, apuñaló con un elemento de pedicura a dos funcionarios locales del municipio; ambos fueron acusados de haber abusado sexualmente de ella.

Según el expediente elaborado por su primer abogado -el Sr. Xia Lin-, el funcionario que Deng apuñaló trató de “retenerla”, mientras cinco funcionarios de alto rango esperaban en un cuarto contiguo para violarla. 

Uno de los funcionarios que Deng apuñaló murió camino al hospital. Por tal motivo, Deng fue acusada de asesinato y encerrada en un hospital psiquiátrico. Posteriormente, el cargo fue reducido a asalto intencional y Deng quedó absuelta.

Esta historia llegó a ser reconocida instantáneamente en el ciberespacio chino, y los medios estatales publicaron artículos desde distintos ángulos.

Según críticos, la reducción de su sentencia y la posterior decisión de absolverla indican que el régimen chino ajusta su métodos según la intensidad de las protestas públicas; este es también el motivo por el cual la comunidad celebró la actitud heroica de Deng.

El caso generó tal atención que se consideró una amenaza, puesto que la fecha del suceso estaba muy cercana al 4 de junio: día  de la masacre en la plaza Tiananmen y símbolo de la brutalidad del PCCh.

Los medios de comunicación pronto recibieron una orden de la corte, prohibiendo el tema en los foros de Internet y los sitios sociales, como si los hechos jamás hubieran ocurrido. Incluso las citas antiguas fueron eliminadas completamente.

Un patrón

 

En junio de 2008, Li Shufen, una estudiante de 15 años de edad, fue encontrada muerta en un río de la provincia de Guizhou. La policía argumentó su muerte como suicidio. Sin embargo, la gente del lugar afirmó que la niña había sido violada y asesinada. Los presuntos violadores son funcionarios locales del partido y jefes de policía. En ambos casos, ningún sospechoso fue culpado.

Otro caso que trascendió ampliamente es el de Gao Yingying, una camarera de un hotel de la ciudad de Laohekou, provincia de Hubei, que fue violada y asesinada en 2006. Su cuerpo fue incinerado por la policía, sin realizarle autopsia. Nadie fue culpado del crimen, pero se cree que el violador es pariente del secretario del partido de la ciudad.

Para los miembros con poder en el partido, el número de mujeres con las que se involucran, y especialmente el número de vírgenes que desvirgan es algo para alardear. Hasta cierto punto, desvirgar mujeres se ha convertido en un símbolo de poder, relevancia y de logro personal.

Mantener relaciones sexuales forzadas con una vírgen es riesgoso, por lo tanto comprar una vírgen se ha vuelto popular entre funcionarios del partido. Muchas niñas menores de edad son a menudo obligadas a convertirse en esclavas sexuales. En China, tener sexo con niñas menores de 14 años constituye una violación según los estatutos y la pena máxima es la pena capital. Sin embargo, los funcionarios del partido a menudo se salen con la suya. 

Lu Yumin, de 47 años, dirige la oficina de impuestos en el condado Yibin de la provincia de Sichuan. Nadie sabe exactamente cuántas niñas fueron abusadas sexualmente por Lu. El pasado diciembre, tuvo sexo con una estudiante femenina de 13 años de edad. Fue atrapado y acusado de visitar una prostituta. ¿Cuál fue su castigo? Quince días de detención administrativa y una multa equivalente a US$736, según el Diario Comercial de Chengdu del 11 de mayo.

En contraste, un fisgón de la misma provincia fue acusado de violación y sentenciado a un año tras las rejas. Por supuesto, él no era un miembro del partido, ni tenía conexiones o dinero.

Un vice presidente de la Conferencia Consultiva Politica del Pueblo, Wu Tianxi en el condado Zhenping de la provincia de Henan, violó al menos a 36 niñas menores de edad en su oficina durante dos años, informó el Diario del Pueblo.

Debido a que las víctimas de violación en China son reacias a declarar, el número real de víctimas puede ser mucho mayor. Según Wu, su objetivo era tener sexo con 100 vírgenes. Una manera en la que Wu conseguía vírgenes era secuestrando jóvenes mujeres de las calles a plena luz del día. Durante dos años, Wu y su pandilla recorrieron a voluntad el condado sin ser controlados. La niña más joven que violó tenía sólo 12 años en ese momento.

Todos estos crímenes han hecho recordar a los ciudadanos comunes chinos la profundamente arraigada arrogancia del PCCh. Los funcionarios del partido y la policía se comienzan a percibir como enemigos públicos cada vez con más fuerza en China. Generalmente se cree que mientras el PCCh siga en el poder, habrá miles de Deng Yujiaos y “prostitutas vírgenes”. Pero el destino de estas jóvenes ha hecho que el control del PCCh sea aún más intolerable para muchos chinos.  

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus