“Los japoneses comen arroz y son saludables” | lagranepoca.com

“Los japoneses comen arroz y son saludables”

Las personas a menudo salen a defender los alimentos ricos en almidón, sobre la base de que algunas poblaciones supuestamente saludables comen muchos de ellos, ¿pero será realmente así?
Por el Dr. John Briffa - Especial para La Gran Época
Mar, 6 May 2008 16:30 +0000

Más información

Para la medicina tradicional china, las propiedades energéticas de los alimentos, en vez de su contenido nutricional, determinan su efectividad terapéutica
Exponemos algunas de sus excepcionales características a la vez que se analizan, desde diferentes perspectivas y paradigmas, sus beneficios para la salud y los efectos antienvejecimiento reflejados en quienes lo practican
Mi aversión a muchos almidones y carbohidratos como pan, papas, arroz, pasta, y cereales para el desayuno se basa en evidencia que sugiere que el exceso de insulina que el cuerpo produce al comerlos puede acelerar nuestro camino a condiciones tales como la obesidad y la diabetes tipo 2.

Y, a pesar de todo lo que se dice sobre sus beneficios, el hecho es que los carbohidratos dejan mucho que desear en el frente de la nutrición. Las personas a menudo salen a defender los alimentos ricos en almidón, sobre la base de que algunas poblaciones supuestamente saludables comen muchos de ellos, lo que prueba que estos alimentos no pueden ser insalubres. El argumento por lo general sigue la línea de: “Si los alimentos ricos en almidón son tan malos, ¿cómo es que la dieta mediterránea/china/francesa, que está llena de pasta/arroz/pan francés es tan saludable?” En primer lugar, creo que a veces tenemos una imagen muy estereotipada de algunas dietas tradicionales. Los franceses comen pan francés, pero la mayor parte de su dieta está compuesta en realidad de comida natural, sin procesar. Lo mismo para los italianos que, cuando comen pasta, tienden a comerla de entrada más que como plato principal.

Y si bien los chinos comen arroz, ellos también comen una gran cantidad de otros alimentos, incluyendo verduras, pescado y carne. No pude encontrar ningún dato bueno sobre el índice glucémico (GI) y la carga glicémica (GL) de las dietas de estas u otras naciones. Si tuviéramos algunos, quizás veríamos que la visión estereotipada que tenemos de estas dietas está lejos de ser exacta. Pero incluso si fuera cierto que estas naciones comen un montón de almidón y, al mismo tiempo, gozan de buena salud y longevidad, lo que esto realmente indica puede no ser obvio. Al examinar los efectos de los alimentos sobre la salud, es importante aislar el factor que se desea medir y mantener, siempre que sea posible, todo lo demás igual. Una forma de hacerlo es ver dentro de una población para ver qué relaciones hay entre la dieta y la salud de las personas.

El hecho es que la salud y la longevidad son producto de una serie de factores diferentes, y algunas de las influencias negativas pueden ser compensadas por unas más positivas. Por ejemplo, tal vez el arroz constituye una considerable proporción de la dieta china, pero quizá los chinos son generalmente un grupo activo, y esto puede ayudar a protegerlos contra cualquier daño que el arroz de otro modo podría causar en el cuerpo. Los estudios que se han realizado sobre el tema muestran evidencias concluyentes de que comemos una dieta alta en GI/GL bajo nuestro riesgo. Recientemente vi la publicación de dos estudios, que vincularon el alto consumo de carbohidratos con un mayor riesgo de diabetes tipo 2. Poco después de que yo escribiera sobre estos estudios en mi blog, un comentador afirmó que los alimentos con GI alto no pueden ser malos para nosotros porque los japoneses comen arroz y están sanos. La realidad es que tal simplista deducción no es más científica que decir que como el abuelo Joe fumaba y vivió hasta los 100 años, fumar no puede ser perjudicial para la salud.

El Dr. John Briffa es un doctor con base en Londres y autor interesado por la nutrición y la medicina natural

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus