Curiosidades lingüísticas: el famoso “etsudio citenifco” | lagranepoca.com

Curiosidades lingüísticas: el famoso “etsudio citenifco”

Escribir con propiedad y sin errores ortográficos es la aspiración más corriente de cualquier redactor de textos. Sin embargo ¿es tan indispensable escribir sin errores para hacerse comprender?
Por Leonardo Vintiñi – La Gran Época
Vie, 7 Mar 2008 05:50 +0000
Un conocido mensaje que circula por el medio cultural, es aquel en el que se afirma que no importa de qué forma estén ordenadas las letras de una palabra, siempre y cuando la primera y la última conserven su orden, la palabra será legible.

De hecho, se ha comprobado en repetidas oportunidades, que el mensaje transmitido podía ser tan entendible, que el artículo entero se podría escribir de tal forma sin perder su mensaje implícito.

Es decir que, y citando un claro ejemplo, “pdoeoms ecsribir de caulqiuer frmoa que nos prazeca (seimrpe y caundo rpseteoms el odren de la piremr y útlima ltrea) y el txeto cnotiunraá snideo leiglbe”

Ejemplos como el anterior pueden ser encontrados en toda la web, y no se requieren de muchos más ejemplos. Usted puede intentarlo y gozar su minuto de asombro con su propio “texto desordenado”.

El estudio es atribuido a la Universidad de Cambridge, y demuestra de una forma sencilla, como nuestra lectura se realiza de una forma global, y cada palabra incorporada a nuestro vocabulario es leída como un “todo” y no letra por letra, como se realiza con los fonemas en la llamada lectura “fonológica”. Este tipo de lectura, llamada semántica, se realiza con aquel vocabulario que ya fue incorporado a niveles subconscientes de nuestra memoria; el ejemplo más claro de este tipo de lectura suele darse con los caracteres de la escritura oriental, llamados “ideogramas” en el caso típico, y “pictogramas” en el caso en que éstos más se parecen a un gráfico representativo.

Para el caso de la lectura semántica, se ha demostrado que los textos desordenados aún pueden leerse si alguna letra de la palabra esta equivocada. “Etze epximento es rlmeamte arsmovoso; dmvetsra cmio la mlene itnreterta lds txisots de uma frova gneresal”. El estudio es atribuido a una universidad dinamarquesa.

Otros dos experimentos similares, son los que demuestran que un texto puede seguir leyéndose correctamente aún cuando a las palabras se les haya sustraído una letra, o cuando el espaciado entre palabras haya sido aplicado de forma arbitraria en una y otra parte del texto.

Un ejemplo del primer caso: “Se d ce q e el est dio fu real zado p r u a uni ersidad alema a”

Un ejemplo del segundo caso: “Es tesegun doesstudi ose rea lizóenu nauniversi dadde hun gria”

Probablemente, aunque con todas las letras presentes, muchos encuentren que el segundo caso es mucho más difícil de interpretar que el primero. Esto puede atribuirse a que, cuando una letra falta o se encuentra desordenada, el cerebro tiende a omitir errores para concentrarse en el mensaje global del signo o palabra; en cambio, cuando las estructuras principales del texto son alteradas, nuestra mente se da a la difícil tarea de empezar a reconstruir los “signos-palabras” conocidos por nuestro vocabulario incorporado.

Para terminar con las pericias lingüísticas, hasta las imágenes y números pueden ser interpretados como parte de nuestro alfabeto latino si estamos predispuestos a interpretar el mensaje. Un ejemplo asombroso sobre este caso, lo resume la siguiente historia de dos niñas, excitas completamente mediante números:

“C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J484N MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4. P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0.

C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 L1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R”

El texto, difícil de interpretar para muchos, puede traducirse al “alfabeto” de la siguiente forma:

“Cierto día de verano estaba en la playa observando dos chicas brincando la arena, estaban trabajan mucho construyendo un castillo de arena con torres, pasadizos ocultos y puentes. cuando estaban acabando vino una ola destruyendo el castillo a un montón de arena y espuma. pensé que después de tanto esfuerzo las chicas comenzarían a llorar, pero en vez de eso, corrieron por la playa riendo y jugando y comenzaron a construir otro castillo.

Comprendí que había aprendido una gran lección; estamos mucho tiempo de nuestra vida construyendo alguna cosa, pero cuando mas tarde, una ola llega a destruir todo, solo permanece la amistad, el amor, y el cariño, y las manos de aquellos que son capaces de hacernos sonreír”

Por lo visto, el razonamiento humano es mucho más complicado de interpretar de lo que parece ser en la superficie. Etsa cmoprboado, citenifcanemte.

Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos citando la fuente del artículo

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus