El enorme superávit comercial y la economía China | lagranepoca.com

El enorme superávit comercial y la economía China

El efecto de las exportaciones baratas sobre el propio pueblo chino
Por Zhong Dajun, director del Centro de Observación e Investigación Dajun
Mar, 11 Sep 2007 03:30 +0000

Mirando atrás a la economía de China en 2006, el fenómeno más notable es el gigantesco superávit comercial de US$ 177,5 mil millones. El volumen total del comercio exterior en 2006 ascendió a US$ 1,76 billones, representando un aumento de US$ 338,78 mil millones, o un 23,8 % sobre el nivel alcanzado en 2005.

Desde enero de 2006 hasta noviembre de ese año, las importaciones y las exportaciones totales de China alcanzaron US$ 1,69 billones. Las exportaciones por US$ 875,4 mil millones representan un incremento en el crecimiento de un 27,5 % respecto de los primeros 11 meses de 2005; las importaciones por US$ 718,52 mil millones representan un incremento de 20,6 % respecto del mismo período del año anterior. El superávit comercial de los 11 meses fue de US$ 156,52 mil millones.

El año 2006 fue significativo no sólo por el fuerte aumento del comercio sino también por el superávit comercial, el cual se incrementó continuamente casi todos los meses. El comercio mensual en octubre y noviembre alcanzó el nivel máximo de US$ 23,83 mil millones y de US$ 22,92 mil millones, respectivamente. El superávit comercial mensual desde enero a diciembre fue, en miles de millones: US$ 9,49; $2,453; $11,19; $10,457; $13,004; $14,5; $14,61; $18,8; $15,3; $23,83; $22,92; y $21; respectivamente, un total de casi US$ 180 mil millones.

La diferencia de 2006 casi duplicó los US$ 101 mil millones del 2005. Los superávit de años anteriores fueron: US$ 50 mil millones en 2004, US$ 30 mil millones en 2003 y US$ 22,5 mil millones en 2001. ¿Qué causó este enorme crecimiento en el superávit comercial durante los últimos dos años?

China exporta el 70 por ciento de su desarrollo económico

El volumen comercial de US$ 1,76 billones en 2006 fue aproximadamente el 65 % del PBI de China. Este porcentaje, además de indicar la dependencia de China respecto del comercio exterior, evidencia cómo los productos chinos fluyen hacia los países extranjeros. Yu Yongding, un reconocido intelectual, una vez lo describió así: “El superávit comercial significa una mala asignación de recursos.”

La proporción del superávit comercial respecto del PBI es un dato importante. El superávit comercial de China constituyó el 2,5 % del PBI en 2004, el 4,5 % en 2005 y más de 7% en 2006. Si la economía de China creció el 10,5 % durante 2006, entonces cerca del 8% del producto de ese crecimiento se fue al extranjero. Solamente el 2,5 % del alto crecimiento ha beneficiado al pueblo chino.

La gente puede decir que el 7% de las exportaciones netas del PBI provienen de las cuentas de ahorro del pueblo chino y que esto equivale a que el pueblo chino prestó US$ 180 mil millones a los extranjeros. Es cuestionable, sin embargo, si estos préstamos serán pagados alguna vez.

China, un país en vías de desarrollo que debería estar utilizando sus valiosos recursos para mejorar los estándares de vida de su gente, en cambio, ha estado exportando un volumen enorme de recursos. Éste es, de hecho, el problema más crítico del modo de crecimiento de China. Por supuesto, China también está aceptando la inversión extranjera. Si asumimos que la inversión extranjera directa de 2006 fue de US$ 50 mil millones, esta cantidad podría compensar parcialmente el drenaje de recursos del superávit comercial.

Los medios han divulgado que en noviembre de 2006, el superávit comercial de Japón cayó un 54 %, pero la suma total fue de solamente US$ 7,96 mil millones. Después de 59 meses de crecimiento continuo, el superávit comercial de Corea del Sur en noviembre de 2006 fue de solamente US$ 2,86 mil millones. El superávit comercial de Japón y de Corea juntos en noviembre fue menos de la mitad del de China, mientras que el PBI combinado de esos dos países fue más del doble del de China. La dependencia de la economía china con los países extranjeros es mayor que la de otros países. Si el crecimiento de China se basa principalmente en vender mercancías a cambio de moneda extranjera, ¿cuál es la verdadera ventaja para el común de los chinos?

¿Está el desarrollo económico de China en un camino equilibrado?

El enorme superávit comercial y la proporción del 65 % entre el comercio exterior y el PBI son indicadores de que el desarrollo económico de China no está balanceado. Usando la estructura del cuerpo humano como analogía, algunos tienen músculos fuertes en la parte superior de su cuerpo, mientras que otros tienen piernas muy fuertes. La economía de China es como un hombre fuerte seriamente desfigurado con una cabeza grande y piernas esqueléticas, con un brazo muy fuerte y el otro muy delgado.

En su conjunto, la economía de China presenta los siguientes fenómenos: los impuestos son altos y los ingresos son bajos; las exportaciones son altas y las importaciones son bajas; las inversiones son fuertes y el gasto es bajo. Por lo tanto, tenemos la siguiente observación: el monopolio es alto y la competencia es baja; las exportaciones son altas y el consumo doméstico es bajo; los sectores productivos son fuertes y los sectores de consumo son débiles.

El desarrollo anormal es causado por la distribución desequilibrada del capital. En otras palabras, la distribución de los recursos entre los diversos sectores está seriamente fuera de proporción. Algunos sectores absorben demasiada nutrición y se vuelven muy fuertes y otros sectores son muy débiles.

Por ejemplo, Suzhou es famosa por su atracción del capital, pero en un área con una tasa tan alta de inversión, el porcentaje de ahorro por persona es muy bajo. Esto significa que a pesar de las grandes inversiones extranjeras, la gente local no tiene mucho dinero; la mayor parte de los productos vendidos allí son muy baratos.

Algunos académicos, sin embargo, incluso elogian la alta proporción del comercio exterior en relación con el PBI. Por ejemplo, el Sr. Lin Yifu cree que el comercio exterior de China no ha superado al de Japón y de Corea en sus años máximos. El Sr. Wang Jian cree que el futuro comercio exterior de China será incluso más fuerte a medida que los países desarrollados continúen transfiriendo la fabricación a China. Wang Jian incluso cree que antes del 2030, las reservas en moneda extranjera de China serán tan altas como US$ 10 billones. Pero honestamente creo que si China sigue con esta estructura de crecimiento, la economía de China muy probablemente se habrá derrumbado mucho antes. Esto es porque muchos aspectos del desarrollo de China son irracionales.

Reexaminando el modelo de desarrollo mercantilista de China

He estado llamando al modelo actual de desarrollo de China un modelo mercantilista tradicional. Este modelo, diciéndolo en buenos términos, es austero. Para decirlo de modo poco diplomático, es para sostener el crecimiento del país o -más específicamente- de un puñado de gente, a expensas del ingreso de la mayoría del pueblo chino. Este modelo de desarrollo incluye buscar oportunidades de trabajo globalmente, exportar productos nacionales y acumular reservas en moneda extranjera.

Dos condiciones son necesarias para que este modelo sea exitoso. Una son los salarios bajos o trabajo barato; la otra es un mercado exterior lo suficientemente grande. La primera condición se ha logrado. China tiene enormes recursos de trabajo y un sistema legislativo que garantiza una fuente rápida de trabajo barato (esto es, trabajadores emigrantes de áreas rurales, la inexistencia del derecho a huelga de los trabajadores o de negociar con la patronal, un sindicato no funcional). Especialmente en China, la tradición de salarios bajos ya fue establecida durante la vieja economía de planificación centralizada. Por lo tanto, luego de décadas de reforma, el nivel general de salarios sigue siendo muy bajo.

Este tipo de economía de ingresos bajos no sólo resulta en productos baratos; también contribuye a una escasez de consumo interno. Economías de este estilo comparten una meta común: desarrollar un mercado internacional y vender activamente productos a países extranjeros. Consecuentemente, estos países tienen normalmente un alto superávit comercial y una reserva cada vez mayor de moneda extranjera, mientras que el nivel de ahorro de los bancos tiende a ser muy alto.

Sin embargo, estos países también comparten otra cualidad: el estándar de vida de la gente se mantiene en un nivel bajo porque su poder adquisitivo es bajo. En estos países, las compañías pueden acumular enormes riquezas mientras que los gobiernos normalmente poseen poderosos recursos financieros. Sin embargo, desde la perspectiva del desarrollo, este modelo de gobierno fuerte, empresas fuertes y trabajadores pobres es diferente de los modelos que se centran en el capital humano.

En general, hay un límite al modelo mercantilista de China, que no puede continuar en la misma trayectoria por siempre. Su capacidad /de prolongarse se mide sobre todo por cuán satisfecha está la gente con este modo de crecimiento. Si la mayoría de la gente no puede mejorar su estándar de vida durante un largo período de tiempo, entonces cuestionará la legitimidad de la reforma económica.

Los economistas, incluyendo al Sr. Wang Tongsan, también han encontrado que este problema representa síntomas negativos en la economía de China. El ciclo comienza con ciertos sectores industriales que tienen una capacidad excesiva mientras que la demanda del mercado interno es relativamente débil. Debido a esto, los fabricantes son forzados a desarrollar un mercado de exportación. Esto facilita el aumento de las exportaciones y una gran acumulación de moneda extranjera.

Para balancear las reservas de moneda extranjera, las autoridades financieras deben aumentar la oferta de dinero, lo cual ayuda a acelerar la inversión. Debido al desequilibrio en la distribución de ingresos a nivel doméstico, ocurre una disparidad entre la inversión y el consumo. La economía, dada la carencia de una demanda doméstica fuerte, es dirigida por las fuertes inversiones y exportaciones. Bajo tal circunstancia, una abundante oferta de dinero causa una presión inflacionaria implícita. Aunque en el corto plazo no ha hecho subir el índice de precios de consumo, ha conducido obviamente a un aumento en el precio del capital. Esta situación provee incentivos a algunas industrias productoras para hacer inversiones irracionales en busca de beneficios a corto plazo, haciendo que el problema de la capacidad excesiva sea incluso peor en el futuro.

Haciendo frente a tal anormal desarrollo y ciclos económicos desequilibrados, han habido varios tipos de recomendaciones políticas, tales como cambiar la tasa de interés, tener un impuesto uniforme para las compañías extranjeras y nacionales y establecer restricciones en cuanto a la utilización del suelo. En mi opinión, el problema más fundamental sigue siendo los bajos salarios de los trabajadores, lo cual conduce a un bajo consumo y a grandes cantidades de recursos destinados a ser exportados a precios baratos. El factor más importante que provoca los bajos salarios de los trabajadores es la falta de derechos laborales. Por lo tanto, las medidas económicas por sí solas no son suficientes para solucionar el problema; es necesaria una reforma política para facilitar una solución.

Fuente: Ensayo de la Fundación Internacional Monetaria “Qué controla las inversiones en China” del 12 de diciembre de 2006. www.dajun.com.cn\imf.htm

Desproporción en la distribución del ingreso, el ahorro y la inversión

Diferentes estrategias y políticas de desarrollo usualmente generan diferentes estructuras económicas. La condición de la economía china actual, marcada por la alta inversión, el alto ahorro y el bajo consumo, nunca ha ocurrido incluso en otros países en vías de desarrollo.

La figura 1 exhibe el patrón de inversión en China, Japón y Corea en el curso del alto crecimiento económico. El período del alto crecimiento de Japón fue entre 1962 y 1976, con su proporción inversión/PBI de entre 30% y 35% durante la mayor parte de esos años, con un pico de 37%. El período del alto crecimiento de Corea entre 1984 y 1998, con la misma proporción, que fluctuó entre 30% y 39 % y luego cayó por debajo del 30 %.

En China entre 1990 y 2006, la proporción empezó en 25 % y aumentó hasta 48 %. Japón y Corea experimentaron cerca de 14 años de alta inversión antes de que la cifra cayera hacia abajo. El período de alta inversión de China ha durado 16 años, y no hemos visto ninguna muestra de que desacelere.

Para hacer grandes inversiones, se necesita gran cantidad de dinero en efectivo. Veamos quién está invirtiendo en China y quién tiene el dinero. La figura 2 demuestra claramente quiénes son los verdaderos inversionistas. La curva de arriba, la más gruesa, es la inversión de las empresas; las dos líneas discontinuas inferiores representan la inversión de los hogares y del gobierno. Es claro, a partir de la Figura 2, que las inversiones de las empresas están constantemente entre 28 % y 35 %, mientras que la inversión de los hogares y del gobierno está cerca del 5 % del PBI.

Song Guoqing, un académico chino, una vez mencionó que durante los últimos ocho años, China ha estado implementando políticas para estimular el consumo. Sin embargo, durante los mismos ocho años, la parte del PBI del gasto de las familias ha declinado en un 8 %, y esta tendencia continúa. Observemos la siguiente tabla para ver las variaciones del ahorro de los hogares de familias y del ahorro de las empresas. En 1996, los ahorros familiares ascendieron al 20 % del PBI, pero en 2005, la proporción cayó a 16 %; al mismo tiempo, la proporción del ahorro empresarial en relación con el PBI aumentó del 13 % al 20 % durante el mismo período.

Cuadro 1. Variación en porcentaje de ahorro respecto del PBI desde 1996 a 2005

 

1996

2000

2004

2005

Familias

20

15

16

16

Empresas

13

15

19

20

Gobierno

5

6

6

6

Fuente: Banco de Datos del Centro de Observación e Investigación Económica Dajun de Beijing.

El cuadro 1 refleja claramente que, durante la última década, el porcentaje del ingreso fiscal del gobierno y de las empresas estatales se ha incrementado constantemente, mientras que el porcentaje de los ingresos personales ha declinado continuamente. Actualmente, los ahorros de las familias componen el 33 % de los ahorros totales, mientras que los ahorros de las empresas son el 49 % y el ahorro del gobierno es el 16 %. Estos cambios son la razón por la cual el consumo doméstico sigue siendo débil. Por un lado, la gente tiene poco dinero para gastar; por otra parte, el gobierno y las empresas tienen un montón de dinero para gastar e invertir.

Desde que comenzó la reforma fiscal en 1994, la constante caída de los ingresos fiscales de más de 10 años se ha revertido. Año tras año, el ingreso fiscal se ha incrementado. Los ingresos fiscales del gobierno han crecido considerablemente. Esto ha disminuido en gran parte el consumo personal y ha forzado la exportación de más productos. Las exportaciones baratas no sólo han afectado los estándares de vida de la gente y han desperdiciado valiosos recursos del país, sino que también han afectado a los factores de riesgo global, tales como la devaluación del dólar estadounidense. Si el dólar estadounidense continúa descendiendo, esto conllevará la devaluación de la moneda extranjera en manos de China. La reserva en moneda extranjera ganada laboriosamente estará bajo gran riesgo.

Hagamos otra comparación internacional. El cuadro n° 2 muestra la estructura de ahorro de varios países como parte de su PBI. Entre éstos, la tasa de ahorro en los Estados Unidos es de solamente el 14,3 %; Corea tiene la segunda tasa más alta de ahorro, con 31%; La tasa del ahorro de China en 2006 probablemente haya alcanzado el 50 % del PBI. Esta alta tasa de ahorro solamente puede causar una alta inversión y un elevado superávit comercial. Esta es la razón por la cual China ha tenido un enorme superávit comercial en 2006.

¿Quién diseñó este modelo?

Del análisis anterior, podemos ver que debido a la disparidad de la distribución del ingreso, el porcentaje de ahorro de los hogares de China está declinando, y la parte de los ingresos disponibles en el PBI está declinando rápidamente. A partir de 1978, cuando China comenzó la política de reforma y apertura, hasta hoy, la renta de los ciudadanos privados ha experimentado un cambio en forma de “n” (fue hacia arriba y hacia abajo). ¿Es este cambio normal o anormal? Hay muchos y diversos puntos de vista.

Tengo que precisar la siguiente seria situación: que la renta del capital sea mayor que la renta del trabajo es la causa principal de todos los problemas económicos en China. Este tipo de estructura de distribución de los ingresos nunca se ve/ha visto en países desarrollados occidentales.

Cuadro 2. Porcentaje de Ahorro en PBI de varios países

 

China

EEUU

Francia

Japón

Corea

México

India

Porcentaje total de ahorro

41,7

14,3

20,7

25,5

31

20,8

28,3

Hogares de familia

16

4,8

10,8

8,2

4,5

8

22

Empresas

20

10,3

9,5

19,4

14,8

10,6

4,8

Gobierno

5,7

-0,9

0,3

-2,2

10,7

2,2

1,5

Nota: Los datos de China son de 2005, los de México son de 2001, los de India son de 2004, y todos los demás de 2002. Fuente: Banco de Datos del Centro de Observación e Investigación Económica Dajun de Beijing http://www.dajun.com.cn/shunc.htm

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus