Las pirámides chinas | lagranepoca.com

Las pirámides chinas

Se deteriora uno de los patrimonios más desconocidos de la ciencia, asolado por la restricción y la falta de interés cultural de las autoridades locales.
Por Leonardo Vintiñi
Sab, 21 Jul 2007 19:32 +0000

|nid=5164|title=|desc=La Gran Piramide Blanca Millones y millones de minúsculas partículas de arena golpean contra el área triangular que enmarca el muro externo de la edificación; adentro, el espíritu de una cultura mística y milenaria cruje, gutural e inaudible, cuando la grieta -que lleva años ensanchándose- amenaza con poner fin a todo el monumento de un momento a otro. Antiguos funcionarios reales y emperadores del Cielo por igual se estremecen en el interior de su última morada, a la espera de un rescate que nunca llega.

Las pirámides chinas aún constituyen un excitante misterio para la ciencia. Descubiertas accidentalmente por un aviador de la fuerza aérea norteamericana hacia finales de la segunda guerra mundial, estos monumentos históricos aún luchan por mantenerse en pie ante el rigor del agua y las tormentas de arena que azotan repetidamente sobre el gran desierto chino. Sus vértices caprichosos fueron divisados por primera vez por James Gaussman, cuando un sorpresivo fallo en el motor de su nave lo obligó a regresar desde su misión de abastecimiento al ejército chino, hacia su base de partida en Assam, India. Durante el regreso, a minutos de sobrevolar a bajo nivel la zona de Xi´an, Gaussman quedó atónito ante la aparición de una descomunal pirámide frente a su campo de visión. El aviador no desaprovechó la oportunidad, y sobrevoló la zona tomando fotografías que más tarde acompañarían un informe presentado ante las autoridades del gobierno de Estados Unidos.

En 1947, otro aviador de la fuerza área estadounidense nuevamente dio aviso del avistamiento de una enorme pirámide en el territorio chino. Según el cálculo estimado del piloto, la construcción debía tener aproximadamente unos 450 metros de altura; en comparación, la gran pirámide egipcia de Giza sólo ostenta una elevación de unos 147 metros desde la base a su vértice.

Durante años las pirámides chinas se mantuvieron como un secreto para la investigación internacional debido al fuerte control del comunismo sobre el territorio chino. Pero, pese a dichas restricciones, las pirámides chinas fueron captadas nuevamente por el ojo de una cámara, cuando en 1994 el investigador alemán Hartwig Hausdorf se atrevió a fotografiar y filmar las construcciones, a riesgo de perder la vida a manos de la fuerza militar china que intentaba impedir con recelo el tránsito del espacio aéreo por parte de cualquier “invitado” extranjero, o incluso chino.

A principios del año 2000, el régimen chino no tuvo más remedio que reconocer que no sólo existían unas 400 pirámides irguiéndose en la región de Shanxi, al norte de Xi´an, sino que la mayoría de las pirámides más tardías pertenecientes a la Dinastía Xia del Oeste (1032-1227) se encontraban en un estado sumamente deteriorado por falta de mantenimiento; muchas de éstas presentaban profundas grietas, y gran parte se hallaba al borde del derrumbe. “El conjunto completo de enterramientos de nobles corre riesgo de desaparecer” confesaría el subdirector de la oficina de administración de las tumbas, Dai Wenzhen. Según el funcionario, la mayoría de las tumbas de la dinastía Xia, ubicadas en la región de Ningxia, presentaría problemas similares, y algunas incluso podrían catalogarse abiertamente como “ruinas”. No obstante, muchos científicos calificaron a la inversión de los dirigentes en la refacción de los monumentos en riesgo como “irrisoria”.

Mientras que la arcilla de las 207 tumbas y 9 mausoleos de la región de Ningxia se esfuerzan por persistir en el tiempo, las pirámides ubicadas en Shanxi se muestran más estables, imponentes y desconocidas. Actualmente se estima que la gran mayoría de la agrupación de 400 edificaciones de Shanxi se construyó durante la dinastía del tiránico emperador Qin Shihuang Ti (259-210 a.C.) con el propósito de albergar cerca de su tumba a los restos de la corte imperial china hacia su descanso eterno.

Qin Shihuang Ti, la pirámide más enigmática del planeta

No es desconocida la obsesión que sufría el emperador Qin Shihuang Ti por descubrir la formula de la inmortalidad. La fiebre por alcanzar la gloria lo condujo a crear una de las maravillas arquitectónicas más intrigantes y codiciosas del planeta. A sólo un kilómetro y medio de su imponentemente célebre “ejército de terracota”, un enorme montículo esconde los restos del monarca más déspota que conociera la China antigua. Qué tesoros alberga dentro de su pirámide mortuoria, son aún conjeturas.

Según antiguos documentos chinos, el emperador Qin intentó acondicionar su pirámide subterránea de tal manera que ésta fuera una réplica exacta del territorio chino. Los textos antiguos refieren que la gigantesca bóveda de la cámara estaría tapizada de cobre con incrustaciones de joyas, de modo que la luz de las lámparas las hiciera titilar simulando las estrellas del firmamento. Asimismo, por toda la base de la gran pirámide debía circular, mediante un mecanismo desconocido, una réplica artificial de los ríos de China, completamente realizada en mercurio. De hecho, expediciones científicas confirmaron que la tierra que cubre la superficie de la pirámide tiene concentraciones considerables de este metal líquido. Actualmente, la pirámide del emperador Qin tiene 76 metros de altura, pero se estima que hace 2.200 años alcanzaba los 115 metros. El ancho de la base este-oeste es de 345 metros y su longitud sur-norte es de 350 metros. Aunque el emperador Qin se esmeró en dificultar el acceso a su última morada haciendo cubrir la pirámide con suelo y vegetación y bloqueando todo acceso posible a la cámara principal, los dirigentes chinos no han mostrado señales de profundizar la investigación para descubrir los infinitos tesoros arqueológicos que pudiera albergar esta enorme construcción. Tampoco hoy existe libertad para explorar las pirámides fotografiadas clandestinamente, y se dispone de muy poca información para acceder a estas maravillas que nos permitirían conocer más a fondo el legado de una cultura milenaria.

[email protected]

Este artículo puede reproducirse parcial o totalmente citando la fuente

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus