Los experimentos más controvertidos en torno al tiempo (parte 2) | lagranepoca.com

Los experimentos más controvertidos en torno al tiempo (parte 2)

Mucha gente apuesta a que la tecnología para enviar a la gente a través del tiempo ya ha sido alcanzada hace años. Muchos también creen que se alcanzará en un corto período de tiempo
Por Leonardo Vintiñi - La Gran Época / 2013 y más allá
Dom, 1 Abr 2007 05:08 +0000

Más información

¿cuánta verdad hay en nuestra incapacidad de manipular el tiempo? Quizás todo el mundo escuchó historias de ciencia ficción acerca de máquinas del tiempo, que hacen a sus protagonistas volver al pasado o conocer el futuro
Científicos de México explican que en todo el Universo, solo un 4,5% es materia ordinaria, mientras que el resto son 22,5% de materia oscura y 73 % de una enigmática energía oscura
«Cada ser humano deja tras de sí una doble estela: una sonora y otra visual, una especie de carta de identidad distinta para cada individuo. En base a esto nos encontramos hoy en condiciones de volver a ver y escuchar a los personajes más grandes de la historia, reconstruyendo su rastro energético de luz y sonido.»

Probablemente a los humanos nunca se nos permita transgredir de forma absoluta las fronteras de la cuarta dimensión. Pero tal vez sí sea posible tomar energía del pasado y recrearlo visual o sonoramente, como en el caso del enigmático cronovisor de Pellegrino Ernetti (ver recuadro). Sería algo similar a un viaje en el tiempo. Aunque no «real».

También existe la teoría einsteniana, cuya veracidad está prácticamente demostrada, la cual enuncia que para una persona que viajase a velocidades cercanas a de la luz, el tiempo casi no transcurriría. Al regresar a su vida normal, para esta persona sólo habrían transcurrido unos momentos, cuando en el mundo habrían pasado cientos de años. Esto sería similar a un viaje en el tiempo hacia el futuro. Aunque no sería “real”. La persona sólo habría utilizado el recurso de resistir en el tiempo durante años.

En realidad, hablar sobre el tiempo en tan pocas palabras es una osadía. Tampoco se puede confirmar la autenticidad o falsedad de los experimentos que se han llevado a cabo en el mundo con el afán de manipular esta materia. A todos estos experimentos los rodea un halo de misterio, porque en sí mismo el tiempo es misterioso. También existe la posibilidad de que nunca nos enteremos de proyectos que se realizan dentro de un marco de absoluto secreto.

Mucha gente apuesta a que la tecnología para enviar a la gente a través del tiempo ya ha sido alcanzada hace años. Muchos también creen que se alcanzará en un corto período de tiempo. El Instituto de Investigación del Mundo Paralelo, en la ex Rusia, parecía haber alcanzado tales fines, pero sus resultados no fueron los esperados. Tal vez los humanos no debamos experimentar con el tiempo.

El cronovisor: la máquina de fotografiar el pasado

En mayo de 1972, un diario italiano publicó una noticia espectacular: un cura benedictino, licenciado en física cuántica y especialista en oscilografía electrónica, había construido junto a otros doce especialistas en la materia, un artefacto capaz de captar imágenes y sonidos de sucesos pasados. La primicia no tardó en recorrer el mundo y crear polémica. Más aún siendo que, como evidencia irrefutable de la existencia de su aparato, el padre «Ernetti» mostrara una fotografía que captaba supuestamente el momento en que Jesucristo agonizaba en la cruz.

Según explicaba el polifacético Pellegrino Ernetti, la energía en forma lumínica y sonora que emana cada objeto queda grabada en el ambiente, de modo que usando el instrumento adecuado se podría reconstruir a partir de dicha energía las imágenes y sonidos de un suceso específico. Y el cronovisor era el instrumento para tales increíbles fines. Aparte de la fotografía mostrada, Ernetti afirmaba haber grabado varias escenas de la vida de Cristo, así como la destrucción de Sodoma y Gomorra y el texto original de las tablas de la Ley de Sinaí.

Pero la polémica creada en torno al cronovisor terminó a los tres meses del anuncio de su creación, cuando se descubrió que el rostro de Cristo tomado por Pellegrino era idéntico al del santuario del Amor Misericordioso de Collevalenza, Perugia. A todo esto, Ernetti continuó defendiendo la existencia del cronovisor, pero alegó que el Vaticano le impedía hablar más acerca de su invención.

La historia del cronovisor no concluye ahí. Actualmente dos equipos científicos están estudiando la posibilidad de crear un cronovisor basado en el mismo principio que Ernetti sostenía: “Cada vez que los sonidos o imágenes afectan a la materia, que se transforma en parte en energía estática, pueden ser recreados como una forma de energía aún desconocida”. El líder de ambos equipos es el religioso Luigi Borello, quien conoció a Ernetti personalmente y se convirtió en su principal crítico.

El Instituto del Mundo Paralelo

Existen fuentes que indican que bajo la dictadura de Stalin, en la Unión Soviética, hubo un Instituto de Investigación del Mundo Paralelo. Los informes de los experimentos dirigidos por los académicos Kurchatov e Ioffe se encuentran archivados. En 1952, el jefe de la de la policía secreta soviética investigó a la gente que participó en los experimentos, y, como resultado, ejecutaron a dieciocho profesores por fusilamiento.

El instituto reinició su actividad bajo Khruschev. Pero un soporte experimental con ocho investigadores principales desapareció en 1961, y se arruinaron los edificios periféricos al laboratorio. La actividad del Instituto se suspendió otra vez.

El programa de investigación continuó en 1987. Pero el 30 de agosto de 1989 ocurrió una tragedia: una explosión muy fuerte voló la sucursal de las Islas Anjou. La explosión destruyó el módulo experimental y un área de dos kilómetros cuadrados. Según una teoría, el módulo con tres experimentadores chocó con un objeto grande, tal vez un asteroide, en el mundo paralelo. Al perder el sistema, el módulo permaneció en el mundo paralelo.

El último registro hecho en el marco del experimento dice: «Estamos muriendo pero nos mantenemos dirigiendo el experimento. Está muy oscuro aquí; vemos todos los objetos hacerse dobles, (...). El suministro de oxígeno será suficiente durante 43 horas, el sistema de soporte de vida está dañado seriamente» Luego la transmisión se detuvo repentinamente.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

Más sobre

comments powered by Disqus