La mejor carne del mundo, en Puerto Madero | lagranepoca.com

La mejor carne del mundo, en Puerto Madero

Por Mercedes Gambini - La Gran Época
Dom, 14 Dec 2014 00:30 +0000
gastronomía, comida, asado, argentina,
(Daniel Musa/La Gran Época)
Chef Guillermo Mascardit. (Daniel Musa/La Gran Época)
Chef Guillermo Mascardit. (Daniel Musa/La Gran Época)

En el momento en que se abre la pesada puerta sentís que estás en otro lugar, mesas hechas de robustas rodajas de madera que aún preservan los dibujos y texturas del tronco del árbol en sus laterales y butacas de cuero y hierro te están esperando para disfrutar de una velada sensacional.

Desde el presidente Clinton hasta Bono de U2 o Madonna, muchas personalidades que visitaron el país pasaron por aquí.

Conociendo Cabaña Las Lilas

La historia remonta al año 1995, cuando se inaugura el restaurante en Puerto Madero. En realidad, Cabaña Las Lilas es una marca de carne muy reconocida tanto en Argentina como en el mundo y es uno de los principales exportadores de carne de nuestro país. Aprovechando ese reconocimiento internacional, surgió la iniciativa de abrir un restaurante para que el último eslabón de esta cadena: genética-producción-campo se unieran en un plato.

El gerente Gastón del Valle le contó a La Gran Época que no tenían experiencia gastronómica, por eso buscaron un socio aliado: Rubaiyat, una empresa familiar paulista de origen gallego.

“Es una fórmula con un éxito total, desde el´95 que abrimos, el boca en boca fue trayendo cada vez más gente. Hoy viene gente recomendada de todo el mundo, obviamente también está el público local, que nos acompaña desde hace mucho tiempo, fiel a la marca”, expresó Del Valle.

Ni bien te sentás empezás a vivir la excelencia del servicio. Camareros se acercan amablemente para tomarte el pedido mientras colocan en la mesa un abundante plato de entradas frías para compartir: Cebiche de calabaza y remolacha, bocconcinos y cherrys con pesto, láminas de un excelente jamón crudo, un tiradito de salmón rosado, mousse de hongos y una gran variedad de panes para probar.

A la hora de elegir el plato principal, hay gran variedad de carnes; el ojo de bife, que es el corte emblemático de la casa, tiene una relación de ternura y sabor únicos; el bife de chorizo, que de sabor es muy bueno; y el lomo, que es un corte muy tierno, son los 3 cortes que más pide la gente. También hay otras opciones como el bife de costela, con unos generosos 850gs (lo recomiendo para compartir), bife de tira, tapa de cuadril, vacío y entraña, entre otros.

Del Valle contó que Cabaña Las Lilas fue el creador del corte ojo de bife. “En el animal no se puede inventar nada, pero por marketing fue el atributo de la marca el ojo de bife, estamos hablando de los años 80, 90 y nadie conocía este corte y ahí fue cuando Cabaña Las Lilas empezó a ver la parte comercial y lo sacó como el corte emblema”.

Una de las barras más grandes y más variadas, con el primo Wine Spectator, la distingue en forma ininterrumpida desde el año 2007 por tener una de las cavas más amplias del mundo con un inventario de 8608 variedades y marcas de vinos; cada detalle de esta aventura culinaria está avalado y recomendado mundialmente.

La producción ganadera

Las Lilas se destaca por sus animales, todos de origen británico: Brangus, Braford Braman Hereford y Alberdeen Angus. Son criados a campo abierto y en las mejores regiones pampeanas, “las mejores tierras, los mejores pastizales y las mejores razas”. Esta combinación hace que el producto final tenga el resultado que tiene.

“También trabajamos con otro tipo de carne que es el kobe beef, es un corte mundialmente conocido, pero que acá en Argentina se empezó a producir tarde, porque el país tiene una experiencia ganadera inigualable, no tuvo la necesidad de llegar a ese tipo de ganado, pero hoy por hoy tampoco somos ajenos a lo que pasa en el mundo y el kobe se pide muchísimo”, agregó el gerente.

La fórmula para el éxito

Es un restaurant prácticamente de carnes, si bien se pueden comer algunos otros platos, como pescados y exquisitas ensaladas, el fuerte es la carne.

“Te podría decir que la nuestra es una cocina de producto, todo lo que se destaque tiene que ser acorde a la expectativa que tiene el cliente, nosotros estamos para satisfacer esa expectativa, que todo sea un gran momento…

Nuestro desafío a diario es acompañar la calidad de la carne, el excelente producto nacional que tenemos, cubrir esas expectativas de mucha gente que viene a disfrutar… Y eso de alguna manera es nuestra mejor prensa, lograr que todo sea perfecto”, señaló chef Guillermo Muscardit.

El restaurant cuenta con alrededor de 260 empleados a los cuales les brindan capacitación constante para estar a la altura de lo que el cliente necesita: una buena atención y una comida excelente, ya que por día sacan aproximadamente 900 cubiertos.

“Para mí es una experiencia única, en el momento que estás pasando la puerta ya estás viviendo una experiencia, nosotros trabajamos para eso y si no resulta así, nosotros no tenemos razón de estar”, concluyó el chef.

El gerente Del Valle consideró que los 3 puntos fundamentales son: tener un buen producto, saber hacerlo y saber servirlo, “porque no me sirve de nada tener un buen producto que no lo sepan servir o que no lo sepan hacer…

También se trabaja mucho en la parte de la cocina, se han hecho muchas mejoras, innovaciones, teniendo en cuenta de que todo se hace aquí: los panes, helados, postres… Siempre fue nuestra filosofía de trabajo”.

Los postres también merecen su párrafo ya que, como expresó Del Valle, todo está hecho artesanalmente: mousse de frambuesa con helado de amapola, quindim con helado y crocante, sopa helada de mango con helado de coco y bolitas peruanas, crema catalana y panqueques con dulce de leche, entre otros. En cada paso de la carta se hace notar el toque brasilero y catalán, ahí, en definitiva en el plato, es donde la historia de la sociedad argentino-brasilera, queda reflejada.

Nuestra experiencia fue de lo mejor, los invitamos a vivir la vuestra y que comprueben que en Cabaña Las Lilas se come la mejor carne del mundo.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus