Ley que privatiza semillas en Chile: informe del Senado que aprueba legislar | lagranepoca.com

Ley que privatiza semillas en Chile: informe del Senado que aprueba legislar

Protestas masivas se congregaron en todo el país contra lo que llaman "Ley Monsanto" y Ley de Obtenedores vegetales"
Por Anastasia Gubin - La Gran Época
Dom, 18 Ago 2013 09:26 +0000
Masiva marcha en Santiago de Chile contra ley monsanto. (Flickr.com)
Masiva marcha en Santiago de Chile contra ley monsanto. (Flickr.com)

Más información

El proyecto deja ilegales a los pequeños productores de especies naturales si no pagan el registro en el "banco de semillas" aprobadas
Llamamiento de la VI Conferencia de la Vía Campesina Egidio Brunetto - 9 al 13 d
La Organización que representa unos 200 millones de campesinos es contraria a los monocultivos genéticamente modificados por contaminar las aguas, la tierra y sus productos

Este sábado surgieron en Chile masivas protestas en diversas ciudades del país, contra la Ley que privatiza las semillas en Chile, conocida como “Ley Monsanto”, por sus opositores y propuesta en un mensaje de la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet.  

El proyecto fue aprobado por la cámara de Diputados en 2010 y el 14 de agosto el Senado emitió su primer informe donde se indica que acepta legislar con tres votos a favor y dos en contra.

El Senado comunicó que "la idea de legislar del proyecto de ley, fue aprobado por mayoría de votos", señalando que "se pronunciaron por la afirmativa los Honorables Senadores señores Juan Antonio Coloma, José García y Hernán Larraín y, por la negativa, los Honorables Senadores señora Ximena Rincón y señor Juan Pablo Letelier". En total cinco votos.

Según los sostenedores, el proyecto de ley busca por una parte actualizar el régimen jurídico que regula los derechos del obtentor de variedades vegetales a los estándares del Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales, de 1961 (UPOV 91), revisado en Ginebra según el Acta del 19 de Marzo de 1991.

Quienes se oponen a la ley llamada también ““Ley de obtenedores vegetales”, advierten que la UPOV es una organización intergubernamental que tiene como objetivo proteger a las obtenciones vegetales –semillas- mediante un derecho de propiedad intelectual, la mayoría de estas, transgénicas”, según el Portal Net,

A su vez los senadores que aprueban la ley, y el mensaje inicial de Bachelet mencionan que quieren “convertir a Chile en una potencia agroalimentaria y forestal;  fomentar el pleno respeto de los derechos sobre las obtenciones de variedades vegetales; fortalecer la industria de investigación, desarrollo e innovación de variedades vegetales, y atraer inversión extranjera asociada a la investigación, desarrollo e innovación. Asimismo, propone derogar la ley N° 19.342, que regula derechos de obtentores de nuevas variedades vegetales”.

En cambio el Senador Juan Pablo Letelier sostiene que en “el proyecto de ley no se observa una defensa de los intereses nacionales como tampoco del patrimonio genético, ni menos del interés del agricultor. Del mismo modo, no existe un beneficio en particular para los creadores nacionales de variedades vegetales nuevas”.

Letelier aclaró que esta iniciativa requiere del proceso de consulta fijado en el Convenio 169 de la OIT, toda vez que toca parte del patrimonio genético del país, y no entiende porque no se ha hecho, señala el Boletín del Senado.

A su vez, el parlamentario destaca que además que "no entiende la razón, para quienes fueron parte de la Ley de semillas (19.942), del por qué se considera necesaria su derogación y reemplazo por este proyecto de ley, que más que representar los intereses de los gobiernos, representa la instancia de intereses de quienes generan presuntamente algo nuevo y que es calificado de cierta manera”.

Letelier dijo que “no se opone a que exista un sistema de registro para estos creadores, sean de semillas u otros productos vegetales, pero sí tiene la convicción de que la orientación de esta iniciativa no está pensada en el interés nacional, sino en el interés de las empresas que se dedican a esta actividad, que habitualmente son transnacionales", informa el Senado.

La Senadora Ximena Rincón se adhirió a presentar su voto contrario por los informes de la FAO, de la Biblioteca del Congreso y por contravenir a los acuerdos de la OIT.

El Senador Juan Antonio Coloma argumentó que ”el proyecto regula los derechos del obtentor de variedades vegetales y, conforme a las opiniones vertidas durante las audiencias, en particular, por una mayoría de investigadores y de universidades, privilegia al agricultor en los estándares de los convenios internacionales que hoy existen”.

A su vez el Senador Hernán Larraín  dijo que “sí”, al proyecto señalando que “ya ha sido aprobado por la Cámara de Diputados y ha sido calificado con simple urgencia”.

Boletín del 14 de agosto

En el boletín del Senado de Chile del 14 de agosto señala  que el proyecto se inició luego de un mensaje de la ex Presidenta Michelle Bachelet. Cita que el oficio N 8570 del 9 de marzo 2010 de la honorable Cámara de Diputados “(…) “comunica que ha tenido a bien aprobar el proyecto de ley que regula derechos sobre obtenciones vegetales y deroga la ley N19.342”, por ese hecho el proyecto pasó a una comisión del senado.

El artículo 1º señala que la ley regula el Registro y los derechos del obtentor vegetal. El derecho sobre una obtención vegetal se constituye por su inscripción en el Registro que, al efecto, llevará el Servicio Agrícola y Ganadero.

Aclara que “no podrán registrarse variedades de especies vegetales, en cuya tramitación no se haya verificado el cumplimiento de los requisitos establecidos en la presente ley”.

El proyecto establece inscribir variedades de plantas nuevas y da “prioridad para inscribir su derecho en el Registro a favor de quienes hayan solicitado la protección de su variedad en el extranjero”.

A su vez “fija requisitos de inscripción de una obtención vegetal” y además “prevé la extinción por expiración del plazo del derecho de obtentor o por renuncia de su titular”, según señala el boletín. En el documento se plantean derechos de 20 y 25 años.

Para las excepciones de la regla establece “excepción del uso privado no comercial, excepción de la investigación y excepción de los obtentores”.

Los derechos serán transferibles y comerciables, a su vez el proyecto  revela los siguientes datos de las transferencias de derechos: “concede prioridad a quienes hubieran solicitado la protección de su variedad en el extranjero por un lapso de 12 meses, contados desde la fecha de presentación de la primera solicitud en el extranjero, siempre que así lo invoque en la solicitud correspondiente y que acredite aquel hecho, dentro del plazo de tres meses que fija la ley”.

En la sesión de 14 de marzo de 2011, el Ministro de Agricultura de la época, el señor José Antonio Galilea, señaló que el proyecto se elaboró junto a la Asociación Nacional de Productores de Semillas de Chile ANPROS, cita el boletín del Senado.

Para Galilea el Proyecto significaba en primer lugar  “convertir a Chile en potencia agroalimentaria”. En segundo plano  es “acceder a nuevas variedades vegetales para fomentar la generación y el desarrollo de las mismas”.

En tercer y cuarto lugar, la ley se hizo para “atraer inversión extranjera asociada a la investigación”.

ONG Protestan

Durante las masivas protestas del sábado, Ivan Santandreu, uno de los activistas de la ONG “Chile Sin transgénicos”, declaró  a la radio Universidad  de Chile sobre los riesgos de esta Ley.

“Esta ley concentra la propiedad de las semillas en manos de unas pocas empresas multinacionales y la gente se da cuenta de eso, entonces obviamente manifiesta su rechazo Esta medida no contribuye en nada a la innovación y al bienestar de los pequeños agricultores. Finalmente, lo que hace es poner en riesgo la soberanía y la autonomía alimentaria de un país, haciéndola depender de grandes corporaciones".

La población llama a esta Ley Monsanto. Para Santendreu se podría generar un fenómeno similar al de las farmacias.

“Hace no mucho tiempo había muchas farmacias distintas y hoy el mercado está concentrado en tres grandes cadenas. Es lo mismo que va a pasar con el mercado de las semillas", aclarando que aquí las grandes corporaciones, como Monsanto, "se convierten en propietarios de diversas semillas, imponiendo sus propias semillas, que además son transgénicas", informa la U. de Chile.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus