Guaraníes tras cientos de años de colonización | lagranepoca.com

Guaraníes tras cientos de años de colonización

El grupo indígena Pyelito Kue, del pueblo Guaraní Kaiowa, explica sobre el peligro de vida que vive la comunidad
Por Anastasia Gubin - La Gran Época
Vie, 26 Oct 2012 14:01 +0000
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil.
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil. (ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images)
1 de 1
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil. (ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images)
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil. (ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images)
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil. (ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images)
Niños guaraníes en Rio de Janeiro, Brasil. (ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images)

Los indígenas guaraníes están viviendo en Sudamérica una difícil situación territorial en los diferentes países donde habitan, un conflicto que persiste a lo largo de los últimos siglos.

Guaraní es un pueblo originario de los bosques tropicales del Alto Paraná, de las cuencas de Uruguay y de las mesetas de Brasil, según describen antropólogos en 1979. Historiadores brasileños informan que tienen registros identificables de su cultura aparte de los Tupi, desde el siglo V a.C; y desde el siglo XVI hasta la fecha, mantienen características muy similares.

En el momento de la conquista europea el pueblo guaraní ocupaba vastos territorios que se extendían desde Canareia en Sao paulo hasta Rio Grando Do Sul, penetrando hasta el interior de las cuencas de los ríos de Paraná, Uruguay y el río Paraguay. El río Tietê, al norte, y el río Paraguay al oeste, formaron los límites de sus territorios.

En los años 1000 a 1200 los guaraníes expandieron sus territorios hacia el sur y el oeste brasileño, en la cabecera de los ríos Araguaia, Xingu, Arinos y Paraguay al sur de Brasil, por el norte de Argentina y en la región oriental de Paraguay.

Tras la conquista de los portugueses y españoles entre los siglos XVI y XVIII, llegaron los misioneros jesuitas y los ‘encomenderos’, lo que permitió legalmente a los colonizadores esclavizarlos. Las mismas misiones que agrupaban a los indígenas, facilitaron indirectamente las tareas de los esclavistas, según la Enciclopedia de Pueblos Indígenas de Brasil.

Con una población disminuida, en la demarcación de la frontera de Brasil y Paraguay, en 1792, no se consideró a los pueblos guaraníes. Finalmente desde 1920 y sobre todo a partir de 1960, se inició una nueva colonización sistemática de sus territorios con expropiaciones de sus tierras por parte de los colonos. Esta semana una petición que circuló en Internet reveló el continuo genocidio que vive el pueblo.

Tras la conquista de los portugueses y españoles entre los siglos XVI y XVIII, llegaron los misioneros jesuitas y los ‘encomenderos’, lo que permitió legalmente a los colonizadores esclavizarlos

El idioma guaraní es hablado con diferentes dialectos por los grupos que los componen, pero todos vienen del tronco lingüístico guaraní-topi. Es así que se diferencian el guaraní Ñandeva, y el guaraní Kaiowá entre otros.

Para los guaraní un aspecto fundamental en su cultura es el lugar que habitan, al que llaman ‘tekoha’, el cual corresponde al lugar físico, tanto la tierra, como el bosque, el campo, las aguas, los animales, las plantas, y la medicina.

El ‘teko’, significa la "forma de ser". Abarca las relaciones sociales de las macro-familias que viven en grupos y se relacionan en un espacio físico determinado. 

Lo ideal para los guaraníes es que el tekoha incluya el Ka'aguy (bosque), un elemento de valores de gran importancia en la vida de estos indios como fuente para la recolección de alimentos, materia prima para la construcción de viviendas, fabricación de utensilios, leña, remedios etc.

Otro elemento para los guaraníes es el ka'aguy, relacionado a la cosmología, siendo el escenario de las narraciones mitológicas y la morada de sus numerosos espíritus de antepasados.

Un tercer aspecto importante son las áreas para la siembra de la familia o los jardines colectivos y la construcción de sus viviendas y lugares para actividades religiosas son considerados por ellos como indispensables. 

Demanda de las comunidades guaraní kaiowá

La comunidad guaraní de los Kaiowá nombre que deriva de ka'a o gua, es decir, los que pertenecen a la selva alta, en sus comunidades Passo Piraju, Arroyo Kora, Potreto Guasu, Laranjeira Nhanderu y Pyelito Kue del Mato Grosso do Sul, denunciaron una muerte colectiva en sus aldeas,  por parte de invasores que quieren ocupar sus tierras.

Uno de los principales representantes de la comunidad Kue Pyelito, el líder Lopes, cuyo nombre guaraní es Apykaa Rendy (trono Iluminado), declaró el 24 de octubre sobre la grave situación que vive su pueblo.

“No tenemos manera de salir (del pueblo). Las personas que están muy enfermas no tienen dónde ir. No tienen remedio. Los niños tampoco tienen donde estudiar. Están desnudos. Las cestas (de ayuda) de Funai no están llegando donde nosotros. No tenemos atención de Funasa; pero aun así estamos aquí", dijo Lopes, según cita el Consejo Indígena CIMI.

El líder indígena declaró que “estamos en una situación difícil pues los agricultores no quieren que abramos caminos, no quieren que vayamos en medio de la pradera”, por lo que explicó que “nosotros atravesamos por los ríos”.

Declaró que todas las amenazas son por los agricultores, amenazas de los hombres armados. “Peleamos por lo tanto, para (defender) nuestra vida”, según CIMI,

Respecto al temor internacional de un suicidio colectivo que circuló tras una carta de petición en internet, Lopes fue muy claro en decir que no son personas que se suicidan, sino que están siendo muertos por quienes los invaden.

Durante la semana, más de 140 mil firmas se recogieron en apoyo por internet, en una petición al Gobierno de Roussef y al Gobernador André Puccinelli, para impedir la matanza al pueblo guaraní.

La carta fue acompañada de una denuncia de cuatro muertos, dos por tortura de hombres armados y dos por suicidio. En una de sus citas decía “Hemos perdido la esperanza de sobrevivir con dignidad y sin violencia en nuestro territorio viejo, no creemos más en el sector de justicia brasileña”, según el medio EBC. La carta fue mal interpretada como un suicidio colectivo, sin embargo fue negado por todas las comunidades.

“¿Nos vamos a suicidar? No, no lo vamos a hacer", dijo el líder Lopes al Consejo Indígena CIMI. “Estamos unidos con el mismo sentimiento y la misma palabra, para morir en nuestra tierra. Esta tierra es nuestro derecho", explicó ante la tentativa de desalojarlos.

"Los blancos quieren atacarnos”, y agrega, ”pero la idea de que la gente se va a matar o cometer suicidio, no lo vamos a hacer. Somos atacados por los agricultores. Por eso se puede morir".

"Esta tierra no es para los blancos, es nuestra y de nuestros antepasados. Si perdemos nuestra vida es causa de la tierra", concluye Apykaa, según CIMI.

En tanto a Asociación de Pueblos Indígenas del Sur manifestó un público apoyo por la pretensión de la comunidad Guaraní “en relación a cualquier acto inconstitucional del actual gobierno de no respetar los derechos ya garantizados por el derecho de los pueblos indígenas”, según cita CIMI.

La organización acusó que las muertes de los indígenas han ocurrido por años, y nunca el estado brasileño cuestionó ni se manifestó sobre estas muertes, o sobre el genocidio que está ocurriendo por años en los pueblos indígenas.

La asociación expresó su apoyo incondicional “no sólo por los guaraní-kaiowá, sino por la vida guaraní en situaciones difíciles en Brasil y los que viven en países vecinos como Paraguay, Argentina, Uruguay y Bolivia, donde son criminalizados por el Estado y por las políticas de estos países”.

A su vez agregó que cree que la sociedad los respeta y conoce quienes son, pero que los estados son sus principales enemigos. La Asociación aclaró que ellos son los pueblos originarios “pero una vez que el Estado no nos respeta, no nos da una oportunidad, no tenemos que temer a la muerte, para que el mundo sepa lo que está haciendo Brasil. Nuestro espíritu nunca muere, pero sí el cuerpo", explicaron ante los últimos casos de guaraníes asesinados registrados este mes.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus