Turquía, Israel e Irán: ganadores y perdedores de la Primavera Árabe | lagranepoca.com

Turquía, Israel e Irán: ganadores y perdedores de la Primavera Árabe

Superficialmente, los levantamientos árabes con dictadores derrocados y gritos populares por la democracia, pueden parecer deseables para los gobiernos democráticos liberales de Israel y Turquía y una plaga para Irán
Por Gary Feuerberg - La Gran Época
Vie, 13 Ene 2012 18:27 +0000
Un manifestante egipcio flamea las banderas de Egipto y Palestina en la Plaza Ta
Un manifestante egipcio flamea las banderas de Egipto y Palestina en la Plaza Tahrir de El Cairo, el 13 de mayo de 2011. Hay un fuerte sentimiento pro-palestino entre la población árabe, que será más difícil para los líderes de la primavera post-Arab abogar por la paz con Israel. (Khaled Desouki/AFP/Getty Images)

Más información

Según la UNESCO, tan sólo con lo que dedican en seis días los países ricos al gasto militar, se podría solucionar el déficit anual de financiación de la “Educación para Todos”

WASHINGTON: Los levantamientos de la primavera árabe no sólo afectan al equilibrio de poder en países donde han ocurrido, también han tenido un fuerte efecto flameante, agitando la perspectiva estratégica de países dominantes de la región: Israel, Turquía e Irán.

Superficialmente, los levantamientos árabes — con dictadores derrocados y gritos populares por la democracia — pueden parecer deseables para los gobiernos democráticos liberales de Israel y Turquía y una plaga para Irán, pero una mirada más cercana revela que los ganadores regionales y los perdedores no son tan evidentes.

Israel

Para Israel, los despertares árabes han creado una "transformación dramática" en la estructura del proceso de paz en Oriente Medio, dijo Robert Malley, director del programa para Oriente Medio y África del Norte, en el Grupo Internacional de Crisis (ICG), y ex asistente especial del Presidente Bill Clinton para Asuntos Árabe-Israelí (1998-2001).

Malley habló en el Consejo Político de Medio Oriente (MEPC) patrocinando la Conferencia en Capitol Hill el 5 de enero, titulado: Israel, Turquía e Irán en el cambiante mundo Árabe.

Malley dijo que la causa palestina ahora pesa más debido a los sentimientos populares en el mundo árabe, que los líderes árabes lo ignoran a su propio riesgo.

El punto de vista estratégico de Israel históricamente ha sido " anticiparse a las amenazas ", dijo Malley, lo cual requiere tener un buen sentido de lo que son las amenazas. Ese enfoque, sin embargo, es más difícil de aplicar después de los levantamientos árabes, cuando lo impredecible y lo incierto de las masas entran en la ecuación. Es imposible saber cuál será la amenaza en el plazo de un año, dijo él.

"Para Egipto el desarrollo es una determinada postura estratégica cuando se tiene al Presidente Mubarak o al General Tantawi en el poder. Eso es muy diferente de si se tiene a la Hermandad Musulmana", dijo Malley.

Israel también tiene que lidiar con la realidad de la opinión pública que tiene un papel más importante que antes en los países árabes. La cuestión de Palestina resuena hoy más profundamente, dijo Malley. Ahora, ningún dirigente político árabe mejorará su popularidad por el acercamiento a Israel o mediante la promoción de la paz con Israel, dijo.

“El proceso de paz entre Israel y los palestinos tendrá que ser ‘reinventado’, dijo. Los días de fuertes líderes árabes moderados y un fuerte papel de EE.UU. son cuestionados”, afirmó Malley.
"¿Quiénes son los dirigentes árabes que van a presentarse con Abbas [el Presidente palestino Mahmud] en el caso de un tratado de paz?", preguntó retóricamente Malley.

Malley agregó que ve a Israel adoptando una “mentalidad humilde”, esperando y actuando muy cautelosamente. Con la excepción de Siria, los cambios en los países árabes son vistos en Israel como malas noticias. Si Israel hace algo audaz, sería contra Irán y su programa nuclear, dijo.

Irán

En los últimos años, Irán se ha movido en una dirección diferente a la de Egipto y otros países del Oriente Medio, comenzando por reprimir los sentimientos democráticos de 2009. En Irán, "el poder e influencia están cada vez más impulsados por el líder Supremo Ali Khamenei", dice Karim Sadjadpour, quien en el pasado ha entrevistado para ICG a decenas de altos funcionarios iraníes y cientos de intelectuales iraníes y clérigos, entre otros.

El poder real por detrás del programa nuclear de Irán y su papel en el Medio Oriente, es decidido por Jamenei y el sector de la Guardia Revolucionaria con acceso a él. El Presidente Mahmoud Ahmadinejad ya no se conforma con sentarse al margen y ha surgido una batalla de poder entre él y el líder supremo, dijo Sadjadpour en la Conferencia de MEPC.

Mientras se suprime la democracia en casa, Irán en el pasado acogió con satisfacción al movimiento del gobierno representativo en el Medio Oriente, ya que también le ha servido a Irán para sus propios intereses. Las elecciones en Líbano se llevaron a Hezbollah; en Palestina ganó Hamas; y en Irak, los intereses chiitas se convirtieron en dominante. Así, Irán asume, "al ciudadano medio que tiene mucho más en común con la visión del mundo de Teherán a la vista de Occidente", dijo Sadjadpour.

Pero el resultado real ha sido desigual. Sadjadpour dijo que Irán no previó el levantamiento de Siria. Siria es "sólo un constante" de Irán, dijo él. "La pérdida del régimen de al Assad sería un tremendo golpe para Teherán".

Ya hay informes de que Irán amenazó con retener fondos si Hamas reubica su sede desde Damasco a Doha, Qatar, reveló Sadjadpour.
El patrocinio Iraní de Líbano con base en Hezbollah - "la joya de la corona de la revolución iraní", va a ser muy difícil de sostener en la misma forma, dijo. Hezbolá, fue creada con el respaldo financiero de Irán en la década de 1980 después de que Israel invadiera el Líbano.

Turquía

Turquía a menudo se promociona como modelo para el Medio Oriente, y se podría argumentar que Turquía fue el gran ganador de la Primavera Árabe. Es simultáneamente islámica, moderna y democrática. Antes, nadie lo había hecho, dice Sadjadpour. Debe su forma actual a la Justicia basada en el Islamismo y el Partido de desarrollo (AKP), que salió victorioso en las elecciones de 2002.

A pesar de los orígenes islámicos del AKP, el Gobierno de Turquía es secular. Cuando el primer Ministro turco Tayyip Erdogan visitó Egipto en los últimos meses, y argumentó que Egipto debe ser un país laico, su posición "sorprendió a la Hermandad Musulmana", dijo el profesor Omer Taspinar, al hablar en la conferencia MEPC. Taspinar enseña en el Colegio Nacional de guerra de Estados Unidos y es el director del proyecto de Turquía en la Institución Brookings.

Según Malley, la razón principal para el ascenso de Turquía en la región es que se "habla ruidosamente de la causa palestina", que es muy popular entre las masas árabes. Por ejemplo, Erdogan, ganó puntos de popularidad cuando salió de una conferencia en Davos, Suiza, en 2009 como protesta por el discurso del presidente israelí, Shimon Peres, en defensa de la ofensiva israelí en Gaza.

A pesar que Turquía es un miembro de la OTAN, y hasta la caída de la flotilla de Gaza tenía lazos militares con Israel, en el pasado también ha tratado de mantener buenas relaciones con sus vecinos de Irán y Siria. El Ministro de Relaciones Exteriores Ahmet Davutoglu de Turquía proclamó la política de "cero problema con sus vecinos", cuyo objetivo es establecer una zona de paz y tranquilidad entre colindantes.

Su neutralidad política llevó a Turquía, junto con Brasil, a votar en contra de nuevas sanciones a Irán en junio de 2010. Taspinar dice que Turquía no quiere dar la impresión de estar siguiendo la política exterior occidental. Por el contrario, afirma que quiere "soluciones regionales a problemas regionales", dijo Taspinar.

Sin embargo, la repentina ruptura en las relaciones de Turquía con Siria, Irak, Irán e Israel le ha obligado a abandonar la doctrina de "sin problemas", dijo Taspinar. Las relaciones de Turquía con Irán se agriaron cuando Turquía acordó el año pasado ser anfitriona de radares como parte de la defensa de misiles de la OTAN.

Taspinar dijo que un resto positivo del enfoque turco es su evasión en la brecha de sunitas-chiitas. Turquía, como Estado laico, disiente con agendas sectarias de Arabia Saudita y de Irán y es una voz de paz en esta división que se está reproduciendo violentamente entre Irak y Siria.

Los tres oradores coincidieron en que el post-Mubarak de Egipto recuperará su papel de liderazgo en el mundo árabe. Incluso en su estado caótico actual, Egipto ha tenido más influencia que Turquía sobre la cuestión palestina. Egipto medió en el intercambio del prisionero involucrando al cautivo israelí, Gilad Shalit, después de que Turquía lo intentara. Según Taspinar, la reconciliación entre Hamas y Fatah fue negociada en El Cairo, aunque Turquía ya lo había intentado arduamente.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus