Coca Cola y Pepsi cambian su fórmula y evitan etiqueta de advertencia sobre cáncer | lagranepoca.com

Coca Cola y Pepsi cambian su fórmula y evitan etiqueta de advertencia sobre cáncer

Componente dentro del colorante de las bebidas es cancerígeno, de acuerdo al Centro de Ciencias para el Interés Público (CSPI) de California
Por Manuel Pascual - La Gran Época
Vie, 9 Mar 2012 15:40 +0000
Coca Cola y Pepsi cambian su fórmula para evitar etiqueta sobre el cáncer. (TENG
Coca Cola y Pepsi cambian su fórmula para evitar etiqueta sobre el cáncer. (TENG/Getty Images)

Más información

Uno de los secretos comerciales más celosamente guardados del mundo, podría haber sido revelado después de 125 años y de la manera más casual
El “canon interno/interior del Emperador Amarillo”  es un texto médico chino ant
Contraer una enfermedad está relacionado al estado mental de la persona, el estilo de vida y otras cuestiones

Coca Cola y Pepsi cambian su fórmula para evitar incluir en sus envases una etiqueta que advierte del cáncer. El riesgo viene por el lado del colorante, afirma el Centro de Ciencias para el Interés Público (CSPI, por sus siglas en inglés).

Se trata del componente llamado 4 methylimidazole, conocido como 4-MI o 4-MEI, el cual, según el CSPI, es un elemento cancerígeno, al menos en los niveles en los que es utilizado en dichas bebidas gaseosas. Esto ha sido suficiente para que el Estado de California lo incluya dentro de su lista prohibida.

En un informe emitido por dicho organismo el último 5 de marzo, el CSPI determinó que tanto la Coca Cola, la Pepsi Cola, así como sus versiones Diet, contienen altos niveles de 4-MI. De acuerdo a lo que explican, el cancerígeno se forma al utilizar amoniaco y procesos sulfatados de amoniaco en la fabricación del "colorante de caramelo", el cual otorga el característico color marrón a dichas bebidas.

"Cuando la mayoría de la gente lee 'colorante de caramelo' en las etiquetas de los alimentos, lo más probable es que lo interpreten literalmente y asuman que el ingrediente es similar a lo que podría obtenerse derritiendo cuidadosamente azúcar en una cacerola", señala Michael F. Jackobson, director ejecutivo del CSPI. "La realidad es muy distinta. Colorantes hechos en base a amoniaco o a procesos sulfatados de amoniaco contienen cancerígenos y no pertenecen a la canasta de alimentos. Como sea, lo cierto es que no deben disfrazarse con nombres tan inofensivos como 'colorante de caramelo'".

En cuánto exceden los límites

En el informe publicado el 5 de marzo, el CSPI señala que el Estado de California tiene un punto de referencia de 29 microgramos para el 4-MI. Las porciones de alimento o bebida que superen estos niveles, puede que necesiten llevar una etiqueta de advertencia. 

El CSPI recolectó muestras de Coca-Cola, Pepsi-Cola, Diet Coke, Diet Pepsi, Dr. Pepper, Diet Dr Pepper, y Whole Foods Cola 365 de las tiendas en los alrededores de Washington DC. Los productos de Pepsi, contenían de 145 a 153 microgramos (mcg) de 4-MI en dos latas de 12 onzas. La Coca Cola regular registró 142 mcg por cada 12 onzas en una muestra y 146 mcg en otra. La Coca-Cola Light registró 103 mcg por cada 12 onzas en una muestra y 113 mcg en otra. Esto es, superaron más de 4 veces lo permitido en California.

Basado en los modelos de riesgo de California, las estimaciones del CSPI estiman que el 4-MI en los productos probados de Coca-Cola y Pepsi causan alrededor de unos 15.000 cánceres en la población de los EE.UU.

A favor de Coca Cola

"Aunque consideramos que no existe riesgo para el consumidor que justifique dicho cambio, les hemos solicitado a nuestros proveedores de colorante de caramelo que reduzcan los niveles de 4-metilimidazol para no tener que incluir dicha advertencia sin base científica", dijo Diana Garza-Ciarlante, portavoz de Coca-Cola, a la agencia de noticias AP. 

Asimismo, la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. afirma que una persona tendría que beber 1.000 latas de Coca-Cola o Pepsi para tomar la misma dosis de la sustancia química que se dio a los animales en la prueba de laboratorio, según el medio La Vanguardia. El medio El Mundo señala una cifra mayor: según ellos, un consumidor debería tomar 18.000 latas de refresco al día durante dos años para igualar los niveles cancerígenos alcanzados en los ensayos con ratones.

Lo cierto es, sin embargo, que todo parece indicar que el rumbo que Coca Cola y Pepsi (dueñas del 90% del mercado de bebidas gaseosas) tomarán en un corto plazo, será el de modificar el colorante de sus fórmulas. De hecho, en California ya lo vienen aplicando.

Entonces, si esta modificación se realiza para evitar riesgos cancerígenos a la población mundial o si es hecha simplemente para evitar mala publicidad de una etiqueta de salubridad, importa poco. Pues dentro de todas las verdades y mitos que envuelven el tema (por ejemplo, las verdades de la obesidad y los efectos nocivos a la salud cuando es ingerida en exceso; o, también, los mitos de la Coca Cola medicinal color verde en sus orígenes, que según relata la leyenda, incluía una pequeña dosis de cocaína, eliminada luego en 1902; o el típico ejemplo que habita en el imaginario colectivo, respecto a su uso para limpiar el óxido de un clavo con dicha bebida), siempre es positivo dejar menos puntos para la controversia: un colorante más sano, con ingredientes más claros e información más transparente para el usuario, siempre serán aportes valiosos.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus