Río de Janeiro: huelga de hambre por matanza durante desalojos en Pinheirinho | lagranepoca.com

Río de Janeiro: huelga de hambre por matanza durante desalojos en Pinheirinho

"No puedo soportar ver a los niños asesinados y no hacer nada. Las autoridades deben ser denunciadas en la Corte Penal Internacional"
Por Bruno Menezes - La Gran Época
Mie, 1 Feb 2012 06:02 +0000
Desalojo forzado en brasil. (Bruno Menezes/La Gran Época)
Desalojo forzado en brasil. (Bruno Menezes/La Gran Época)
1 de 1
Activista hace huelga de hambre contra omisión de los medios de comunicacación en el masacre de Pinheirinho (Bruno Menezes/La Gran Época)

Más información

Siguen los diálogos para definir nuevas fórmulas que apunten a lograr los objetivos

RIO DE JANEIRO, Brasil - El camarógrafo independiente y activista carioca Pedro Rios Leão, de 26 años, está realizando una huelga de hambre en frente a la sede de la Rede Globo, en el barrio del Jardín Botánico, en la zona sur de Río de Janeiro en protesta contra los asesinatos perpetrados por la acción policial durante el reciente desalojo en la comunidad Pinherinho en el Estado de São Paulo.

Esposado a una rejilla desde las 18 horas del domingo e ingiriendo sólo agua, él declaró en una entrevista a La Gran Época que está denunciando lo que él llama el encubrimiento por parte de los medios de comunicación de las atrocidades cometidas por la policía en el desalojo de la comunidad Pinheirinho en Sao Jose dos Campos, interior de São Paulo, ocurrido entre 22 y 25 de enero y clasificado por la ONU como ‘una violación drástica de los derechos humanos’.

"No puedo soportar ver a los niños asesinados y no hacer nada. Las autoridades deben ser denunciadas en la Corte Penal Internacional ", explicó Pedro, quien ha estado en el lugar documentando la acción de la policía, recogiendo testimonios y divulgando a través de la Internet.

"Debido a la total falta de un medio de comunicación en este país yo estaba denunciando todo a partir de mi Facebook, y durante la operación yo me alternaba entre ayudar a los residentes y intentar informar a la gente acerca de lo que estaba sucediendo. Yo salí de allí porque me quedé con miedo.”

"Estoy aquí también porque la única oportunidad de que estos bandidos salgan impunes es en el caso que fuera ensordecido; los medios corporativos son los últimos frentes de la resistencia de estos bandidos, porque si se hubiera hecho una investigación seria, y si la gente decide movilizarse, ellos van a la cárcel porque hay muchas pruebas y evidencias", dijo Rios, quien cree que sólo a través de la sociedad civil puede lograrse la justicia.

El terreno ocupado por el asientamiento Pinheirinho, de 1,1 millón de metros cuadrados, supuestamente pertenecía a la masa fallida de la empresa ‘Selecta’, del empresario billonario Naji Nahas, quien debe 15 millones de reales en impuestos a la prefectura y en 2008 ha sido detenido por crímenes de evasión fiscal y lavaje de dinero. Según informó la revista Carta Capital, en los últimos nueve años el terreno se valorizó 25 veces.

"El Poder Judicial Brasileño se ha convertido en una banda, el sistema financiero ganó de la democracia y ‘juez’ es más un producto en el mercado. Esta banda no dejó otra solución para la gente que no sea la de protestar", opinó Pedro, en referencia a la desobediencia de la Corte de Justicia de São Paulo a dos ordenes federales, lo que fue considerado por el Orden de los Abogados de Brasil como una violación del pacto federal.

"Mi intención es quedarme aquí hasta que la gente tenga vergüenza, hasta que el gobernador del estado de São Paulo sea detenido, hasta que el gobierno federal tome una actitud, hasta que alguien pueda demostrar que hay democracia aquí; me quedaré aquí hasta que dejemos de vivir en un estado enemigo", dijo Pedro Rios a La Gran Época bajo el aplauso de los presentes.

La paulistana Taesli Ramírez, de 22 años, activista y estudiante de ciencias biomédicas, vino de Sao Paulo para apoyar la causa y señaló a La Gran Época que espera que los medios de comunicación dé la debida atención a la protesta.

El estudiante de Historia, Fernando, de la Universidad Castelo Branco, carioca de 30 años y que conoció a Pedro en el movimiento Ocupa Río en la plaza Cinelandia, declaró que también ha estado compartiendo por Internet la información que Pedro enviaba desde Pinheirinho y que está hoy aquí para expresar públicamente su apoyo a los residentes desplazados. Según él, las midias sociales sólo llegan a una parte de la población que tiene acceso a Internet y, por lo tanto, hay que extenderlas yendo a las calles.

Policía Federal es expulsa a tiros, Secretario de la Presidencia baleado, diputados y los medios de comunicación impedidos de pasar

"Yo fui allí como un ciudadano indignado y el comportamiento de la policía que yo presencié fue criminal. Cuando yo llegué me encontré con un ‘estado de excepción’, la policía federal había sido expulsada a tiros, el gobernador se comportaba como si fuera un jefe de banda dominando un territorio.

La policía paulistana actuó como una pandilla aterrorizando a la gente en la calle y gritando: "uhu, ahá, el Pinheirinho es nuestro! " Yo lloré de miedo tres veces, el ambiente era muy pesado y muy grande la desesperanza, porque nadie sabía a quién recurrir, ya que el gobierno federal no ha hecho nada y hasta mismo un asesor del presidente recibió un disparo", reportó Pedro, refiriéndose a Pablo Maldos, secretario nacional de articulación social de la Secretaría General de la Presidencia, baleado por la policía militar de Sao Paulo mientras cumplía su trabajo para supervisar de cerca la situación, según informó Terra Noticias.

El documentario producido por el activista exhibe diputados, autoridades y la prensa en general impedidos de circular en el área y la detención arbitraria de líderes de la sociedad civil. "Nosotros encontramos ahora mucha dificultad en tener nuevas noticias de allí pues la ciudad está bajo estado de sítio y bajo la mano de la misma policía", afirmó.

Chico de cuatro años asesinado y padre baleado con bebé de regazo puede quedar parapléjico

Pedro Ríos dice que su trabajo era recoger el máximo de pruebas y de testimonios de los propios residentes.

"Lo que más me impresionó fue el odio y el bárbaro tratamiento dado a los residentes que no sólo fueron expulsados de sus casas, sino que siguieron siendo perseguidos en la calle con disparos, cazados como animales. Ellos fueron recluidos a la fuerza en dos áreas de la prefectura donde a continuación les lanzaron gases lacrimógenos y dispararon", describe.

En su incursión por la comunidad de Pinheirinho, además de decenas de detenidos y heridos, Pedro Rios Leão también registró los testimonios de secuestro de heridos, asesinatos y ocultación de cuerpos, como el caso de un niño de cuatro años que murió tras ser alcanzado por una bala de goma en el cuello.

Otro caso fue el de David Washington Castor Furtado, de 32 años, que recibió un disparo de arma de fuego de un policía municipal por la espalda cuando huía con su hijo de 10 meses en su regazo.

"Este fue el único herido que yo logré rastrear y visitar mientras estaba en San José porque su nombre se filtró. Él estaba en el cuarto 2-16 del Hospital Municipal de São José y según los médicos él corre riesgo de quedar parapléjico. Aterrorizado, él no quiso hablar conmigo porque había recibido amenazas".

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus