Letal retraso en África mata más de 50.000 personas | lagranepoca.com

Letal retraso en África mata más de 50.000 personas

Informe señala que el miedo a actuar por parte de los gobiernos ha ocasionado la muerte por inanición de 50.000 a 100.000 personas en 6 meses
Por Harry Usseglio - La Gran Época
Jue, 19 Ene 2012 21:11 +0000
Hambruna en el Cuerno de África. (Mohamed Abdiwahab/AFP/Getty Images)
Hambruna en el Cuerno de África. (Mohamed Abdiwahab/AFP/Getty Images)

Más información

La tasa de crecimiento en el rendimiento alimenticio se redujo en casi un 50% en la ultima década
Refugiados somalíes en un centro de registro de Dagahaley dentro del complejo de
La falta de alimentos, que afecta a 12 millones de personas se debe principalmente a la sequía extrema que se registra actualmente en la región y es agudizada por los altos precios de la comida

Un informe presentado este miércoles 18 de enero por Oxfam Intermón y Save the Children señala que la decidía por parte de la comunidad internacional ha ocasionado que más de 50.000 personas mueran de hambre entre abril y agosto de 2011 en el Cuerno de África.

El informe llamado “Un retraso peligroso” es presentado a los 6 meses de que ONU declarara que la grave crisis alimentaria en Somalia era la primera hambruna del siglo XXI; también señala que la mitad de los fallecidos son niños menores de 5 años.

El informe acusa la excesiva lentitud de las agencias humanitarias y los gobiernos nacionales exigiendo pruebas de que realmente se estaba produciendo una catástrofe humanitaria. Hoy en día en Somalia, Kenia, y Etiopia, más de 13 millones de personas están sufriendo los efectos de la grave crisis alimentaria en la zona.

"Todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad ante la demora que ha costado tantas vidas en África del Este. Debemos aprender las lecciones de la respuesta tardía, es inaceptable ver que la gente más pobre se sigue llevando la peor parte ante la falta de una respuesta rápida y decisiva”, manifestó Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

La agencia de cooperación británica, estima que se perdieron entre 50.000 y 100.000 vidas. La alerta la dio la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en agosto de 2010, pero recién un año después llegó la respuesta. Somalia sigue padeciendo la crisis alimentaria más grave en todo el mundo, con cientos de miles de personas que todavía viven en riesgo.

Esta situación ha llevado a que Oxfam, Save the Children, ONU y otras organizaciones internacionales hayan redactado la “Declaración para acabar con el hambre extremo”, con el fin de que los gobiernos revisen sus sistemas de respuestas a las crisis alimentarias; las ONG también han iniciado la campaña “Nunca más: Acabemos con el Hambre Extrema”.

El informe señala que el miedo a equivocarse, el temor a perder dinero, el miedo a ser demasiado intervencionistas y el cansancio por las continuas sequías ocasionaron que los gobiernos sean demasiado cautelosos.

Entre la mayor sequía de la región en los últimos 60 años, la contínua guerra en Somalia, el mal Gobierno y el alza del precio de los alimentos, la crisis provocó la pérdida de cosechas y la muerte de miles de cabezas de ganado y condenó a millones de personas a la miseria.

"No podemos seguir permitiendo que continúe tan grotesca situación, en la que el mundo sabe que se avecina un emergencia pero decide ignorarla hasta que aparezcan las imágenes de niños gravemente desnutridos en las pantallas de televisión. Todos los gobiernos deben firmar la Declaración para acabar con el hambre extrema, para ayudar a garantizar que nunca más se presente una crisis como ésta", declaró Jaime Atienza, director de Campañas y Estudios de Intermón Oxfam.

El informe sirve de antesala a la grave crisis que se avecina en la región conocida como el Sahel, donde una crisis alimentaria en ciernes amenaza a millones de personas. Un reciente análisis hecho por Save the Children demuestra que la población en Niger ya está afectada, habiendo reducido su alimentación, ingresos y combustible en más de un 30%, la producción general de cereales es 25% inferior a la del año anterior, y los precios de los alimentos son 40% más altos que el promedio de los últimos cinco años. La última crisis alimentaria en la región, que tuvo lugar en 2012, afectó a 10 millones de personas.

El transporte de cinco litros de agua por día en camiones como parte de esfuerzos de intervención para salvar las vidas de 80.000 personas en Etiopía cuesta más de 3 millones de dólares cada cinco meses, en comparación a los $900.000 que cuesta preparar fuentes de agua en la misma zona ante una sequía que se avecina.

"Nuestro reto actual es lograr la seguridad alimentaria en el ámbito mundial, y nuestro éxito al aliviar el hambre generalizada dependerá en gran medida de nuestra capacidad para identificar las señales de advertencia temprana de las crisis alimentarias y responder de manera inmediata y eficaz", señaló Kofi Annan, Presidente para el Panel de África Progresa.

De acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (UN OCHA), en las regiones septentrionales y centrales de Somalia, una medida estándar de la desnutrición (el promedio de prevalencia de desnutrición global aguda (GAM)) aumentó del 16,4% al 36,4% en 2011. Esto significa que la GAM ya había superado el umbral "crítico" del 15% a inicios de 2011.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

comments powered by Disqus